Un palestino vende un mural de Banksy en Gaza por 162 euros

El mural, que ahora se expone en una galería de arte de Palestina./
El mural, que ahora se expone en una galería de arte de Palestina.

COLPISAGaza

Un graffiti del artista mundialmente conocido Banksy, realizado durante una reciente visita secreta a la franja de Gaza, devastada por la guerra del verano pasado, fue vendido en unos 180 dólares (162 euros) por un habitante de Gaza, quien dijo haber sido engañado por el comprador.

A fines de febrero, Banksy, que nunca revela su identidad, subió a Internet un vídeo que muestra sus tres obras pintadas en casas destruidas por la aviación israelí.

Apenas un mes más tarde, en el enclave bajo bloqueo y donde el desempleo y la pobreza son endémicas, una de las obras ya fue vendida. Un joven de Gaza la compró por la módica suma de 700 shekels (alrededor de 180 dólares), cuando algunos coleccionistas ya han pagado más de un millón de dólares por obras suyas en subastas.

El graffiti, pintado en la puerta de hierro de la casa familiar de los Hamdouna en Gaza, único vestigio de la casa aplastada por las bombas, representa a la griega Niobé, hija de Tántalo, devastada por la pena.

Rabie Hamdouna, de 33 años, cuenta que fue abordado por "un joven que dijo llamarse Bilal Khaled, periodista y fotógrafo de agencia". "Me dijo que su agencia había hecho el graffiti en mi puerta y en otras puertas y que deseaba recuperarlos", agregó. "Me dio 700 shekels y se llevó la puerta".

Pero hoy, dijo, me di cuenta de que fui engañado. "Me engañó: no conocía el valor de ese graffiti. Mi casa fue destruida y debía pagar el alquiler, necesitaba ese dinero y acepté vender la puerta", afirma. "Ahora quiero recuperar la puerta, la voy a exponer, para que el mundo entero vea mi sufrimiento, como quería el artista cuando la pintó", agrega.

En las redes sociales, militantes lanzaron una campaña contra Bilal Khaled, a quien presentan como un periodista independiente que trabajó para la agencia turca Anadolu, acusándolo de haber robado un "bien público" de los habitantes de Gaza.

Khaled respondió en su página de Facebook que "la familia me ayudó a despegar la puerta y a transportarla". "La razón de mi compra es la de proteger la obra en caso de que se reconstruya la casa" y agregó que sería "expuesta en acontecimientos internacionales para que el mundo hable de lo que nos sucede Gaza", añadió, tras indicar que lo hizo después "de hablar con Banksy".

Los frescos y los graffitis fueron realizados por Bansky como una crítica a la devastación dejada en el verano de 2014 por una guerra en la que murieron cerca de 2.200 palestinos, en su mayoría civiles. De lado israelí murieron 73 personas, casi todos soldados.