MÁS DE CINCO HORAS... CON MARIO

ÓSCAR ROMERO

Que Lola Herrera es una de las mejores actrices de la escena en habla Hispana de todos los tiempos es axiomático. Que su calidad como actriz es comparable a la de la estadounidense Meryl Streep, es otra verdad incontestable. Que lo viene demostrando desde hace mucho en el teatro, el cine y la televisión no es exagerar. Lo ha vuelto ha mostrar en el Teatro Cervantes malagueño con el reestreno de 'Cinco horas con Mario' de Migue Delibes y reeditando su mítica y genial interpretación de una viuda ante el cuerpo presente de Mario, con el que se sincera contándole lo que no se atrevió a decirle en vida de este. Una interpretación intimista, repleta de matices emocionales y notas de humor incrustadas con precisión, que solo el fallo técnico de un micrófono, por otra parte, innecesario. Lo hubiera solucionado con solo elevar el volumen de su voz. Es cierto que matizar y conseguir un tono de intimidad es más fácil lograrlo con bajo volumen, pero la convencionalidad del teatro siempre ha permitido la licencia, sobre todo en amplios recintos, como lo es el Cervantes, sin necesidad de utilizar micrófonos para el drama realista. Por otra parte, es cierto que el micrófono permite dar claridad al texto, pero lo es también que desnaturaliza la voz metalizándola, por muy buena que sea la ecualización. De todas formas, el percance proporcionó el placer de que Lola regalara la repetición de parte del texto ya representado y disfrutar con ella más tiempo de las 'Cinco horas con Mario'.

 

Fotos

Vídeos