CDU UMA Rugby Femenino: una familia fuera del campo

Jugadoras del CDU UMA Rugby Femenino, en un entrenamiento. :: félix palacios/
Jugadoras del CDU UMA Rugby Femenino, en un entrenamiento. :: félix palacios

Campeonas de la Liga Andaluza de Rugby XV, las jugadoras analizan el éxito y cómo lo compatibilizan con trabajo y estudios

CAMILO LÓPEZ VEGA

En una época donde el fútbol acapara todas las informaciones en los medios, los deportes minoritarios quedan olvidados. En este ámbito destacan unas chicas malagueñas que no han parado de demostrar lo grandes (y buenas) que son en un deporte mundialmente conocido, pero que no tiene la cobertura mediática de otras disciplinas: el rugby.

El CDU UMA Rugby Femenino es el equipo de la UMA que ha ganado esta temporada la Liga Andaluza de Rugby XV de una forma abrumadora: un total de ocho victorias y ninguna derrota. Difícil pensar que en un contexto tan complicado como es el deportivo un conjunto sea capaz de llevar una regularidad tan grande como lo ha hecho este equipo, y más cuando estas chicas tienen otras responsabilidades que las hacen compaginar con su hobby, como es el caso de Nerea Muñoz, jugadora del equipo malagueño. «Ahora no estoy trabajando, por desgracia, pero antes, cuando lo hacía los fines de semana, tenía que compaginarlo. Era difícil, pero si quieres, puedes y, hasta ahora, no he tenido ningún problema con eso».

No solo existen en el equipo compromisos laborales, también universitarios, como recalca Laura Porras: «Yo estoy estudiando, pero cuando he tenido algún examen, como es un club universitario, los profesores lo entienden. No me han puesto nunca problemas». Gracias a esta constancia y compromiso por parte de las jugadoras, el equipo se ha hecho un hueco en los corazones de la ciudad, siendo una referencia a nivel deportivo.

Buenos resultados

Cuando un equipo consigue tal cantidad de victorias es que hay una gran unión en él, pero tiene que estar dirigido por alguien que sepa llevar la situación, controlar los egos y poner los pies en la tierra cuando la euforia esté por las nubes.

En este perfil nos encontramos con el 'míster', José Manuel Pardal, que no tiene ningún afán de protagonismo y le da el mérito a sus jugadoras: «Esta temporada ha sido muy satisfactoria gracias a ellas, los objetivos eran distintos a principio de temporada, pero poco a poco se han ido dando los resultados y hemos conseguido alzarnos con el campeonato».

Las chicas también huyen de protagonismo cuando quieren calificar la temporada, destacando sobre todo la unidad. «Estamos aquí porque todas somos parte del engranaje, sin desviarnos ninguna, porque en el momento que alguien falla, tenemos que cubrir ese puesto con mucho sacrificio. Esta ha sido la clave: funcionar como un equipo», añade Laura del Sol, otra integrante del conjunto, momento en el que reconoce siempre escuchar la misma última canción antes de comenzar los partidos: 'Viva la vida', de Coldplay.

«Esta temporada ha sido muy satisfactoria», dice el entrenador, José Manuel Pardal

Al comenzar una temporada normalmente el equipo se pone unas metas para cumplir. Viendo el final de esta, se podría decir que el CDU UMA Rugby tenía como objetivo ganar la Liga, pero nada más lejos de la realidad. Una temporada atrás complicada y la marcha de varias jugadoras importantes hacen ver que las cosas han ido mucho mejor de lo esperado. «Al principio teníamos más en mente formar equipo, partir de la base que estuviésemos todas juntas. Y una vez conseguido todo esto, estamos donde estamos», coinciden todas.

Una buena mezcla de ganas, ilusión y constancia dan muy buenos resultados, y a la vista está de que no es solo deporte, ya que Francesca Aprile lo tiene muy claro: «El resultado de tener un equipo en el campo, es tener una familia fuera».

El trabajo de la UMA

Para que esta familia siguiese funcionando tan bien y encontrasen la forma de continuar, el trabajo de la UMA ha sido imprescindible. María Centurión, una de las veteranas del equipo, no deja dudas: «Estamos aquí gracias a la UMA, ya que el club deportivo nos proporciona todo. Ellos nos inscriben en las competiciones, nos dan los establecimientos, los campos y servicio médico. Sin la Universidad esto no sería posible».

Estas chicas no solo están triunfando a nivel local, sino también a nivel autonómico. Tanto es así que cinco de sus jugadoras fueron convocadas con la selección andaluza de rugby. María Centurión, Paula Ruiz, Laura Porras, Saray Trujillo y Nerea Muñoz tuvieron la suerte de participar en los entrenamientos encaminados a preparar el campeonato autonómico de este año. Pero esta situación ha llevado una sobrecarga de esfuerzo a una de las jugadoras del equipo, Nerea Muñoz. Esta convocatoria se hizo una semana antes del partido contra el Rugby Escoriones de Granada, en el que si ganaban, el equipo se llevaría el campeonato: «A nivel personal fue muy duro, ya que sabíamos que el partido contra Granada iba a ser complicado. Entrenar justo una semana antes de este partido me provocó una sobrecarga de partidos». Aun así, Nerea participó en el partido que confirmaba la gran temporada del conjunto demostrando estar en un gran estado de forma, al igual que todas sus compañeras.

La dureza también la encontramos en los entrenamientos. Las chicas tienen que entrenarse una vez por semana en el campo de césped artificial del Complejo Deportivo de la UMA. Aunque hay algunas que prefieren entrenarse en césped artificial, este provoca, como nos explica María Centurión, que no se puedan hacer ejercicios de contacto, ya que las caídas son mucho más dolorosas y provocan ciertas limitaciones a la hora de entrenar.

El rugby femenino es una disciplina que, por desgracia, no tiene mucha cabida en los medios deportivos. Sin embargo, estas chicas han conseguido que se les de voz a sus estupendos resultados tanto a nivel local como a nivel nacional, llegando a salir en un periódico deportivo de tirada nacional. «Ha sido lo mejor, cada vez que salía algo en los medios de comunicación nos lo pasábamos por los grupos de WhatsApp. Tu familia te ve que sales y que a algunos medios les está interesando lo que estamos consiguiendo», añade Laura del Sol.

Repercusión

Este deporte está creciendo, y así lo afirma Nerea Muñoz: «Ahora se está viendo un poco más en los medios, ya que la selección española de Rugby 7 fue a las Olimpiadas y eso ha dado un poco más de cobertura, pero sigue faltando ese toque de importancia». Por esto, uno de los principales problemas del CDU Málaga es el de conseguir más niñas para el equipo, ya que no son suficientes y una temporada es muy larga y hay muchas lesiones, como lo ejemplifican María Centurión y Laura Porras, lesionadas ambas en el penúltimo partido de la temporada, provocando así que en su próxima competición no puedan estar desde el principio con sus compañeras.

Ahora han empezado la Liga Seven, para la que buscan jugadoras, con solo un requisito: ganas y actitud. Destaca también el torneo benéfico que el equipo organiza contra el cáncer. Será el 30 de marzo, la modalidad será rugby 7 y se disputará en el complejo deportivo de la UMA, una iniciativa que tienen las chicas desde hace unos años. Estas guerreras malagueñas son un ejemplo tanto fuera como dentro de la cancha, donde seguirán luchando hasta el final.