Un nuevo doble grado pionero en Andalucía

Uno de los módulos docentes de la Escuela de Informática. :: félix palacios/
Uno de los módulos docentes de la Escuela de Informática. :: félix palacios

Informática y Matemáticas se unirán en una oferta académica única

CAMILO LÓPEZ VEGA MÁLAGA.

Si hace unas semanas contábamos la situación actual de Telecomunicacion, hoy toca hablar de su 'compañera de piso': Informática. Ambas carreras conviven en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSI) de la UMA y no solo coinciden en el edificio donde están localizadas, sino también en los problemas existentes. Asimismo, en una época donde los estudiantes de esta ingeniería son críticos con la situación actual de su centro, destaca la inclusión de una nueva oferta académica, basada en un doble grado adjunto con Matemáticas, pionero en Andalucía.

La Escuela está dividida en tres módulos donde se reparten las aulas docentes y se imparten los grados de ambas carreras. A la espera de la aprobación y construcción del cuarto, los alumnos de Informática no tienen unas valoraciones agradables respecto a su centro. Si en la edición de Telecomunicación se explicaban distintos problemas, aquí llegan a ser los mismos, o muy parecidos. Al fin y al cabo, habiendo alumnos de dos carreras con muchos puntos de vista en común las críticas se multiplican.

El nuevo aula adicional de grados estará disponible a partir del próximo curso

Probablemente, la estancia más criticada de la Escuela es la cafetería. Comida escasa, pobre y repetitiva son los adjetivos utilizados por la gran mayoría de alumnos. La dirección de la escuela está al tanto de estos problemas y pretende solucionarlo a corto plazo.

Cabe destacar también la extrañeza de la construcción de la Escuela. En época invernal, con mucho frío y lluvia, el centro se convierte en un lugar donde pasar las horas fuera de clase sea un suplicio. Debido a la disposición de sus muros y a la falta de techo en muchas zonas de la Escuela, los vientos se refuerzan y las lluvias provocan muchos problemas de incomodidad para los alumnos por los pasillos de los módulos.

A todos estos problemas, Ernesto Pimentel, director de la Escuela de Informática, junto a su equipo, está buscando soluciones que conviertan esas críticas continuadas de los alumnos en halagos para futuros años. Sin embargo, se atisba complicado aunque se implanten mejoras académicas en la Escuela, como lo es la nueva oferta de doble grado de Informática y Matemáticas que estará disponible a partir del curso que viene.

En este caso, Ernesto Pimentel confirma: «Hemos decidido que la especialidad que irá junto a Matemáticas el año que viene será la de Computación». Además, el director añade que las plazas que se ofertarán en este doble grado serán «adicionales y no rebajará la de los otros grados de la Escuela». En cifras, son 1600 alumnos de los grados de Informática, por lo que en previsiones esta cifra subirá considerablemente a partir del curso 2019-2020.

Otras de las grandes reformas que prepara la dirección de la Escuela es la creación de un aula adicional de grados. En ella, la gran peculiaridad que hay es la posibilidad de impartición de clases en 'streaming' y la creación de material propio por parte de alumnos y profesores, consiguiendo así una forma dinámica y adaptada a los nuevos tiempos de enseñanza.

Tasa de abandono

«A día de hoy, la generación de material didáctico es muy importante; hay que reinventarse. Espero que este aula permita la generación de material docente nuevo y que nuestro profesorado explote esa posibilidad», reconoce Pimentel. A esta reforma se le añade también la próxima construcción de un nuevo módulo donde habrá clases tanto de Informática y Telecomunicación y que funcionará también a partir del próximo curso

Las ingenierías tienen una fama reconocida de ser las carreras más difíciles y exigentes, con una tasa de abandono notablemente elevada. En este contexto, la preocupación de la dirección de la Escuela de tomar medidas para que los alumnos no dejen sus estudios de Informática es constante, buscando medidas y soluciones cara a futuros años.

Con respecto a la cifra de abandonos en los últimos años, Pimentel sostiene: «Llevamos años con una tasa de abandono muy alta, y es uno de los datos más negativos en esta escuela. Pero me gustaría ver la progresión en los últimos cursos, ya que se ha ido corrigiendo, aunque no se si en la medida que debería». Además, manifiesta que uno de los motivos de esta posible disminución es que los alumnos ahora entran a la carrera «más por vocación que por obligación, no como en años anteriores que era al revés».

En cuanto a los estudios de posgrados, la Escuela de Informática cuenta con un programa de doctorados en Teconologías Informáticas y dos máster: uno en Ingeniería Informática, y otro en Ingeniería del Software e Inteligencia Artificial. Con respecto a este último, Pimentel afirma: «Es un master que tenemos desde el principio, es de los primeros. Tiene la mención de excelencia».

Cerca de la Escuela está situado el Parque Tecnológico de Andalucía, un enclave empresarial especializado en el sector de las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Gracias a la proximidad entre ambos establecimientos (ETSI y PTA) las prácticas profesionales realizadas por los alumnos de Informática son de una calidad notable, gracias a la cantidad de empresas que trabajan en dicha localización y que buscan becarios durante el periodo lectivo.

Con respecto a este tema, hay algunos alumnos que reconocen «la falta de amplitud de las prácticas» pero están satisfechos con la formación que reciben en ellas. Sin embargo, dentro de la rama de la Salud, el director Ernesto Pimentel reconoce ciertas limitaciones. «Tenemos un poco más de problemas con las prácticas de Ingeniería de la Salud, ya que no hay tanta empresas que oferten prácticas en ese ámbito. Otra dificultad es que la mayoría de salidas que ofrece esta rama son en entornos hospitalarios, y para hacer prácticas allí necesitaríamos un acuerdo con el Servicio Andaluz de Salud, algo que nos provoca muchas complicaciones», concluyó.

Más