¿Unos Oscar con mucho acento 'british'?

Benedict Cumberbatch y Keira Knightley, en 'The Imitation Game'. /
Benedict Cumberbatch y Keira Knightley, en 'The Imitation Game'.

Benedict Cumberbatch, Eddie Redmayne, Felicity Jones o Keira Knightley suenan con fuerza para reinar en la gala del 22 de febrero, justo cuando se acaba de dar el pistoletazo de salida a la carrera

ÓSCAR BELLOTMadrid

Restan casi dos meses para que la Academia de Hollywood anuncie los nombres de los nominados a la 87 edición de los Oscar, cuya gala tendrá lugar el 22 de febrero de 2015 en el Dolby Theater de Los Ángeles, pero la fiesta de potenciales candidatos ya se ha marcado su primer baile con los Hollywood Film Awards. Un baremo inicial que ha disparado las apuestas sobre quiénes concurrirán con sus mejores atavíos a la noche más importante del firmamento cinematográfico. Y aunque aún es demasiado pronto para constatar la validez de estas predicciones, lo que sí parece claro es que la ceremonia que conducirá Neil Patrick Harris tendrá un marcado acento 'british'.

La presencia de varios súbditos de la reina Isabel II en el apartado de mejor actor se da por segura. Benedict Cumberbatch se perfila como el gran favorito para la estatuilla dorada gracias a 'The Imitation Game', el biopic del matemático Alan Turing que dirige Morten Tyldum. El actor que saltó a la fama merced a su interpretación del famoso detective creado por Arthur Conan Doyle en la serie de televisión 'Sherlock Holmes' ha recogido ya el primer fruto de su trabajo al hacerse con el galardón en los Hollywood Film Awards.

Basado en un libro de Andrew Hodges, el filme devuelve al primer plano a una figura clave para la victoria de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial sin necesidad de pisar las trincheras. Genio precoz y autodidacta obsesionado con los números, acabó convirtiéndose en uno de los precursores de la informática y ayudó a descifrar los códigos nazis, desentrañando los misterios de la máquina Enigma. Sin él, el rumbo de la contienda podría haber sido muy distinto. Pero ni los impagables servicios prestados le librarían de ser condenado por homosexual. Se le dio la opción de entrar en prisión o ser castrado químicamente. Optó por esta última vía, pero su carrera, y cualquier posibilidad de llevar una existencia normal, se habían truncado. En 1954, desesperado, se suicidó. Habría de transcurrir más de medio siglo hasta que la reina promulgase un edicto que anulaba todos los cargos presentados contra él.

Entre genios anda el juego

Un papel, el de Turing, muy del gusto de los académicos, que suelen rendirse a los ejercicios de mimetización de genios de la actuación como Cumberbatch. Y es precisamente una de esas bicocas la que le ha caído al que se postula como principal adversario del protagonista de 'The Imitation Game'. Eddie Redmayne, también súbdito de su majestad Isabel II, tiene el viento a favor para dominar la gala del 22 de febrero. Lo haría de la mano de otro genio, el físico Stephen Hawking, a quien pone rostro en 'La teoría del todo'. James Marsh dirige esta cinta que focaliza su atención en el hombre que ha arrojado luz sobre algunos de los muchos secretos que aún guarda el Universo, al tiempo que luchaba contra una devastadora enfermedad relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica que le ha condenado a una silla de ruedas y a comunicarse a través de un aparato generador de voz. Redmayne ha dejado boquiabiertos a quienes han contemplado su actuación en el filme.

Su 'tour de force' tiene su antecedente más directo en el que realizó otro británico, Daniel Day-Lewis, en 'Mi pie izquierdo', película de 1989 en la que encarnaba a un pintor que debía combatir contra sus taras físicas para sacar adelante sus creaciones. Londinense como Redmayne, Day-Lewis lograría con esa cinta el primero de los tres Oscar que ha recogido hasta la fecha -los otros dos los ha recibido por 'Pozos de ambición' y por 'Lincoln'-. Para Redmayne sería su primera estatuilla, tras haber puesto rostro a un joven que quedaba obnubilado por la belleza de la rubia más famosa del planeta en 'Mi semana con Marilyn' (Simon Curtis, 2011).

Y aún podría haber otro británico en la lista de candidatos a mejor actor. Se trata de Timothy Spall, un viejo conocido de los fans de la saga de 'Harry Potter' a quien su interpretación de J.M.W. Turner, también conocido como "el pintor de la luz", en una cinta de Mike Leigh podría hacer saltar a la primera línea de Hollywood.

Frente a ellos se alzaría una armada estadounidense en la que podrían alistarse Matthew McConaughey ('Interstellar'), Michael Keaton ('Birdman'), Steve Carell ('Foxcatcher') o Bradley Cooper ('El francotirador'), entre otros.

Pero el apartado masculino no es el único en el que podrían brillar los habitantes de las islas. Un puñado de féminas se postulan también como candidatas a mejor actriz y mejor intérprete secundaria. Entre ellas figura Felicity Jones, quien tras una meteórica carrera primero en la televisión, luego en el teatro y por último en el cine, comparte créditos con Eddie Redmayne en 'La teoría del todo'. Jones, que pone rostro en la película a Jane, la primera mujer de Stephen Hawking, podría encumbrarse frente a adversarias mucho más curtidas como Julianne Moore ('Still Alice'), Rosamund Pike ('Perdida') o Reese Witherspoon ('Wild').

Veteranas y noveles

Otra británica, Keira Knightley, tiene también buenas cartas para llevarse el galardón a la mejor actriz secundaria merced a su papel en 'The Imitation Game', que ya le ha hecho triunfar en los Hollywood Film Awards. Más experimentada en estas suertes que Felicity Jones, la protagonista de 'Expiación: Más allá de la pasión' (Joe Wright, 2007), ya fue nominada al Oscar en 2007 gracias a su rol de Elizabeth Bennet, la heroína romántica de 'Orgullo y prejuicio'. Claudicó ante la Reese Witherspoon de 'En la cuerda floja' y también se le resistió el Globo de Oro al que optó tanto en esa edición como en la de 2008 -por 'Expiación'-. La 87 edición de los Oscar ofrecería, por tanto, una fantástica oportunidad de resarcirse a quien suele llegar a las finales para acabar aplaudiendo desde el asiento mientras otra recoge los premios.

Habrá que aguardar hasta el 15 de enero para comprobar si todos estos nombres superan el corte de las nominaciones. Pero al menos hasta entonces, el acento 'british' seguirá oyéndose con fuerza en Hollywood.