ESAEM da un paso adelante

Una de las diez aulas con las que cuentan las nuevas instalaciones de la escuela. /
Una de las diez aulas con las que cuentan las nuevas instalaciones de la escuela.

El centro, de carácter privado, aspira a convertirse el próximo curso en un campus con una residencia y un teatro propio

REGINA SOTORRÍO

Una banda roja pintada en el suelo conduce desde la entrada hasta la sala principal, como si fuera una alfombra de gala. Así quienes cruzan la puerta se van acostumbrando a esa sensación, porque -si se cumple el objetivo- probablemente tengan que pisar unas cuantas. Al final de la línea roja, más de 3.000 metros cuadrados de aulas, jardín y un solar con muchas posibilidades. La Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga (ESAEM) amplía su proyecto educativo en una nueva sede con el reto de convertirse en un campus con un teatro propio y una residencia el próximo curso. El centro ha reformado y adaptado las instalaciones del antiguo instituto Santa Rosa de Lima, en la calle Manuel Altolaguirre, el doble del espacio con el que contaba en su anterior ubicación en Plaza Mayor. Ahora sí, la serie 'Un paso adelante' da el salto de la pantalla a la calle.

Todavía huele a pintura y a suelos de madera recién colocados, y aún faltan los últimos retoques de decoración; pero los 500 alumnos de ESAEM ya se reparten entre las diez nuevas aulas del edificio. Allí ofrecen una formación integral en artes escénicas, desde clases de ballet, canto y hip hop a lecciones de esgrima, con profesionales en activo entre el profesorado. De esta escuela privada de alto rendimiento saldrán preparados para formar parte de musicales, ser bailarines en programas de televisión o para actuar delante de la cámara o sobre unas tablas. «Las seis promociones que hemos tenido hasta ahora han encontrado trabajo en el sector», confirma Marisa Zafra, la directora de ESAEM, que ha ampliado su campo de actuación al de agencia de representación (ESAEM Management).

El recinto, que pertenece a la Fundación del Ave María, llevaba un tiempo sin uso y se ajusta a los requisitos que ESAEM buscaba desde hace años. De hecho, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, llegó a ofrecer parte de las instalaciones de Tabacalera tras el fracaso de Art Natura, pero las características del lugar (con muchas columnas en las salas) no se adaptaban a las necesidades de una escuela de artes escénicas.

El centro, que se sustenta solo con fondos privados, ha hecho una inversión inicial de 600.000 euros para la puesta a punto del espacio, el acondicionamiento de las salas (suelos especiales, insonorización, espejos) y la ampliación de los metros útiles con estructuras de madera y contenedores industriales reciclados, como la zona del comedor y sala principal.

Y les queda mucho trabajo por delante. En el jardín, donde ya han instalado una fuente zen, han reservado hueco para la construcción de una piscina para los campamentos de verano que organizan con los más pequeños. Al otro lado del edificio, en lo que eran las pistas deportivas del instituto, ya se amontonan materiales de obra para afrontar la segunda fase del proyecto de ESAEM: su conversión en un campus con residencia propia. Alrededor del 70% de los alumnos de la escuela son de fuera de Málaga. Incluso reciben a extranjeros enviados por escuelas internacionales para cursos intensivos y de entrenamiento. Es el caso del joven actor Lucien Guignard, que pasa un mes y medio en ESAEM para perfeccionar el ballet y aprender por primera vez esgrima cara a futuros papeles en el cine. «Y al mismo tiempo mejoro mi español. Me encantaría trabajar en este idioma, transmite muchas emociones», asegura Guignard.

En proyecto

«Por todo eso necesitamos la residencia, y ahora sí podemos construirla», explica Zafra. El reto es tenerla disponible para el curso 2015-2016. Antes, levantarán en esa misma zona una sala de representación de 350 metros cuadrados. El escenario pretende ser una réplica de las medidas del Teatro Cervantes, donde ESAEM celebra todas sus galas. «Esto ha cambiado el barrio, le ha dado mucha alegría. Los comercios se han adaptado a nosotros y hacen zumos naturales, bocadillos calientes para los alumnos...», se felicita Zafra.

Con más metros cuadrados, el centro se prepara para recibir también a más alumnos. El próximo curso solicitarán una segunda línea para impartir el bachiller de artes escénicas, con lo que podrán llegar a 170 estudiantes de esta rama. La nómina de profesores de ESAEM también se renueva. En los próximos meses, por ejemplo, se incorporará Ignasi Vidal, actor del musical 'Los miserables'. Son profesionales en activo, que compaginan la docencia con el teatro, el cine o la televisión. Como Mercedes León, Bernarda en la serie 'El secreto de Puente Viejo' y actriz de reparto en la película 'La isla mínima'. «Esto me engancha, es una manera de reciclarme», asegura. Mientras tanto, en otra aula imparte clases de baile moderno Borja Rueda, bailarín de 'Tu cara me suena' , entre otros programas, que vuelve a donde se formó ahora como profesor invitado. «El bailarín que soy es gracias a esta fábrica de artistas», concluye.

 

Fotos

Vídeos