Málaga se suma al circuito internacional de actuaciones íntimas y secretas con Sofar

Arriba, Gemma en la barbería Six40. /María Giner Lamia/ sofar
Arriba, Gemma en la barbería Six40. / María Giner Lamia/ sofar

Una vez al mes se invita al público a descubrir a tres artistas o grupos en escenarios poco convencionales que se mantienen ocultos hasta 36 horas antes de la cita

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Estaban cansados de ir a conciertos donde no escuchaban bien la música por el murmullo de fondo ni veían al artista por la cantidad de personas que tenían delante. Así que se fueron al extremo: invitar a un cantautor a sentarse en el sofá de su casa. La idea fue un éxito. Nacía así Sofar en Londres (www.sofarsounds.com), una promotora de eventos especializada en convertir cada actuación en una reunión de amigos en los lugares más insospechados. Y de Londres viajó a Nueva York, Sidney, Madrid, Berlín, París, Buenos Aires... Ahora Málaga se suma a este circuito internacional con una cita al mes.

Son conciertos íntimos, de aforo muy limitado y en escenarios improvisados. En una barbería, una tienda, una galería de arte... Nunca se repite la ubicación. Pero, además, son actuaciones 'clandestinas', con cartel secreto hasta el último momento y una localización que se revela solo 36 horas antes del encuentro. Esta fórmula «atrae a un público abierto a cualquier estilo» que participa por el placer de descubrir nueva música y vivir una experiencia, asegura Emilio Fernández, mánager de Sofar Málaga.

25 de noviembre en el Polígono Industrial Guadalhorce. Es todo lo que se sabe de la siguiente cita de Sofar Málaga, que cumple nueve meses implantando este formato en la ciudad sin ánimo de lucro. Ni los artistas ni los anfitriones cobran, tampoco los invitados pagan. El beneficio es otro. El local que se ofrece a acoger un Sofar da a conocer su establecimiento. Al artista se le cede un foro en el que difundir sus canciones y, además, recibe de la organización un vídeo de su actuación para promocionar su música. El público pone la voluntad. «Y hemos encontrado una buena respuesta. Entienden que esto requiere un esfuerzo y un coste, y siempre aportan. Ellos se sienten parte de este proyecto común entre todos», señala Fernández.

Esa es la idea, que sea una noche «familiar», con los asistentes sentados en el suelo a escasos metros del músico que ocupa -cuando lo hay- el sofá. «La sensación es de estar tocando en casa rodeado de amigos», añade. Tres artistas participan en cada sesión con conciertos de entre 20 y 30 minutos. Se presta especial atención al cantautor local, «pero no es una norma, buscamos variedad de estilos y procedencia». La única regla es que con una voz y pocos instrumentos puedan llegar a todo el aforo sin necesidad de un equipo de sonido. De lo contrario, se perdería el carácter de exclusividad y cercanía que defienden. «Le haría perder el encanto», insiste.

Artistas y anfitriones

En la lista de quienes se han sentado en el Sofar, hay nombres conocidos del circuito malagueño como Pablo Fugitivo, Gema Cuéllar, La Maruja y Otras Hierbas, David Little, Fito Vergara, Ale Gabardino, Nico Sabatini y Pepe Torregrosa. Pero también hay quienes han llegado desde el otro lado del Atlántico, como Gemma y Félix San Martín. La Librería Q Pro Quo, la Barbería Six40, La Casa Amarilla, Flamingos Vintage Kilo Málaga y hasta la casa de José, entre otros, les han abierto las puertas. Porque sí, también se puede hacer en la vivienda particular de uno.

Artistas y anfitriones se ofrecen a la organización a través de la página web. La misma vía tiene que utilizar quien esté interesado en acudir de público. No se venden entradas: los que se apunten en la plataforma entran en el sorteo de invitaciones. Los afortunados recibirán un email para que confirmen asistencia y 36 horas antes se les comunicará el lugar de la cita. En algunos casos, se les anima a llevar picoteo a la fiesta. En otros, es el anfitrión quien convida a sus invitados. Y les están llegando más propuestas de las que pueden asumir. De momento, solo tienen capacidad para celebrar un evento al mes, pero aspiran a ampliarlo con el tiempo. En Madrid, por ejemplo, hay varios Sofar a la semana y ya funciona como una promotora profesional.

En Málaga se hace por amor al arte, por las ganas de organizar «conciertos interesantes en los que pueda ocurrir cualquier cosa». Detrás de Sofar están Rene Varón Pelgrim y Emilio J. Fernández García, fundadores de la nueva productora y promotora malagueña LenonBoys; las fotógrafas María Giner Lamia y A. Belén Fernández, y Jesús Pérez Montes como productor audiovisual. En lo que llevan de actividad, ya han grabado 27 vídeos, algunos pueden verse en la web. Todos son momentos únicos: «La suma de los artistas con ese lugar hace que repetirlo sea imposible».