El cine andaluz se examina en los premios Asecan

El cine andaluz se examina en los premios Asecan
Iván Aguinaga

Txema Martín
TXEMA MARTÍN

Hoy sábado se entregan en Sevilla los galardones más importantes del cine andaluz. Los premios Asecan, que otorga la Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía, funcionan como el gran encuentro de la producción andaluza y hoy celebran su trigésima edición con el reto de hacerse más grandes en los próximos años. La futura Ley del Cine de Andalucía, que será aprobada por el Parlamento en los próximos meses, supondrá un espaldarazo a toda la industria audiovisual de la comunidad y con ella también se espera que estos premios todavía precarios se potencien hasta convertirse en lo más parecido que tendrá nuestra industria a los premios Goya en andaluz.

Respecto a las nominadas, el premio a la mejor película de producción andaluza se lo disputarán ‘Morir’, ‘No sé decir adiós’, ‘Señor, dame paciencia’, ‘Las heridas del viento’ y ‘El autor’, del almeriense Manuel Martín Cuenca, que parte como favorita ya que acumula nueve nominaciones. A ella le siguen ‘Las heridas del viento’ del cordobés Juan Carlos Rubio y ‘El Intercambio’ del malagueño Ignacio Nacho, con seis nominaciones cada una. Se da la circunstancia, al igual que ha pasado en los premios Goya, que el malagueño Antonio de la Torre tiene dos nominaciones por las dos únicas películas que hizo en 2017: ‘Abracadabra’ y ‘El autor’. Los premios honoríficos irán a parar en primer lugar para la directora gaditana Chus Gutiérrez y para Canal Sur Radio y Televisión por su evidente compromiso en la apuesta por el cine andaluz. Del mismo modo, el exhibidor onubense Luis Millán recibirá el Premio Asecan Industria.

Ley del cine en Andalucía

Después de muchas promesas y plazos incumplidos, la Junta parece ya dispuesta a aprobar definitivamente una ley dedicada al sector audiovisual cuya redacción ha contado con el beneplácito de todos los sectores implicados en una legislación propia que implementará importantes mejoras en el sector y un aligeramiento de trámites burocráticos. Con el objetivo de crear una financiación estable para el cine y la televisión, la Consejería de Cultura se compromete a aportar 48,7 millones de euros hasta el año 2022, y eso sin incluir las ayudas o subvenciones públicas de otros departamentos de la Junta como Educación, Empleo, Hacienda o la RTVA.

El cine andaluz no existe como género, pero sí va tomando forma como un importante foco de producción desde que en 1999 el director Benito Zambrano firmara ‘Solas’, una película que supuso el punto de inflexión en la manera de percibir el cine hecho en nuestra comunidad. Desde entonces, la industria andaluza no ha hecho más que ganar peso, calidad y estabilidad en la producción. El gobierno andaluz tiene la obligación de apostar de una manera nítida y clara por esta industria. En nuestra comunidad, las cuentas de la actividad económica son prometedoras: el sector audiovisual es responsable de 10.000 empleos directos, 20.000 indirectos y 1.400 empresas de las cuales 625 se dedican al cine y a la televisión. Se trata además de una producción en estado de gracia. Así lo hemos podido atestiguar con varios años de bonanza en lo que respecta a la calidad de nuestro cine con películas y profesionales que se han ganado el aprecio no sólo de la crítica o de los premios, sino también del público. Por su parte, la taquilla de los cines andaluces también se encuentra al alza: en el año 2016 hubo 13 millones de espectadores en las 561 salas de cine de Andalucía, un 3% más que el año anterior, y generaron 85 millones de euros de ingresos.

Mención aparte merecen los rodajes que desde hace tres años viven un ‘boom’ en nuestra comunidad y que en 2016 alcanzaron cotas históricas alcanzando 1.336 producciones que inyectaron al PIB regional 118,3 millones de euros y generaron 15.541 contratos profesionales, la mayoría para andaluces. La Junta ha sido consciente de este tirón y, pese a no contar con competencias para ofrecer exenciones fiscales, ha añadido cuestiones referidas al apoyo de los rodajes en Andalucía y el fomento del turismo cinematográfico. Si todo este paquete de buenas intenciones se acompaña de una gestión eficiente, pronto el cine andaluz tendrán la consideración que se merecen, porque se la han ganado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos