MUCHO MÁS QUE ESTUDIAR

Además de mostrar su oferta académica, la UMA también quiso enseñar su faceta más cultural y deportiva. Espacios como el Contenedor Cultural o el Servicio de Deportes también tuvieron su sitio en las jornadas, que ofrecieron clases de zumba, gap o jugger para que los futuros estudiantes se divirtieran a la vez que intentaban aclarar su futuro universitario.