Fancine muestra caras asiáticas con mirada española

Almar G. Sato y Alberto Jo Lee/SUR
Almar G. Sato y Alberto Jo Lee / SUR

Los actores Almar G. Sato y Alberto Jo Lee defienden hoy en el Fancine la necesidad del cine español de quitarse estereotipos sobre el mundo asiático

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Eso de que la cara es el espejo del alma tiene sus excepciones. Lo saben bien dos actores a los que siempre les preguntan con curiosidad sobre su procedencia. Y cuando responden que son de aquí, una de Málaga y el otro de Barcelona, ya saben lo que les van a repreguntar: «Sí, ¿pero de donde eres?». Ni a la paisana Almar G. Sato ni al catalán Alberto Jo Lee les molesta dar explicaciones, porque saben que algo se «cortocircuita» en sus interlocutores cuando contestan en impecable español pese a sus rasgos asiáticos. Son hijos de la diversidad y del tiempo actual, pero tanto una como otro reconocen que la sociedad y, particularmente, el cine español arrastra muchos «estereotipos» a la hora de retratar la multiculturalidad de nuestro país.

AULA DE SUR

Intervienen
Alberto Jo Lee y Almar G. Sato, que hablarán de 'Actuar entre dos mundos'
Organizan
Aula de Cultura de SUR y Fancine, con la colaboración de Obra Social La Caixa
Fecha y lugarr
Hoy, martes día 20, a las 20 horas, en el salón de actos del Rectorado de la UMA (Paseo del Parque)

«Hombre, a mi no me van a coger para la serie 'Puente Viejo' porque en aquella España no había asiáticos, pero ya es hora de que el cine y la televisión refleje la diversidad y el protagonista de una película no tenga unos rasgos tradicionales de español», considera Almar G. Sato, nacida en Málaga e hija de japonesa y español. Sus rasgos le permiten acentuar o disimular su parte de asiática e incluso confiesa que la 'G' de su apellido es un castizo Gómez.

Como ella piensa Alberto Jo Lee, que reconoce que el casi todos sus papeles tienen acento coreano, chino o japonés, aunque lo que le sale de manera natural es el español. De hecho, confiesa que se divirtió mucho con su papel en la fugaz serie 'Anclados' en la que interpretaba a un personaje de rasgos asiáticos que reivindicaba en todo momento que era catalán. «Pero aquí vendemos topicazos y, pese a que una persona como yo hable castellano y catalán perfecto, la mayoría de lo que sigo haciendo son los típicos personajes, aunque haya otra realidad», considera el actor que aboga porque las series y películas transmitan la presencia cada vez más multirracial de nuestra sociedad, no solo asiática, sino también árabe, latinoamericana o del África subsahariana.

«Hay que normalizar la inmigración y más hoy día con las políticas de Trump y el despertar del neofascismo y el neorracismo con su discurso del odio», sostiene Jo Lee, que además coincide con Almar G. Sato en que le gustaría que llegara el momento en el que nadie se extrañe si afirman que es español.

Sobre la singularidad de sus rasgos asiáticos, ambos actores también reconocen que, aunque les ha puesto un límite en papeles secundarios que tratan de romper, también les abrió las puertas en un principio. En el caso de la actriz malagueña, le permitió comenzar a trabajar en publicidad y, a continuación, en cine, «aunque ya la mitad de los papeles que me dan no buscaban un perfil asiático». Por su parte, Alberto Jo Lee practicaba taekwondo de forma profesional hasta que una lesión lo apartó de la competición. Entonces fue con un amigo a una agencia de publicidad y lo acabaron fichando a él. «Empecé a hacer anuncios sin papar, aunque nunca olvidaré mi primer rodaje, 'Tapas', que triunfó en el Festival de Málaga y me permitió hacer mi primera alfombra roja», recuerda el actor, que hoy aprovecha la convocatoria del Aula de SUR y la Obra Social La Caixa para volver al otro certamen de la ciudad, el de cine fantástico, para contar su experiencia desde entonces hasta hoy.

 

Fotos

Vídeos