El Ayuntamiento desestima el tercer recurso en el concurso del CAC Málaga y reactiva la adjudicación del centro

El CAC Málaga está a punto de cumplir dos meses cerrado./Migue Fernández
El CAC Málaga está a punto de cumplir dos meses cerrado. / Migue Fernández

Los planes municipales pasan por formalizar el nuevo contrato en los próximos días

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

La historia de la adjudicación del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga) acaba de escribir un nuevo capítulo. El Ayuntamiento de la capital ha desestimado el tercer y último recurso presentado por otras tantas licitadoras ante la decisión de la mesa de contratación de proponer como concesionaria a la empresa Gestión Cultural y Comunicación, que ha llevado las riendas del equipamiento cultural desde sus orígenes hace más de una década y media.

El proceso de adjudicación ha permanecido suspendido mientras se resolvían estos recursos y, una vez rechazados, la maquinaria administrativa vuelve a ponerse en marcha. De hecho, poco después de conocerse la noticia adelantada este viernes por SUR en su edición digital, la concejala de Cultura, Noelia Losada, ha publicado en su perfil en la red social Twitter el siguiente mensaje: “La próxima semana esperamos firmar el contrato del CAC Málaga después de que hoy los servicios jurídicos hayan desestimado un tercer recurso”. Asimismo, Losada añade: “Trabajamos con celeridad para reabrir este importante museo cuanto antes”.

De hecho, fuentes municipales han avanzado a este periódico que el gobierno municipal estudia la posibilidad de hacer oficial esa firma el próximo miércoles. La fecha coincidiría casi de manera exacta con los dos meses que el CAC Málaga cumplirá cerrado la próxima semana, debido al largo proceso de adjudicación prolongado durante casi un año y al retraso previo que ha acumulado el procedimiento para buscar el relevo administrativo al contrato por una década (más un año de prórroga) que expiró la pasada primavera.

Ante este escenario, los representantes de varias empresas licitadoras han anunciado su intención de recurrir la decisión judicial a los tribunales. No obstante, estos portavoces han declinado realizar declaraciones hasta conocer en detalle la respuesta municipal a sus respectivos recursos. En este sentido, las fuentes municipales consultadas por SUR han explicado que las posibles acciones judiciales no detendrían el proceso de adjudicación hasta que exista una decisión judicial al respecto, situación que puede prolongarse varios meses.

Cinco años y 12,97 millones de euros

El nuevo contrato para la gestión del CAC tiene un periodo de vigencia de cinco años (cuatro, más uno de prórroga) y un presupuesto de 12,97 millones de euros. El concurso sedujo a seis candidatas que presentaron su respectivas ofertas. Dos de ellas fueron descalificadas durante el proceso: Eulen y la unión temporal de empresas formada por Gacma, Factoría de Arte y Desarrollo (FAD) y Prosegur. A la última fase pasaron la unión temporal denominada CAC Futuro y Desarrollo, La Fábrica, Gestión Cultural y Comunicación y Magma Cultura.

El proceso de selección se dividió en dos fases básicas: la propuesta expositiva y la oferta económica. Justo esta última volcó las primeras votaciones para inclinar la balanza en favor de Gestión Cultural y Comunicación, que lideró la baremación final y por tanto fue propuesta para la adjudicación por la mesa de contratación del concurso. La decisión motivó tres recursos, presentados por las dos uniones de empresas y por Magma Cultura. Este último es el que ahora ha desestimado el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales del Ayuntamiento de Málaga, organismo municipal que dirime estas reclamaciones.

En paralelo al proceso de licitación se producía, en el mes de febrero, la salida del director del CAC Málaga desde los orígenes de la institución, Fernando Francés, fichado por el nuevo gobierno de la Junta de Andalucía como secretario general de Innovación Cultural y Museos de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, cargo que abandonó a principios de agosto. En su despedida del CAC Málaga, Francés sostuvo: “Ya no soy propietario de Gestión Cultural y Comunicación, que se ha vendido el lunes pasado a un grupo de inversores que llevaba muchos años llamando a mi puerta y yo llevaba muchos años diciéndoles que no. Hasta que les hemos facilitado la entrada. Por tanto en este momento no hay ningún problema, no hay ninguna afección, en absoluto, para que Gestión Cultural, con el mismo equipo que se presentó, siga el proceso del concurso”.

“Cumplimos los requisitos según los departamentos jurídicos de la Junta de Andalucía, todos y cada uno de los preceptos para cumplir la ley de contratos y para cumplir la ley de incompatibilidades”, argumentó Francés en su comparecencia. Pese a esto, distintas fuentes consultadas confirman a SUR que las posibles incompatibilidades derivadas de esa situación han sido parte del argumentario de algunos de los recursos que ahora ha desestimado el Ayuntamiento.

El siguiente capítulo pasa ahora por la firma del nuevo contrato para la gestión del CAC Málaga, aunque esta historia promete todavía más entregas.