¿Pueden los Goya celebrarse en Málaga?

El presidente de la Junta abrió la puerta a que los premios de la Academia vuelvan a Andalucía tras la experiencia de Sevilla. El Ayuntamiento de la capital ha recogido la idea y se plantea llevarlo al Martín Carpena, aunque reclama apoyo autonómico para cubrir su coste de más de 1,5 millones

Foto de los premiados tras la gala de entrega de los Goya en Sevilla. /José Manuel Vidal. Efe
Foto de los premiados tras la gala de entrega de los Goya en Sevilla. / José Manuel Vidal. Efe
Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Los últimos Goya han dejado el triunfo en lo 'foto-finish' de 'Campeones', la conmovedora dedicatoria de Jesús Vidal cargada de humanidad que se ha hecho viral, la actuación sobrecogedora de Rosalía con el coro Jove Català y el Guincho y una gala entretenida y ágil que se convirtió en una de las mejores ceremonias en años. Ahí está el buen dato de audiencia. Todo eso tuvo como escenario Sevilla que, en esta primera salida en casi dos décadas de la ceremonia de entrega de los premios de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España, ha rentabilizado promocionalmente el que es sin duda el evento cultural más mediático de nuestro país. Un éxito que la institución fílmica está dispuesta a prolongar y exportar fuera de Madrid visto el resultado.

Una llama que el propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, avivó el sábado en la alfombra roja cuando propuso que Andalucía fuera «sede permanente» de estos galardones y sostuvo que «tenemos grandes ciudades y me encantaría que se volviera a repetir el año que viene». El Ayuntamiento de Málaga se dio ayer por aludido y mostró su disposición a albergar una futura edición. La cuestión es: ¿está preparada la capital de la Costa del Sol para organizar los Goya? ¿Puede asumir su coste? ¿Tiene espacios para la puesta en escena de la gala?

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, despejó ayer algunas dudas que se plantean para la celebración de los galardones de la Academia de cine. «Málaga es una ciudad muy adecuada, entre otras cosas, porque organiza el Festival de Cine en Español, con más de 20 años de vida, y es complementario de los premios Goya. Por tanto, hay afición y razones sobradísimas para ello», señaló el dirigente en declaraciones a SUR. Intención y disponibilidad no faltan, aunque el mandatario municipal puso sobre la mesa el principal condicionante para que estos populares premios salgan de Madrid y se celebren en otra ciudad española: el económico. «Por lo que tengo entendido, la Academia cobra una cantidad importante por los premios Goya, más de 1,5 millones de euros», explicó De la Torre sobre el coste de trasladar y organizar los galardones desde la sede habitual, donde la factura en ediciones anteriores tuvo un menor coste al situarse en un millón de euros.

Poniendo la cifra en contexto, la inversión que supone llevar la celebración de los Goya a la capital de la Costa de Sol se sitúa muy cerca de la asignación anual del Ayuntamiento a la sociedad que gestiona el Festival de Málaga Cine en Español, 1,7 millones de euros. Un montante que no se distribuye solo durante los diez días de celebración del certamen, sino que también sirve para financiar todas las actividades que celebra la muestra durante el año, como el MaF, el cine Albéniz, la Málaga Film Office para los rodajes, las proyecciones de Cine Abierto en verano y El Cine en tu Zona, y los diferentes certámenes, como el festival de cine clásico La Edad de Oro, el de bandas sonoras Mosma o el de series Screen TV. Por tanto, la inversión extra en la noche de los Goya igualaría a la que el municipio ya destina para el festival y sus numerosos eventos, por lo que el alcalde de Málaga ya planteó ayer la necesidad de «sumar esfuerzos» con otros patrocinadores públicos y privados para pagar la cuenta.

Para prolongar el efecto de los Goya, el Ayuntamiento de Sevilla desarrolló durante toda la semana previa a la gala actividades públicas sobre los premios, en los que participaron los nominados y personajes populares. El Consistorio hispalense no ha hecho pública su inversión en la celebración de los galardones de la Academia, que además ha contado con el apoyo de la Junta de Andalucía. No obstante, la colaboración de la Consejería de Cultura tampoco se ha declarado, por lo que este periódico trató ayer de conocer si ha habido participación económica autonómica, pero no obtuvo respuesta. Precisamente, este aspecto de la «transparencia» es otro a los que aludió ayer el alcalde Málaga. «Habría que ver lo que ha pasado en Sevilla y si ha habido esfuerzos autonómicos en las aportaciones para hacer algo parecido», reclamó Francisco de la Torre, que abogó por «sumar esfuerzos» para hacer realidad la celebración de la gala de los Goya en la capital.

Junto a la indispensable financiación económica, el otro escollo que se había planteado parece tener ya una solución: un auditorio con capacidad para más de 2.000 personas. Sevilla, que cuenta con varios espacios para grandes públicos, se llevó la celebración de los Goya a su Palacio de Congresos y Exposiciones, donde cuenta con una sala de espectáculos con 2.700 butacas. Por su parte, Málaga llevaría a día de hoy la celebración al Palacio de Deportes Martín Carpena, donde se cubrirían las necesidades de aforo para la gala. «Es una solución magnífica porque permitiría crear un escenario de llegada de impacto con la alfombra roja», declaró ayer el alcalde, que prefiere conocer todos los detalles de la última celebración de los Goya antes de aventurar una fecha para la gala en Málaga.

A las condiciones económicas y técnicas, habría que sumar otro aspecto y es el de la competencia. Ytodavía más después de los buenos resultados de la última edición, tanto en el espectáculo como en la promoción para Sevilla, que han puesto los Goya en el escaparate de los productos codiciados. Otra ciudad andaluza, Granada, ya ha mantenido contactos para albergar esta gala, al igual que Palma de Mallorca y Pamplona. Una disputa entre grandes capitales que, sin duda, no abarata el coste de su celebración, sino todo lo contrario. Málaga, a diferencia de estas tres ciudades, sí que dispone de un festival cinematográfico de alcance nacional, por lo que tendrá que valorar si está dispuesta a entrar en la pugna por acoger el mayor evento del cine español.