'Priscilla. La Reina del Desierto' llega a España

Momento del espectáculo /
Momento del espectáculo

El músical de la película homónima, ganadora de un Oscar en 1994, se estrena en Madrid tras una exitosa trayectoria que le ha llevado por Londres o Broadway, entre otros puntos

ALBERTO FERRERASMadrid

Basado en la película homónima protagonizada por Terence Stamp, y ganadora de un Oscar en 1994, Priscilla Reina del Desierto. El Musical, fue estrenado en el Lyric Theatre de Sidney en 2008. Se representó en Londres durante tres temporadas, pasó a Broadway e inició una gira internacional, consiguiendo además del Oscar, los premios Tony y Olivier a su espectacular vestuario.

La historia narra las experiencias de tres amigos que recorren el desierto australiano a bordo de Priscilla, un desvencijado autobús, en el que van representando su atrevido espectáculo drag en un viaje en búsqueda del amor y la amistad.

Con una banda sonora compuesta por algunos de los temas más bailados de la historia, contiene temas que van desde Tina Turner hasta Madonna. Ahora es Mariano Peña el que se pone en cabeza de un elenco compuesto por 40 artistas que utilizan 500 trajes y 200 pelucas durante la representación. En cada función se requieren 220 cambios de vestuario, que llevan a cabo cinco sastres. Para hacerse una idea de la complejidad que requiere el manejo de algunos de esos trajes una vez puestos, hay que destacar que el vestuario de los gumbies sólo puede ser usado por los actores por un máximo de 20 minutos, debido al peso de las plataformas y a las posturas extremas que dicta la coreografía.

Con la producción original con la que triunfó en el Palace Theatre de Londres, todo el universo de la representación gira en torno a un autobús totalmente robotizado y equipado con tecnología militar de última generación, con códigos encriptados para que ninguna radiofrecuencia pueda interferir en el manejo a distancia de los ordenadores que lo gobiernan. El transporte e instalación de este vehículo ha obligado a remodelar gran parte del madrileño Nuevo Teatro Alcalá, su actual lugar de representación.

Simon Phillips, director del musical, destaca el gran desafío que ha supuesto llevar a escena las enormes extensiones del desierto australiano. Para nosotros la música tomó el papel de la cámara de cine. Baladas para sustituir a los primeros planos. Himnos para las vastas cuencas desérticas, y muy elaboradas explosiones musicales para los cambios de escena, destaca Phillips, y añade: A través de la elección de las canciones se pone de relieve la búsqueda del amor, el compañerismo y la defensa de la identidad que conforma el delicado viaje interior de los protagonistas.

Mariano Peña, Priscilla, cambia su actual registro televisivo y se mete en el papel de una drag, desafío que le ha llevado a prepararse concienzudamente tanto en canto como en baile. A Mariano le acompañan en escena Jaime Zatarain, Tick, un cantante y actor curtido en musicales, Christian Escudero, Felicia, actor y bailarín, y David V. Muro, Bob, un veterano actor y director con más de 30 años de trayectoria profesional sobre los escenarios. Para el papel de Benji, el hijo desconocido de Tick, se han elegido a seis niños que se irán turnando durante las representaciones semanales. Benji protagoniza lo que posiblemente sea uno de los momentos más emotivos del musical.