POR LOS CAMINOS DE LA OPERETA

MANUEL DEL CAMPO

El Centro Cultural María Victoria Atencia de la Diputación de Málaga acogió el sábado una representación de la ópera bíblica en un acto que incluye cinco cuadros 'La corte de Faraón', libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios con música del maestro Vicente Lleó. Esta pieza, obra cumbre del compositor valenciano, basada en un episodio del Antiguo Testamento, con antecedente en una opereta francesa, que partía a su vez de una novela asimismo de dicho país, Francia, toma a chufla el episodio del casto José y la esposa Putifar. No faltan las frases de doble sentido, erotismo, picardía y situaciones subidas de tono, por supuesto con gracia y que atraen. La música es inspirada, abunda en melodismo, sencilla si se quiere, pegadiza y bien orquestada. Como espectáculo se emparenta, por sus características, con la opereta, revista, ballet parisién y género chico.

Clara y directa puesta en escena la del Teatro Lírico Andaluz (TLA), que mantiene y aumenta la pervivencia del género lírico -chico y grande- en nuestra capital y fuera de ella, con la buena dirección musical de 'La corte de Faraón' a cargo de José Manuel Padilla y la escénica de Pablo Prados. El éxito se sustentó con el buen hacer, salvo error u omisión por sustituciones de última hora, en cantantes y actores, entre ellos y ellas, de las primeras voces femeninas muy expresivas de Eduvigis Sánchez y Lourdes Martín, también de Nuria Pérez, Aida Sánchez, Adriana Pérez y Juana García; y de las masculinas con el «incombustible» Pablo Prados, un graciosísimo Miguel Guardiola, Juan Carlos Barona, Carlos London, Patricio Sánchez, Guillermo Díaz, Daniel Romero y Luis López, bailarinas con coreografías de Aida Sánchez, el buen Coro y Orquesta del TLA.

La representación transcurrió con fluidez, no exenta de movimiento y soltura en los diálogos, muy reídas las 'morcillas' -otra atracción del género- añadidas y se gustaron el buen trabajo de los profesores de la orquesta, es especial los números más conocidos de la obra, 'Terceto de las viudas', 'Canción babilónica' y el 'Garrotín'. Sala completamente llena y muchos aplausos en honor de todos los intérpretes pusieron fin a 'La corte de Faraón', otro éxito del TLA.