Un encierro que bien vale una Concha de Oro

Moisés Salama, José Antonio Garriga Vela y Pablo Aranda, en el rodaje en el cárcel. /SUR
Moisés Salama, José Antonio Garriga Vela y Pablo Aranda, en el rodaje en el cárcel. / SUR

Pablo Aranda y Garriga Vela encarnan a unos carceleros en la cinta ganadora del Festival de San Sebastián, 'Entre dos aguas', rodada en la antigua prisión provincial

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Confiesa que es un actor del montón. Más bien, de relleno. Y por ello ya está a acostumbrado a que le corten en el montaje final. Por eso, cuando se vio en el trailer de su última película, 'Entre dos aguas', se quedó sorprendido y no pudo evitar una sonrisa de victoria. El pasado sábado noche volvía a sorprenderse y a sonreír cuando se enteraba de que esta cinta dirigida por Isaki Lakuesta ganaba la Concha de Oro del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Aunque se rodó en su mayor parte en Cádiz, la grabación también pasó por Málaga para filmar en una de las localizaciones más demandadas de los últimos años, la antigua cárcel provincial de Cruz de Humilladero. Allí arranca la película con la salida de prisión de uno de sus protagonistas. Una escena que también incluye a tres funcionarios de prisiones. Uno de ellos están encarnado por el escritor Pablo Aranda, que ayer felicitaba al director de la película por un doble motivo. Por el galardón. Y porque su escena conjunta con los otros guardias, el también novelista José Antonio Garriga Vela y el cineasta Moisés Salama, no la hubiera cortado en la mesa de montaje.

«Los funcionarios de prisiones de 'Entre dos aguas' le damos la enhorabuena a nuestro director Isaki Lacuesta por la Concha de Oro», escribía ayer con humor Pablo Aranda al director, al que conoce desde que hace un lustro participó en una actividad del Aula de Cultura de SUR, de la que el escritor es coordinador. El cineasta catalán no tardó en contestarle en el mismo tono guasón. «Me ha agradecido nuestra interpretación y me ha confesado que nuestra breve participación ha sido fundamental para conseguir el premio en San Sebastián», relataba ayer entre carcajadas Aranda, que ya había interpretado un pequeño papel de trabajador social en 'Arena en los bolsillos' (2006) e incluso había pisado una prisión en el rodaje de 'El camino de los ingleses' (2006), de Antonio Banderas. No obstante, el novelista de 'La distancia' y 'El orden improbable' no teme que lo encasillen en papeles carcelarios, ya que en la ocasión anterior hizo de preso y su escena fue eliminada antes de llegar a la gran pantalla.

«Clavado a un funcionario»

El trío de funcionarios de prisiones formado por Aranda, Salama y Garriga Vela rodó 'Entre dos aguas' en la misma galería que se ve en uno de los episodios de la última temporada de 'Black Mirror', que unos meses antes también recurrió a esta localización malagueña para recrear una cárcel. Pablo Aranda se metió con convicción en el papel ya que en la escena para la cinta también participó un expreso que no le quitaba ojo. «Me miraba mucho y me acabó diciendo que era clavado a un funcionario que había tenido en la cárcel de Puerto 2», rememora Aranda que no oculta su sorpresa por la segunda Concha de Oro para Isaki Lacuesta tras la conseguida en 2011 por 'Los pasos dobles'. «Lo que ha hecho está al alcance de muy pocos», apostilla.

Escena rodada en Málaga.
Escena rodada en Málaga. / SUR

Aranda añade que, como los grandes actores, su cameo no tenía escrito su nombre en el guion. Junto a Salama y Garriga Vela, el tercero en discordia iba a ser el crítico y novelista Miguel Ángel Oeste, que finalmente no pudo hacer el papel por un problema de fechas. Pablo Aranda ocupó su lugar en la breve escena en la que acompañan la salida de la cárcel de uno de los protagonistas de 'Entre dos aguas', Israel Gómez. Todo un éxito para Aranda, Salama y Garriga Vela, que ayer bromeaban con que esta cinta suponía su mayor reconocimiento hasta la fecha en la gran pantalla.

 

Fotos

Vídeos