El Ayuntamiento admite que la librería y el restaurante del CAC tienen que cerrar

Terraza del Restaurante Óleo en el CAC Málaga./SUR
Terraza del Restaurante Óleo en el CAC Málaga. / SUR

Pese a la voluntad de «continuidad» del alcalde, la concejala de Cultura sostiene la imposibilidad técnica de que sigan abiertos ambos negocios

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Hoy es el último día de trabajo en el Restaurante Óleo y la Librería Agapea del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga). Ambos establecimientos echarán la persiana después de su jornada laboral y empezarán las tareas para desalojar los locales y entregarlos al Ayuntamiento de la capital el próximo 1 de mayo. Ese día, la administración local tomará la gestión del centro, una vez concluida la actual adjudicación sin que se haya resuelto el nuevo concurso para la gestión del equipamiento durante los próximos cinco años.

Las continuas demoras en el proceso de licitación del CAC Málaga han desembocado en este escenario, con el Ayuntamiento asumiendo el control del centro, la salida del personal de la actual adjudicataria (que lidera el concurso actual) y la librería y el restaurante abocados al cierre como principales 'daños colaterales'. Tras adelantar SUR este jueves el cierre de ambos establecimientos –con el despido de 17 trabajadores en el caso del restaurante– el alcalde de Málaga Francisco de la Torre abogó por buscar una fórmula legal que permitiera la continuidad de ambos negocios. El regidor mantenía ayer mismo ese discurso, si bien la concejala de Cultura, Gemma del Corral, esgrimió la imposibilidad técnica de que esa continuidad pueda producirse.

Del Corral adelantó que hasta que no haya un nuevo adjudicatario en el CAC Málaga, lo más probable es que ambos establecimientos permanezcan cerrados. El motivo es diferente en cada caso. En la librería, el servicio está incluido en la nueva adjudicación del CAC y tendrá que ser el concesionario quien establezca un acuerdo para su explotación.

Más complejo resulta el escenario en el restaurante. DelCorral sostiene que el Ayuntamiento ha decidido deslindar su explotación en un concurso propio con el argumento de que el local pueda tener un horario de apertura diferente –más amplio– al del CAC. Sin embargo, dado que el restaurante tiene zonas básicas compartidas con el centro de arte (los baños y los almacenes), el adjudicatario del servicio deberá llegar –según Del Corral– a un acuerdo con el concesionario del CAC para el uso de esas instalaciones compartidas. La concejala añade que sería «un acuerdo entre privados» y que esa condición no puede darse hasta que no sea firme la licitación para la gestión del CAC.

En este sentido, cabe recordar que a día de hoy ni siquiera se ha convocado el concurso para la explotación del restaurante del CAC Málaga. Teniendo en cuenta la tramitación administrativa del proceso, el centro puede enfilar varios meses sin este servicio complementario.

El PSOE pide otro concurso

En el plano político, el portavoz socialista y candidato a la Alcaldía de Málaga, Daniel Pérez, anunció ayer los planes de la formación de exigir en el próximo pleno la convocatoria de un nuevo concurso para la gestión del CAC. «Un proceso al que puedan concurrir personas físicas profesionales, no empresas, elegidas por un jurado independiente en el que estén presentes miembros del sector de las artes visuales y basado en valoraciones de mérito y proyecto programático de los concursantes y no en criterios mercantiles como ha ocurrido hasta ahora. Desde luego en el CAC hay más sombras que cuadros por la nefasta gestión de Fernando Francés», sostuvo Pérez en alusión al exdirector del CAC Málaga y actual secretario general de Innovación Cultural y Museos de la Consejería de Cultura.

En opinión de Pérez, «previamente es necesario anular el concurso actual que, de manera más que sospechosa, dio como oferta ganadora a Gestión Cultural y Comunicación, empresa de la que ha sido propietario el propio Fernando Francés».

«Siempre hemos defendido que la gestión del CAC pase a ser pública (...), sin embargo, ante la negativa del actual equipo de gobierno, debemos garantizar un proceso de concurrencia competitiva absolutamente democrático que aleje toda sospecha de duda sobre la gestión en el CAC y sobre la inversión en materia de museos», cerró el portavoz socialista.