El mercado de la telefonía móvil cambia el chip

La empresa malagueña HolaMobi, que trabaja con casi todos los operadores del mercado, se ha expandido con 70 franquicias en solo dos años/
La empresa malagueña HolaMobi, que trabaja con casi todos los operadores del mercado, se ha expandido con 70 franquicias en solo dos años

Las marcas clásicas han cerrado un 30% de sus locales en Málaga. Ganan peso las tiendas multioperador, la venta en internet y las tarifas y teléfonos ‘low cost’

J. J. BUIZA

El auge del comercio electrónico, la permanente guerra de tarifas, la irrupción de los smartphones, la llegada de los operadores low cost, las incesantes ofertas de paquetes conjuntos (telefonía+internet+televisión) o la crisis económica son algunas de las razones que explican la revolución que ha experimentado en estos últimos años el mercado de las telecomunicaciones. Hoy, el cliente prioriza disponer de un teléfono inteligente y tener las menos ataduras posibles, lo que se ha traducido en el cierre de una buena parte de las tiendas de los operadores tradicionales (hasta un 30% en Málaga según fuentes del sector) y el desembarco de nuevos negocios multimarca que amenazan el poderío de los distribuidores exclusivos de Movistar, Orange o Vodafone.

«Hay un tipo de cliente que compra on line habitualmente y que quiere un asesoramiento, y más en un mercado como las telecomunicaciones porque con tanta competencia las tarifas cambian mucho y muchas veces no sabemos ni lo que pagamos. Nosotros, en ese escenario, decidimos que había un nicho interesante», resume María Salas, directora de HolaMobi, joven compañía malagueña que ha surgido precisamente al amparo de este cambio de tendencia.

Lo cierto es que, aunque los grandes de siempre aún lideran el mercado, la irrupción de estos nuevos establecimientos y el aumento de las ventas por internet les han obligado a cambiar de estrategia, que ahora pasa por reducir la cantidad pero aumentar en calidad. «Estamos intentando posicionarnos con menos tiendas, pero más grandes, y a las que dotamos de más personal, y un mejor servicio, pensando también que el mercado on line está en auge», resume Javier González-Santiago, director de Marketing de Top Digital, con sede en Málaga y uno de las principales distribuidores de Vodafone en España. En la provincia funcionan 290 puntos de venta de telefonía móvil. 229 de ellos son distribuidores exclusivos de alguno de los cuatro operadores con más clientela: Movistar, Vodafone, Orange o Yoigo.

Hoy más que nunca el cliente huye de los contratos con permanencia. Por ello, como nuevas fórmulas de fidelización se apuesta por los paquetes conjuntos con internet y televisión, o por financiar la adquisición de terminales de última generación en cómodas cuotas mensuales. Como ya hicieran Movistar y Orange, Vodafone ha empezado o ofertar los terminales libres y financiados.

Top Digital es el distribuidor de referencia de Vodafone en Málaga, con 16 puntos de venta en distintos municipios. Por parte de Movistar, cabe citar Jovitel, con una docena de establecimientos, mientras que Orange cuenta con dos empresas malagueñas: Blastel (con 9 tiendas) y Maximovil (8). Ninguna de ellas se ha visto por ahora arrasada por el goteo de desapariciones de distribuidores por toda España como consecuencia de la nueva política de los operadores.

Sin embargo, la apuesta hoy de los grandes, a diferencias de épocas pasadas, pasa por controlar las mejores ubicaciones en las ciudades para sus tiendas, de forma que, aunque cedan la explotación a un distribuidor, es el propio operador el que realiza la inversión, elige el local y se lo queda en propiedad.

Franquicias en auge

«La red de establecimientos estaba sobredimensionada, y ahora, el que no cierra, se ve obligado a modificar sus condiciones a la baja», apunta María Salas. Su negocio, HolaMobi, se puso en marcha en 2012 y en dos años se ha expandido por toda España con una red de 70 franquicias, con sede en Torremolinos. Más que una tienda, su concepto es el de asesores en telecomunicaciones: recomiendan al cliente la tarifa que mejor se adapta a sus necesidades, aunque también se dedican a la venta de teléfonos, reparaciones y liberaciones. Su ejemplo ha calado en otras 15 marcas de franquicia que ahora operan con un concepto similar.

A diferencia de Phone House, esta empresa malagueña trabaja también con los operadores de móviles virtuales tipo Pepe Phone, Simyo,Tuenti o Más Móvil (una decena en total), que en los últimos tres años han triplicado en conjunto sus cifras, y que ya suponen un 13% de la cuota de mercado. Es el concepto low cost aplicado a las tarifas de telefonía, y que también va calando en la adquisición de terminales, porque no todo el mundo se puede permitir un Iphone, un Samsung o un LG.

María Salas subraya que se están abriendo paso una serie de marcas «supercompetitivas», con una buena relación calidad-precio: BQ, Wiko o Bogo, con precios que oscilan entre los 120 y 220 euros. HolaMobi también se ha lanzado al mercado de los móviles de segunda mano, donde compite con cadenas especializadas en artículos usados que viven una época dulce como Cex o Cash Converters.

Nº de tiendas
85
Cuota de mercado (según promedio de operaciones en puntos de venta)
40%
 

Fotos

Vídeos