Una comedia a contracorriente

Javier Gutiérrez y Cristina Castaño, en un momento de la función de anoche. /Germán Pozo
Javier Gutiérrez y Cristina Castaño, en un momento de la función de anoche. / Germán Pozo

'¿Quién es el señor Schmitt?' invita a una reflexión existencialista a través de la risa

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Se presenta como una comedia y lo cierto es que el público se ríe. Y mucho. Hasta que deja de hacerlo. Hasta que el planteamiento divertido, absurdo y surrealista que minutos antes provocaba la carcajada del espectador se transforma en un golpe de realidad. '¿Quién es el señor Schmitt?' no es lo que parece ser, y en eso reside su virtud. Sergio Peris-Mencheta dirige a Javier Gutiérrez y Cristina Castaño en los roles protagonistas de una obra existencialista que congela la sonrisa cuando menos te lo esperas. Una propuesta que, con todas las entradas vendidas para las dos funciones programadas en el Cervantes, se perfila como uno de los éxitos de este 36 Festival de Teatro de Málaga.

Javier Gutiérrez, que compite por su tercer Goya, afronta con habilidad el papel de un hombre a la deriva cuando su identidad se cuestiona

Todo sucede en el salón de una vivienda de clase media-alta. De buenas a primeras, los señores Carneros dejan de ser ellos a los ojos de los demás. El resto del mundo les identifica como los señores Schmitt. Están en su casa, pero no son sus cosas las que hay allí. Ni siquiera están en su país. Una vida trastocada que primero divierte y después inquieta (con un constante tic-tac de fondo que contribuye a crear esa atmósfera). Así las cosas, hay dos opciones: rebelarse ante lo que los demás creen de uno o seguirles el juego. Es decir, como se plantea en la función, ser un salmón que va río arriba en contra de la corriente con todos los esfuerzos y dificultades que ello implica –más de uno se queda por el camino– o dejarse llevar hasta que las aguas se tranquilicen.

Javier Gutiérrez, que pronto competirá por su tercer Goya a mejor actor protagonista por 'Campeones', da vida a ese tipo que va a la deriva cuando su identidad es cuestionada. El intérprete se maneja a la perfección por todos los registros que le plantea esta comedia: de la incredulidad a la resignación, pasando por la rabia, la agresividad, la sumisión, la pena... Le da la réplica Cristina Castaño, que justo estos días rueda en la provincia la nueva serie de Antena 3 'Toy Boy'. Y está muy en su papel, que a veces le obliga a ser excesiva y otras contenida. Por un instante a ella misma le costó contener la risa en una de las escenas más cómicas, a lo que el público respondió con aplausos. Junto a ellos, Quique Fernández desdoblándose en dos papeles, Armando Buika en uno de los personajes más sorpresivos de la obra y Xabier Murua, que recibe al espectador a telón abierto preparando la escena, como un teatro del teatro.

Sergio Peris-Mencheta no es de los que hacen una comedia sin más. Y esta va, como los salmones, a contracorriente. Tras la risa, deja un poso a modo de preguntas: ¿Quién soy? ¿Soy quien creo ser o soy quien los demás/la sociedad quiere que sea?

 

Fotos

Vídeos