Berna Perles: «Debutar en la Zarzuela es un paso importante y un disfrute»

Berna Perles, ayer en el Teatro de la Zarzuela. :: Quim Llenas/
Berna Perles, ayer en el Teatro de la Zarzuela. :: Quim Llenas

La soprano malagueña salta a la primera línea de la lírica con el estreno este sábado de 'La casa de Bernarda de Alba' y sus próximas citas en el Liceu, el Campoamor y el Real

REGINA SOTORRÍO MÁLAGA.

«Esta es una carrera que te hace tener la piel dura», reconoce Berna Perles al otro lado del teléfono. Habla desde Madrid, donde se ha trasladado temporalmente con toda la familia -su marido, la pequeña Berna y el recién nacido Pablo- para afrontar una de las grandes citas de su carrera, de esas que se quedan para siempre en las biografías personales y profesionales: su debut en el Teatro de la Zarzuela en Madrid. Con la piel endurecida a base de audiciones, estudios y actuaciones y con la voz en su mejor momento, la soprano malagueña salta a la primera división de la lírica conquistando los templos españoles de la ópera. El Teatro de la Zarzuela será el primero de 'los grandes', pero la próxima temporada estará en el Liceu de Barcelona y en el Campoamor de Oviedo, para un año después pisar el Real de Madrid, «los mejores teatros en los que se puede aspirar a cantar en España».

«Esto empieza a salir», dice «ilusionada» y «contentísima» cuando repasa mentalmente la agenda que tiene por delante. Estos días vive «el sueño» de conocer por dentro la Zarzuela, «ver cómo se trabaja en todos los estamentos, en todas las disciplinas y gremios». «Es un privilegio. Debutar en este escenario, que hayan contado conmigo, es un paso importante dentro de mi carrera y un disfrute a nivel personal», dice la cantante, de 33 años.

Entre el 10 y el 22 de noviembre, adoptará el rol de Angustias en 'La casa de Bernarda Alba', la ópera contemporánea en español de Miquel Ortega con libreto de Julio Ramos, basado en el original de Federico García Lorca. Será un estreno mundial porque por primera vez se llevará a escena en una versión de cámara, para 14 músicos. «La partitura de Miquel Ortega se adapta a la perfección al espíritu del texto de Lorca. Ha puesto en música un espectáculo muy teatral y profundiza muy bien en cada personaje. Es redonda», explica la soprano. Julieta Serrano, reciente Premio Nacional de Teatro, será la madre de Bernarda Alba. «Que a mi edad me llegue este papel es un regalo», aseguraba ayer en rueda de prensa la intérprete, que tiene el único papel no cantado de la ópera. A su hija, a Bernarda Alba, le dará vida una «agradecida» Nancy Fabiola Herrera. Carmen Romeu, Luis Cansino, Carol García, Marifé Nogales, Belén Elvira y Milagros Martín completan el reparto. «Y trabajar con gente tan buena, que le gusta tanto lo que hace, es la mayor alegría», apostilla Berna Perles.

SUS FRASES«Esta es una carrera que te hace tener la piel dura, estás permanente expuesta al juicio de otros, es nuestro trabajo» «De las cosas con las que estoy más contenta en mi profesión es de mi vínculo con la OFM»

Ella será en esta ópera la hermana mayor, la única que es de otro padre. «Por este motivo voy a heredar un dinero que me convierte en la más rica y me permite casarme. Soy el foco de la envidia de todas las hermanas por la posibilidad de un matrimonio como puerta de salida de esa casa que es un infierno, donde todas están asfixiadas», detalla. Un personaje solitario, «súper interesante», con muchas capas. Una complejidad que le permite «hacer una introspección» en esa figura y «desarrollarla a nivel psicológico y escénico» como nunca antes.

Abierta ya las puertas del Teatro de la Zarzuela, ahora queda el siguiente paso. «Que me conozcan, que escuchen mi voz y que cada vez la responsabilidad vaya siendo mayor», desea. Porque la clave en la carrera lírica es «estar constantemente en activo». «Que la gente que tiene que contratar sepa quién eres, que escuche tu nombre y tenga buenas referencias de ti. Tienes que estar en el mundillo, cantando. Estar ahí», resume.

No se trata solo de tener voz, hacen falta «muchas cosas» para vivir de esto. «Hasta que no nos ocurre no sabemos cómo funciona. Es un proceso complejo y largo, en el que a veces se obvia que tenemos que estudiar muchísimo previamente, no solo en los ensayos y en las funciones. Son partituras con un montón de matices y peculiaridades», explica. Y, además, se está «permanente expuesta al juicio de otros». «Es nuestro trabajo», añade.

Admite que en este tiempo ha tenido «algún 'no'», pero se resiste a la queja y prefiere centrar sus esfuerzos en «intentar ser la mejor cantante que pueda ser». «En general me ha ido cada vez mejor», reconoce. También en Málaga, donde puede presumir de ser profeta en su tierra. Aquí se formó (obtuvo el título superior de Canto en el Conservatorio Superior de Málaga con Matrícula de Honor y fue Premio Extraordinario Fin de Carrera) y aquí se ha desarrollado profesionalmente, siendo reconocida en 2016 por el Ayuntamiento con el Premio a la Mejor Labor Musical del año. «De las cosas con las que estoy más contenta en mi profesión es de mi vínculo con la Filarmónica de Málaga», declara. Junto a ella volverá a cantar en la temporada de abono del Cervantes en el concierto de Semana Santa y en el cierre del curso. Siempre en contacto con los orígenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos