Un viaje al corazón de África

Salvador Haro, comisario de la exposición y decano de Bellas Artes, detalla las características de algunas de las piezas. :: fernando torres
/
Salvador Haro, comisario de la exposición y decano de Bellas Artes, detalla las características de algunas de las piezas. :: fernando torres

El Rectorado propone una inmersión en el arte tribal con 'Utotombo', que reúne 177 piezas cedidas por un coleccionista privado

CRISTINA MORILLA TWITTER: @CRISMORILLA

De fondo se oyen tambores, ritmos ancestrales, mientras que en la sala se proyecta un vídeo en bucle con danzas tribales. La luz tenue y el olor a madera presentes en la sala consiguen crear un clima cálido y pacífico que invita al espectador a viajar a África. Al entrar, figuras humanas, talladas en madera y de grandes y pequeñas dimensiones, se entremezclan con algún que otro animal, como una oveja o una máscara de un antílope, que se utilizaba para festejar el nacimiento de la agricultura.

El Rectorado acoge hasta el próximo 2 de junio la muestra 'Utotombo. Artes primeras africanas'. La exposición es fruto de la colaboración con un coleccionista anónimo, que ha prestado estas piezas que realizan un recorrido por 76 etnias diferentes como Dogon, Fang o Chokwe.

El rector de la Universidad, José Ángel Narváez; la vicerrectora de Cultura y Deportes, Tecla Lumbreras; y el comisario de la muestra y decano de la Facultad de Bellas Artes, Salvador Haro, participaron en la presentación de la exposición. La muestra -una de las más completas que puede visitarse en el mundo- recorre distintas manifestaciones culturales y artísticas que desde hace decenios fascinan al mundo occidental y que actuaron como reactivo en la ruptura con el arte occidental clásico por parte de las vanguardias artísticas, en general y del cubismo y Picasso, en particular.

Solo se han expuesto 177 obras de las más de 2.000 que posee el propietario. Entre las elegidas hay objetos que van desde el siglo III d.C. hasta el XX. El coleccionista ha conseguido hacerse con estas obras a través del mercado ordinario de arte africano, gracias a expediciones a la zona. Muchas de las piezas proceden del descubrimiento de una cueva donde se hallaron numerosas obras que durante la colonización francesa fueron enterradas por las tribus para evitar que estas fuesen quemadas.

Un nombre con historia

Entre las obras no solo hay objetos tallados en madera, sino también algunos artículos, como un poncho que se utilizaba para hacer rituales de vudú. Durante la presentación, Haro contó algunas peculiaridades como la de una talla con un lazo rojo. Esta figura porta este objeto porque la persona que la vendió al anticuario, donde la compró el coleccionista, puso la condición de que este no se le quitase nunca.

Hasta el nombre tiene historia. 'Utotombo' surge de un estudio que se realizó para conocer cómo se le llamaba en África a los objetos que estaban considerados 'arte'. «Descubrieron que en la lengua chokwe 'Utotombo' significa hecho con cuidado, con destreza y con cariño, y por eso nos pareció que define muy bien el conjunto que se presenta», explicó el comisario de la obra, Salvador Haro.

 

Fotos

Vídeos