«Un coleccionista adora esta experiencia»

Juanjo Fuentes explica una de sus piezas a los participantes en RoutArt. / Pedro J. Quero

El proyecto RoutArt celebra en Málaga capital su primera visita al estudio de cuatro artistas locales con Boris Izaguirre como maestro de ceremonias

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

La primera en escribir fue Alicia Carrasco. «Leí la noticia en el periódico y me pareció una idea fantástica, una iniciativa súper inteligente, porque muchas veces los artistas quizá no saben muy bien cómo difundir su trabajo y esa labor es fundamental», sostiene esta consultora especializada en transición energética. Carrasco inauguró hace unos días las inscripciones del proyecto RoutArt, la plataforma ideada para servir de enlace entre los creadores locales y los coleccionistas nacionales e internacionales.

El estudio de Juanjo Fuentes, Eugenio Rivas, Sandra López y Alejandro Montiel actuaba este viernes como primer escenario de una propuesta que tenía como maestro de ceremonias al escritor y presentador de televisión Boris Izaguirre, que delante de una de las obras de Montiel, sostiene: «Los coleccionistas adoran la experiencia, porque va en el conjunto del hecho de coleccionar arte».

Una experiencia compartida por más de veinte participantes en la primera ruta de RoutArt, cuyo catálogo suma a más de 30 creadores locales. «Estamos encantados con la acogida de esta primera ruta y con el hecho de que el perfil de personas que se han inscrito es muy diverso, teniendo todas en común su interés por el arte y la cultura», ofrecía Marta del Corral, integrante del equipo de RoutArt. Del Corral ponía el acento en una de las ideas esenciales del proyecto: «Con RoutArt queremos acercar el arte a la gente, demostrar que el coleccionismo no es para una élite, sino que se trata de algo accesible para la inmensa mayoría de la gente, sin olvidar nuestro deseo de que esta iniciativa también sirva de aliciente para los propios artistas a la hora de dar a conocer su trabajo».

Uno de esos creadores es Eugenio Rivas, que mira expectante cómo la comitiva que viene del Museo Picasso –punto de partida de la primera visita de RoutArt– enfila la entrada al estudio. «Esta idea me parece un reclamo muy interesante para que gente que quizá no suele acercarse al arte se interese por el trabajo de los artistas, sobre todo de la mano de personajes conocidos como es el caso de Boris Izaguirre», comparte el artista en los primeros compases de la visita al taller.

Juanjo Fuentes ha sido el primero en tomar la palabra para explicar la genealogía de sus singulares creaciones a partir de elementos reciclados. Los lienzos de Montiel y López se han llevado buena parte de los 'selfies', mientras que las esculturas de cemento de Rivas y su trabajo vinculado a la filosofía oriental y el silencio han puesto la nota trascendente –no exenta de humor– a la tarde.

Del Museo Picasso al taller

«Me parece una iniciativa sensacional y espero que se repita», resume Izaguirre, solícito a las fotos con quien las pida, incluso en el paseo entre el Museo Picasso y el estudio de los autores. «La ciudad acoge un grupo de museos que tienen un gran interés nacional e internacional y pienso que eso ha cambiado totalmente el concepto de esta ciudad», ofrecía el presentador a modo de contexto general.

Izaguirre marcaba el paso durante la primera visita organizada por RoutArt, que junto a estos recorridos guiados por personajes conocidos plantea otras dos líneas de trabajo: las visitas bajo demanda y los paseos a cargo de profesionales del sector cultural malagueño y nacional.

«Conocer su trabajo, cómo conviven con esos centros extraordinarios les hace ser más universales en sus propuestas», abogaba Izaguirre sobre las obras de Juanjo Fuentes, Eugenio Rivas, Sandra López y Alejandro Montiel. El estudio de los cuatro artistas se iba animando a medida que avanzaba la visita y algunos participantes en RoutArt empezaban a preguntar por precios de varias obras.

Quedaba el fin de fiesta en El Pimpi. Un ambiente más relajado para, quizá, cerrar alguna compra.