Psicología prepara una reforma de sus títulos de cara al próximo curso

La Facultad de Psicología comparte edificio en el campus de Teatinos con Ciencias de la Educación. :: félix palacios/
La Facultad de Psicología comparte edificio en el campus de Teatinos con Ciencias de la Educación. :: félix palacios

El centro prevé trasladarse a un nuevo edificio en la ampliación de Teatinos e implantar un posgrado en Investigación en Actividad Física y Deporte en 2020

ELENA CABEZA

Los estudios de Psicología tienen un amplio recorrido en la ciudad desde que se instalaron en la Facultad de Filosofía y Letras a finales de los años setenta. De la calle San Agustín, donde se localizaba este centro, se trasladaron al actual Archivo Municipal, y de allí a los barracones de El Ejido, donde estuvieron hasta principio de los noventa. No fue hasta 1991 cuando estos estudios se ubicaron en un edificio propio en el campus de Teatinos, pasando a ser facultad independiente un año más tarde. Ya en este nuevo edificio, compartido con Ciencias de la Educación, la Facultad acogió los estudios de Logopedia en forma de diplomatura en el curso 1995/1996.

En la actualidad, el centro oferta estos grados y dos másteres: 'Investigación e Intervención Social y Comunitaria' y 'Psicología General Sanitaria'. Este último, que se implantó en la UMA en el año 2014, es un título habilitante para ejercer la psicología de la salud en el ámbito de lo privado. A través de él las universidades han tratado de regular la rama sanitaria de la profesión, que hasta entonces sólo estaba reglada por los exámenes de Psicólogos Internos Residentes (PIR) -los que dan acceso al sistema público de salud-.

Así lo explica la actual decana de la Facultad de Psicología y Logopedia de la UMA, María Rosa Esteve: «A través del máster en Psicología General Sanitaria, las facultades de psicología españolas habilitamos a los alumnos para el ejercicio de la psicología de la salud en el ámbito privado. En el ámbito público sólo se puede hacer a través del PIR».

«La Psicología y la Logopedia parecen lujos que el sistema no se puede permitir, pero la sociedad demanda su labor»

Además de estos cuatro títulos -dos grados y dos másteres- este centro prevé ampliar su oferta en el curso 2020/2021 con un posgrado en Investigación en Actividad Física y Deporte, que se trasladará de Medicina a Psicología debido a los cambios aprobados este curso que hacen que este máster multidisciplinar implique a más profesores de Psicología(12) que del resto de las ramas: Medicina (5) y Ciencias (3).

Por otro lado, esta facultad también prepara ya una reforma de sus títulos y un futuro traslado a la ampliación de Teatinos, que también se prevé para el curso 2020.

Desde que el actual equipo decanal tomó el mando en 2016, se ha venido trabajando en un proyecto de reflexión docente que permita una modificación de los grados y posgrados de la Facultad. Según explica Esteve, se han llevado a cabo encuestas sobre la calidad de los grados y posgrados y la detección de posibles solapamientos de asignaturas, con el objetivo de llevar a cabo reformas en las titulaciones. «Este balance de calidad es uno de nuestros proyectos más importantes hasta ahora. Hemos hecho desde una revisión a fondo de las programaciones docentes hasta un mapa de qué competencias cubren qué asignaturas. Para no basarnos únicamente en las opiniones o intereses de las áreas, hemos lanzado encuestas a los egresados, estudiantes y profesorado. Una vez estén todos los resultados, la Subcoa (Subcomisión de Ordenación Académica) los discutirá y se verán las mejoras que hay que hacer. Prevemos que estos cambios se lleven a cabo para principios del curso que viene, aunque aún no tenemos nada seguro», comenta la decana.

Dobles grados

Aunque hasta el momento este centro no se plantea la implantación de nuevos grados, posgrados o dobles titulaciones -a excepción del Máster en Investigación en Actividad Física y Deporte que ya está aprobado- María Rosa Esteve no cierra la puerta a la posibilidad de un doble grado en Psicología y Logopedia o Educación y Logopedia. «Son opciones que hemos barajado, aunque de cara al futuro. Antes de plantear nuevas posibilidades de otros títulos, lo que estamos viendo es cómo hacer una modificación y una mejora de lo que ya llevamos en curso. Esto no quiere decir que los grados o posgrados no estén funcionando bien, pero creemos que se pueden hacer mejoras», asegura nuevamente.

«Las plazas de PIR son pocas y no todos los que terminan la residencia pueden quedarse trabajando»

Con respecto a las salidas laborales de estos grados, la decana de la Facultad de Psicología y Logopedia lamenta que no haya suficientes plazas en el sistema público de salud para los egresados y exige una mayor presencia pública de estas profesiones. «Tanto la psicología como la logopedia parecen lujos que el sistema público de salud no se puede permitir, pero realmente la sociedad demanda su presencia. Por ejemplo, los psicólogos de la Asociación de Lucha contra el Cáncer hacen un magnífico papel en los hospitales y muchas veces los pacientes creen que ese profesional pertenece al hospital, cuando en realidad no es así. Con esto quiero decir que el papel de psicólogos y logopedas es necesario y lo debería ofrecer el propio sistema público sanitario», se queja Esteve.

Al igual que la decana, los alumnos del grado en Logopedia también exigen la implantación de la profesión en los centros públicos, justificando que realizan una labor «muy importante que se debería valorar más en la sociedad». Hasta ahora, la mayor parte de sus salidas laborales están en el ámbito privado, ya que las plazas públicas de los logopedas son contadas. «Yo tengo noticias de que en verano de 2016 se sacaron una o dos plazas en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, pero como digo son plazas contadísimas y se hacen a través de conciertos de la Seguridad Social con gabinetes privados», explica Esteve.

Del mismo modo, los estudiantes de Psicología en la UMA también reclaman un mayor número de plazas de PIR porque, como explica la decana del centro, uno de los problemas a los que se enfrenta la profesión es que estas plazas son pocas y no todos los que terminan la residencia pueden quedarse trabajando en el sistema público de salud. «Muchos de los alumnos que realizan el PIR tienen que irse a la calle después de hacer la residencia, ya que no se les garantiza una plaza en el sistema», añade.

Reivindicaciones

Por todo ello, esta doctora en Psicología pide a los estudiantes, los colegios y la misma sociedad que se movilicen para reclamar una mayor presencia de la psicología y la logopedia en el ámbito público. «Los estudiantes tienen que conocer lo que se van a encontrar y debe crearse una conciencia de la necesidad de reivindicar la que va a ser su profesión, porque si la reivindican tienen más posibilidades de ejercerla y de hacerlo en unas condiciones dignas y no contratados como monitores», comenta la decana, que también asegura que la preocupación de su equipo decanal es tal que han puesto en marcha una petición a través de la plataforma Change.org sobre la presencia en atención primaria de la psicología y han suscrito otra sobre la presencia del psicólogo en el sistema educativo, «dos papeles muy necesarios en la sociedad».

Más

 

Fotos

Vídeos