El Cerro del Villar descubre sus fronteras

Uno de los carros utilizados por el Instituto Andaluz de Geofísica para rastrear el subsuelo del Cerro del Villar. /SUR
Uno de los carros utilizados por el Instituto Andaluz de Geofísica para rastrear el subsuelo del Cerro del Villar. / SUR

El estudio del georradar delimita la isla fenicia y la distribución del asentamiento que dio origen a Málaga

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Los carros han vuelto al Cerro del Villar. Aunque esta vez no estaban tirados por animales ni han llevado cerámicas, alimentos o mercancías para lo que fue su próspero mercado fenicio. La versión moderna de aquellos transportes son estructuras metálicas con sofisticados aparatos tecnológicos capaces de ver más allá de nuestros ojos. La geofísica aplicada a la arqueología ha abierto ventanas en los yacimientos sin necesidad de mover una piedra. Y en esta isla de la desembocadura del Guadalhorce, el georradar ha estado hasta la semana pasada ‘cepillando’ el terreno y levantando acta del que fue el primer asentamiento de Malaka. Los resultados preliminares ya son reveladores para los arqueólogos que han podido delimitar claramente las fronteras de esta próspera población fenicia que llegó a tener una extensión de 60.000 metros cuadrados.

«Uno de los datos reveladores ha sido afinar el contorno de la isla ya que es la primera vez que tenemos datos científicos del límite sur del Cerro del Villar», explica el arqueólogo José Suárez, que dirige la redacción del proyecto de viabilidad y creación de un parque arqueológico en este yacimiento. Un estudio para el que espera las conclusiones del Instituto Andaluz de Geofísica, dependiente de la Universidad de Granada, que se ha encargado de escrutar 45.000 metros cuadrados de la superficie de la antigua ciudad fenicia con magnetómetro y georradar.

Más

«El primer paso es concluir el plano de la isla con los resultados del georradar, que nos va a decir no solo la distribución de la ciudad, sino que en función de esa información también podremos priorizar las excavaciones», añade la arqueóloga municipal, Carmen Peral, que también colabora en este proyecto, al igual que su colega María Eugenia Aubet, primera directora de las excavaciones del yacimiento. De esta forma, las futuras campañas sobre el terreno ya no serán «a ciegas», sino que ahora «podremos abrir e investigar donde nos interese», añade la experta.

El estudio geofísico va a permitir así conocer las calles, las zonas residenciales, las áreas industriales o los ámbitos portuarios del asentamiento, ya que se han realizado tres tipos de lecturas técnicas cuyos datos cruzados ofrecen informaciones inéditas sobre el Cerro del Villar. Así, la geoeléctrica se ha utilizado para delimitar el perfil de la isla en la desembocadura del Guadalhorce, la geomagnética para la visión de conjunto del yacimiento y el georradar para conocer la profundidad de los restos.

El proyecto de parque arqueológico, al que se accederá por la Senda Litoral, hará compatible las excavaciones con las visitas al yacimiento

En este sentido, José Suárez destaca que la isla fenicia que, según los últimos estudios data de finales del siglo IX a. C, es un yacimiento único no sólo por su antigüedad y singularidad, sino porque el abandono del mismo por problemas de inundaciones de la desembocadura del Guadalhorce provocó que la ciudad se encuentre intacta ya que ninguna otra civilización posterior llegó para construir sobre ella y destruir lo anterior. «Además sólo tenemos que bajar unos 30 centímetros para encontrar restos que, en algunas zonas, descienden hasta los cuatro o cinco metros», explica el director de los actuales estudios.

Ciudad fenicia «única»

Al interés del yacimiento se une su valor «identitario» como origen de la actual Málaga una vez se abandonó el Cerro del Villar y el hecho de que se trata de la «única ciudad fenicia del Mediterráneo que puede ofrecer su asentamiento en origen», explica la arqueóloga Carmen Peral, que añade la necesidad de nuevas campañas. «En este momento no tenemos ningún yacimiento en excavación en la capital y por eso es importante este proyecto de parque arqueológico, cuya investigación también va a implicar a la Universidad de Málaga», señala Peral que pone esta iniciativa como ejemplo de colaboración entre administraciones.

Junto al Ayuntamiento y la UMA, el proyecto también cuenta con la colaboración de la Consejería de Cultura, titular del yacimiento y que promovió las campañas realizadas hasta el momento, y la Diputación Provincial, cuya Senda Litoral llevará directamente hasta el Cerro del Villar. «El objetivo es musealizar las excavaciones y que las visitas sean compatibles con las propias investigaciones sobre el terreno», avanza la arqueóloga municipal, que añade que las líneas básicas del proyecto buscará la sinergia de los intereses arqueológicos, turísticos y medioambientales.

 

Fotos

Vídeos