Ayuntamiento y Junta apelan ahora al diálogo con el Ministerio para el traslado de los fondos arqueológicos

La sección de Arqueología se exhibe ahora en el Museo de Málaga./Ñito Salas
La sección de Arqueología se exhibe ahora en el Museo de Málaga. / Ñito Salas

El alcalde insiste en su propuesta de llevar la colección al Convento de la Trinidad pese al rechazo rotundo del Gobierno y la consejera reitera que hará «lo que quieran los malagueños»

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

No hay «deslealtad» ni intención de «deshacer» el Museo de Málaga, como señala el Ministerio de Cultura. En opinión del alcalde de Málaga, su propuesta de llevar los fondos arqueológicos al Convento de la Trinidad significa todo lo contrario: «Es lealtad y coherencia con lo que siempre he planteado». Francisco de la Torre insiste en su planteamiento de dividir las secciones de bellas artes y arqueología que ahora comparten espacio en la Aduana pese al rechazo rotundo del Gobierno central, propietario de las colecciones. Ante la respuesta tajante del departamento que dirige el ministro en funciones José Guirao, tanto Ayuntamiento como Junta de Andalucía apelan ahora al diálogo «constructivo» para «convencer» a Cultura de las bondades de esta iniciativa.

«Habrá que sentarse con el Gobierno de la nación», aseguró la consejera de Cultura, Patricia del Pozo. Precisamente, una de las quejas del Ministerio en su respuesta publicada por este periódico era la ausencia de contacto institucional sobre este asunto. «Ni la Junta de Andalucía ni el Ayuntamiento de Málaga han cursado una solicitud o han planteado al Ministerio de Cultura trasladar las colecciones arqueológicas que son del Estado en el Museo de Málaga a otra institución», decía.

Para solventarlo, el alcalde de Málaga ha hablado esta misma mañana con el director de gabinete del ministro -y espera hacerlo pronto con el propio Guirao- para razonar su posición. «Y enviaré la documentación que ya envié años atrás a distintos ministros y ministras de Cultura donde explicaba las razones por las cuales Málaga debía aspirar a tener el mejor Bellas Artes posible y el mejor Arqueológico posible», apuntó.

De la Torre insiste en que el traslado de la colección arqueológica a la Trinidad «reforzará» ambas secciones. «La Aduana es un magnífico edificio, no está mal lo que se ha hecho pero podía haber sido muchísimo mejor. Hay una oportunidad que vale la pena no cerrarse a ella. Le pido al ministro que esté abierto a esa colaboración leal que siempre hemos dado en materia de cultura para que podamos tener en Málaga un museo de Bellas Artes ambicioso y más potente, y un Arqueológico más potente de lo que ahora tenemos», dijo el alcalde. Reconoció que «evidentemente» se tenía que haber hecho antes, pero recordó que el Ayuntamiento de Málaga «ya lo planteó» hace años y ofreció dinero para la restauración de la Trinidad «y poder facilitar ese tema», apostilló.

La consejera de Cultura, por su parte, dijo ser una «intermediaria» en este asunto y reiteró su disposición a hacer en la Trinidad -de titularidad andaluza- «lo que quieran los malagueños». Eso sí, advirtió de la imposibilidad de trasladar a un edificio un legado de titularidad nacional «sin contar con el permiso del Gobierno de la nación». Por eso, Del Pozo mantuvo que si ese sigue siendo el proyecto que defiende el alcalde, «tendrá que pasar por sentarnos» con el Ministerio de Cultura. «Todo lo que pase por cualquier tipo de proyecto arqueológico, evidentemente, tiene que ser con el consenso del Gobierno», añadió.

Con quien sí se reunirá en los próximos días, sin concretar fecha, será con el alcalde de Málaga para «saber cuáles son las prioridades de la ciudad» y abordar el futuro de la Trinidad y también del Auditorio de la Música. «Es un proyecto caro, porque alcalde quiere lo mejor de lo mejor para Málaga, y lo entiendo. A ver cómo lo retomamos. Los terrenos del Puerto hay que liberarlos, es una apuesta presupuestaria que solos no podemos llevar a cabo, ni podemos eternizarlo. Necesitamos que el Gobierno nos ayude», declaró.