Antonio Torres da una clase didáctica en el pregón taurino del Colegio de Médicos

Cuadros, Navarro, Torres y Ruiz Espejo./Ñito Salas
Cuadros, Navarro, Torres y Ruiz Espejo. / Ñito Salas

El cirujano malagueño estableció con un audiovisual la similitud entre la tauromaquia y la cirugía, basándose en el arte, la ciencia y la técnica

Manuel García
MANUEL GARCÍAMálaga

En la tarde de ayer el Colegio de Médicos acogió el XIII pregón taurino que organiza cada año como antesala al inicio de la Feria Taurina de Málaga, que comenzará el día 12 de agosto en La Malagueta. En esta edición, en el que se colgó el cartel de 'no hay billetes', el cirujano malagueño Antonio Torres pronunció el pregón tras la intervención del vicepresidente de la entidad organizadora, Pedro Navarro; el diputado de Cultura de la Diputación, Víctor González;el delegado de la Junta de Andalucía en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y el presentador y pregonero del año anterior, el doctor Miguel Cuadros.

Torres, que inició su alocución a los sones del pasodoble 'Pan y Toros' como ocurre en el paseíllo de cada tarde en La Malagueta, se sirvió de un montaje audiovisual para impartir una clase didáctica y magistral con fotografías y textos, aderezados con sus comentarios, en la que estableció la similitud y el paralelismo entre la tauromaquia y la cirugía. Para ello, este gran aficionado a los toros se basó en el arte, la ciencia y la técnica, además de otros aspectos relacionados y anécdotas que explicó para dejar constancia de la unión existente entre la medicina y la tauromaquia.

En los primeros compases de su intervención, el doctor Torres recordó los diestros nacidos en Málaga y afirmó que los «toreros y los cirujanos tienen que estar siempre interrelacionados para definir la magnitud de las heridas (por asta de toro) y el tratamiento inmediato y adecuado de las lesiones», aseveró.

Asimismo, defendió que la enfermería taurina «debe ser siempre completa, hay que definir protocolos de actuación y contar con personal formado».

Durante su alocución también apuntó el dato que indica que el 23 por ciento de las lesiones en los festejos son de los picadores, sin olvidar la importancia del trabajo que desarrollan las escuelas taurinas, y citó la lista de toreros que han fallecido en el coso malagueño.

Prestigio

Por otro lado, Antonio Torres recordó y defendió a sus compañeros como al desaparecido doctor Luis Méndez y a los que han dedicado su vida a la tauromaquia desde el punto de vista profesional en el caso del también fallecido Ramón Vila. «Hay que prestigiar al cirujano taurino. No somos 'remendadores', sino cirujanos».

En la parte final afirmó que el futuro de la fiesta está en los jóvenes pese a los detractores, «que acechan», y concluyó con una letra musical: «Que Dios reparta suerte/reparta fe/que auyente la mala suerte...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos