Un nuevo grado en Arqueología, entre los planes de Filosofía y Letras

Alumnos y profesores en los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras./ Félix Rodríguez
Alumnos y profesores en los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras. / Félix Rodríguez

La facultad trabaja en ampliar la oferta académica para implantar dobles grados, mientras que se ultima un proyecto para remodelar algunos de los espacios

CLAUDIA SAN MARTÍNMálaga

En sus pasillos siempre hay vida, nuevas o viejas historias, diferentes idiomas y formas de entender el arte, la filosofía y hasta la naturaleza. Hablamos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA, que ocupa en el campus universitario un lugar privilegiado. El conjunto que conocemos hoy en Teatinos nació en 1985. Anteriormente, en los años 70, los estudiantes que querían enfocar su carrera profesional a las Humanidades tenían que cursar los estudios en el que hoy es el Archivo Municipal en la Alameda Principal y, a partir de 1975, en el Convento de San Agustín en el centro de la ciudad.

Una de sus instalaciones más famosas es su biblioteca 'José Mercado Ureña', que recibe este nombre en honor a un antiguo profesor de la facultad, y que alberga más de 130.000 monografías o revistas especializadas, convirtiéndose en una de las más importantes y completas en el ámbito de las Humanidades en la ciudad.

Su decano desde hace ya casi tres años es Juan Antonio Perles, profesor titular del Departamento de Filología Francesa, Inglesa y Alemana, además de especialista en estudios norteamericanos del área de Filología Inglesa.

El actual edificio está estructurado en diferentes módulos de dos plantas en los que se reúnen los departamentos y aulas de las materias que componen su oferta educativa: ocho grados, ocho másteres y dos doctorados. Las carreras a las que se pueden acceder son las siguientes: Historia, Historia del Arte, Estudios Ingleses, Traducción e Interpretación, Filosofía, Filología Clásica, Filología Hispánica y Geografía y Gestión del Territorio. Entre los másteres disponibles se encuentra el de 'Traducción para el Mundo Editorial', Máster en 'Igualdad y Género' o Máster en 'Estudios Ingleses y Comunicación Multilingüe e Intercultural'. Y en cuanto a los dos programas de doctorado para la especialización, la facultad ofrece el de 'Lingüística, Literatura y Traducción' y 'Estudios Avanzados en Humanidades: Historia, Arte, Filosofía y Ciencias de la Antigüedad'.

A pesar de la amplia oferta educativa, desde la dirección quieren seguir renovando y actualizando sus materias. Entre sus retos hay nuevos proyectos que se espera que cuajen en los próximos años como un nuevo grado en Arqueología. «La provincia de Málaga tiene mucha relevancia en este ámbito, una muestra de ello son los Dólmenes de Antequera, Patrimonio de la Humanidad. Además, hay empresas dedicadas a la arqueología en Málaga con bastante éxito», comenta Perles.

En cuanto a posibles alianzas que puedan eclosionar el año próximo, se encuentra el doble grado en Educación Primaria con especialidad en Lengua Extranjera Inglés, que ofrecería a los estudiantes la posibilidad de presentarse a oposiciones de Primaria o Secundaria. «Hay mucha demanda de profesorado para implantar el bilingüismo en los centros públicos y privados», afirma el decano, «y hemos tenido algunas reuniones para poder echar a andar el título, que ya funciona en algunas universidades andaluzas. Tendría una salida muy evidente». Otra posibilidad que se plantea es la alianza entre el Grado en Geografía y el de Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias, aunque es una cuestión de diferentes visiones y, como apunta el decano, «hay que buscar el punto de encuentro para hacer que cuajen estas ofertas de doble grado que son interesantes para los estudiantes».

Nuevos proyectos

Los proyectos de la facultad no se quedan sólo en la inclusión de nuevas titulaciones; la reforma de algunas partes de los módulos se convertirá en una realidad a finales de 2019. Desde el decanato se están abordando a partir de «un plan de inversiones sensato» tres fases de renovación que comenzarán con la construcción de un módulo nuevo en el aparcamiento entre Filosofía y la Facultad de Ciencias de la Comunicación, con parking subterráneo y dos plantas; la unificación del módulo B para «sacar una segundo piso y tener un aula de grado más digna»; la actualización de la cafetería, sobre todo la zona de la terraza, cocina y comedor, y una nueva reforma de la biblioteca.

En cuanto a las críticas que recibe la facultad por ser, como dicen algunos alumnos, «una zona fácilmente inundable», Perles no niega el hecho de que en ciertos meses del año, y sobre todo cuando llueve, «se hace difícil la convivencia en los pasillos», pero por este motivo se organizan jornadas anuales que ya van por su segunda edición y que facilitan que «todo el profesorado sepa qué hace el que está cerca y de qué manera se puede trabajar en conjunto».

Otra de las preocupaciones de los jóvenes que comienzan a estudiar una carrera de Humanidades son las salidas laborales. A pesar de ello, Perles anima a los estudiantes a dedicarse a aquello «que les motiva y les gusta, que se haga de buen grado, divirtiéndonos», porque si se comienza una carrera pensando en la salida laboral inmediata tras finalizarla «se pueden llevar una sorpresa desagradable».

El acceso a las prácticas también resulta, en ocasiones, un hándicap para aquellos que finalizan sus estudios y no encuentran un respaldo por parte de las empresas. «No podemos pretender llegar al nivel de especificidad que requiere una empresa. La universidad te forma y aporta unas competencias que luego se tienen que pulir», afirma Perles, comparando los años de estudio con la creación de un tornillo: «A apretar el tornillo te va a enseñar la empresa, no la universidad, porque éste habrá cambiado su diseño o tendrá un destornillador distinto. Es injusto que eso se le demande a la facultad», sentencia el decano.

 

Fotos

Vídeos