Bendodo: «No descartamos ubicar en la Trinidad los fondos arqueológicos» de la Aduana

El Antiguo Convento de la Trinidad lleva años abandonado y ha visto pasar numerosos proyectos. /:: Francis Silva
El Antiguo Convento de la Trinidad lleva años abandonado y ha visto pasar numerosos proyectos. / :: Francis Silva

El portavoz de la Junta anuncia que «valoran esta posibilidad» que defendió desde hace años el PP y que supone dividir la colección que se exhibe en la Aduana

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

La gran cuenta pendiente en materia cultural de la Junta de Andalucía en Málaga es el convento de la Trinidad, el histórico edificio del popular barrio malagueño que lleva décadas viendo pasar proyectos sin que ninguno de ellos se concrete para sacar del olvido, del expolio y del deterioro este inmueble con cinco siglos de historia y protegido como BIC. Tras descartar el Gobierno andaluz (PP-Ciudadanos) el proyecto del anterior ejecutivo del PSOE de crear en estas instalaciones un centro de las artes en vivo, el actual equipo de la Consejería de Cultura propuso un museo de la arquitectura y el diseño que también fue descartado hace unas semanas. La última idea es, en realidad, una vieja aspiración del Partido Popular de Málaga y del propio alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, que, durante el movimiento de reivindicación de la Aduana como Museo de Málaga, planteó dividir la colección de este centro expositivo y llevar los fondos arqueológicos a la Trinidad. Un proyecto que la Junta volvió ayer a poner sobre la mesa, pese a que el Museo de Málaga se reinauguró unificado hace casi tres años. 

En una comparecencia en la capital, el portavoz del gobierno regional, Elías Bendodo, abrió la puerta a esta antigua aspiración al «adelantar» que «nosotros no descartamos estudiar la posibilidad que siempre ha planteado este partido (PP) de que en el Convento de la Trinidad se puedan ubicar parte de los fondos arqueológicos» del Museo de Málaga. El propio dirigente recordó que esta idea fue defendida por su formación y que consiste en que la céntrica Aduana albergue la sección de Bellas Artes, mientras que el antiguo convento trinitario acoja la colección arqueológica de la pinacoteca. 

De esta forma, anunció que la Consejería de Cultura y el Ayuntamiento se reunirán para estudiar este proyecto e incluso emplazó a trabajar en esa dirección «en las próximas semanas» a los máximos responsables de ambas administraciones. «La consejera (Patricia del Pozo) tiene trabajo que hacer con el alcalde de Málaga (Francisco de la Torre) para valorar esta posibilidad». En cualquier caso, Elías Bendodo anunció que «la Trinidad tendrá una solución más pronto que tarde». 

El acuerdo entre la administración autonómica y la local es fundamental para este proyecto ya que, por un lado, la Junta de Andalucía es la entidad encargada de la gestión del Museo de Málaga, mientras que el Ayuntamiento siempre ha mostrado interés por este carismático centro expositivo provincial, llegando incluso a plantear al anterior gobierno autonómico del PSOE que le transfiriera el control de la pinacoteca. No obstante, Bendodo no se refirió a la participación en un futuro acuerdo del Ministerio de Cultura, que es el titular de la pinacoteca y sus dos secciones, Bellas Artes y Arqueológico, por lo que su palabra es la definitiva en este asunto. 

En este sentido, los sucesivos gobiernos socialistas siempre defendieron que el Museo de Málaga no se fragmentara en dos espacios. Una vez tomada la decisión de llevar el museo a la Aduana durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), el gobierno posterior presidido por Mariano Rajoy (PP) tampoco fue partidario de dividir la colección y, de hecho, se inauguró el museo unificado durante su mandato a finales de 2016.

15.000 piezas arqueológicas

El portavoz Elías Bendodo no aclaró si esta iniciativa de «prioridad» cultural supondría llevar a la Trinidad las 15.000 piezas arqueológicas que forman la colección del Museo de Málaga o bien solo una parte de estos fondos. En los 18.000 metros cuadrados que dispone la Aduana se exhiben actualmente una selección de este patrimonio arqueológico, así como las 2.000 obras de la sección de Bellas Artes, entre las que figura el carismático lienzo 'Anatomía del corazón', de Enrique Simonet, así como piezas de juventud de Pablo Picasso. El Gobierno central invirtió cerca de 40 millones de euros en rehabilitar el palacio de la Aduana e inaugurarlo como museo provincial.

Por su parte, el Antiguo Convento de la Trinidad tiene un espacio de 10.000 metros cuadrados, donde la Junta de Andalucía baraja ahora dedicarlos a la colección arqueológica del Museo de Málaga tras rescatar su vieja reivindicación de dividir el centro expositivo provincial.