Picasso y el flamenco, tras el cristal

Picasso y el flamenco, tras el cristal

Un videoclip del bailaor David Martín para su espectáculo ‘Mi sentir en Pablo’ convierte a Antonio Meliveo en el pintor

FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Nunca habían trabajado juntos, pero se vigilaban desde hacía tiempo. Por eso, cuando el compositor Antonio Meliveo descolgó el teléfono y vió que su interlocutor era el cineasta Enrique García, supuso que aquella llamada presagiaba un encargo. Y no se equivocaba. Pero no era lo que esperaba. Lo que García le iba a proponer nada tenía que ver con la banda sonora para una película u otra producción, sino más bien con un oficio anterior del músico: la interpretación. «¿Te gustaría hacer de Picasso en un videoclip?», le retó el cineasta, que dejó sorprendido a Meliveo. «Recuerdo que me preguntó: ¿Estás seguro?», afirma el realizador, que pensó en el compositor malagueño nada más recibir el encargo del bailaor David Martín para filmar un videoclip destinado a su debut como artista en solitario, el espectáculo Mi sentir en Pablo, que se estrenará en el Teatro Cervantes durante el próximo Octubre Picassiano.

EL VIDEOCLIP

Título: Mi sentir en Pablo.
Director: Enrique García.
Coreografía: David Martín.
Reparto: David Martín, Antonio Meliveo, María Jesús García, Charo Pedraja y Elena Rodero.
Espectáculo: El montaje homónimo Mi sentir en Pablo se estrena el 26 de octubre en el Teatro Cervantes.

David Martín, que ha trabajado en la última década en la compañía de Sara Baras, da un giro a su trayectoria con este montaje en el que, según confiesa, «traduce» al baile flamenco los cuadros de Picasso. De ahí el título, Mi sentir en Pablo. Y con ese sentimiento se plantó ante el director de los largometrajes 321 días en Michigan y Resort Paraiso para pedirle que pusiera imágenes a uno de los temas del espectáculo, Tientos griegos, con la voz inmortal de Enrique Morente. «Buscábamos una imagen de lo que representa Picasso para la cultura, pero queríamos escapar del tópico de la camiseta blanca con rayas azules», relata García, que encontró la respuesta en el propio proceso creativo del bailaor David Martín al recordar el filme Le Mystère Picasso (1956), en la que el cineasta Henri-Georges Clouzot atrapaba la técnica del pintor al dibujar directamente ante la cámara y sobre el soporte de un cristal. A García solo le faltaba encontrar a su Picasso para que, pincel en mano, acompañara los pasos de baile de David Martín.

«No veo mi parecido con Picasso... en toda caso en lo bronco, pero él ligaba más que yo», bromea Meliveo después de encarnar al pintor, un encargo que aceptó cuando el director le explicó que su intención no era copiar a Picasso sino inspirarse en él. «Entre otras cosas yo tampoco sé pintar, así que como Enrique me dio libertad me dediqué a hacer sobre el cristal lo que mejor sé: dibujar pentagramas, claves de sol, notas y algun barco surcando las partituras», manifiesta el actor, que señala que el reto también le permitió recuperar su «época de actor». Esa en la que compartía papeles de teatro con su amigo Antonio Banderas, al que curiosamente se ha adelantado al encarnar a Picasso. La estrella de Hollywood lleva varios años intentando dar vida al pintor malagueño en el filme 33 días, un papel para el que Banderas se ha preparado a conciencia ya que llegó a pintar una réplica del Guernica a tamaño real.

«Espero que la película se haga algún día», desea Meliveo, cuyo Picasso en el videoclip Mi sentir en Pablo es algo más que una simple referencia. Visualmente, resulta un clon en color de aquel pintor a pecho descubierto que Clouzot atrapó en blanco y negro. «Curiosamente creo que el parecido de Meliveo y Picasso está en la actitud, en ese semblante serio que nos lleva a identificarlos», señala Enrique García, que añade que este videoclip picassiano supone también su particular homenaje a un personaje «fundamental para entender la cultura contemporánea» y al que ha querido retratar más allá de la imagen «comercial, turística y estereotipada» a la que habitualmente suele quedar reducido.

Rodado en la escuela Teatro de Málaga y en la Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel, David Martín cuenta los días para el estreno de su espectáculo en el Cervantes y se muestra encantado del videoclip de Enrique García y el papel de Antonio Meliveo. «Que ambos hayan colaborado engrandece este proyecto», confiesa el bailaor malagueño, que no se olvida del papel que también ha jugado el desaparecido Enrique Morente, cuya voz en Pablo de Málaga se escucha en el videoclip. «Gracias al maestro ha sido más fácil entender y bailar este Picasso flamenco», apostilla Martín.