Un congreso analizará la influencia del desarrollo tecnológico en el crecimiento económico y equidad social

Cartel del Congreso. :: crónica/
Cartel del Congreso. :: crónica

SANDRA MIRAS

MÁLAGA. El Museo Ruso acogerá la I Conferencia Internacional sobre economía creativa, desarrollo cultural y equidad social. 'Looking at Human-Centered Technologies for the Future', nombre que recibe el congreso, tendrá lugar del 27 al 29 de junio y estará dirigido a estudiantes de posgrado, investigadores, emprendedores y gestores culturales que estén interesados en la tecnología y en la ciencia de datos.

Pese a que está dirigido especialmente al sector relacionado con la tecnología, Nuria Rodríguez, organizadora de este congreso y profesora de Historia del arte de la UMA, afirma que «este congreso está muy enfocado a las administraciones públicas y a las políticas públicas, puesto que se va a hablar de asuntos en los que pueden invertir».

La temática a tratar será muy amplia, pero existen dos temas fundamentales: «La economía creativa o cómo la industria cultural puede generar riqueza, y la equidad social o reequilibrio», indica la organizadora.

'Looking at Human-Centered Technologies for the Future' se celebrará del 27 al 29 de junio en el Museo Ruso

En este congreso, también se va a hablar de cómo la tecnología, al estar muy presente en la sociedad, puede influir en distintos aspectos. Nuria Rodríguez comenta que «la administración pública tiene datos abiertos, datos que son interesantes, pero la sociedad no sabe usarlos, por lo que no sirven».

Otro punto a destacar en estas jornadas tecnológicas es la influencia que puede ejercer la inteligencia artificial, ya que se considera favorable para el desarrollo de la sociedad y la creación de estrategias que ayuden a la comprensión de los datos.

Todo lo tecnológico tratado en estas conferencias estará centrado en mejorar y a favorecer al ser humano y su vida social. Para trasladar este conocimiento a los asistentes se contará con la participación de varios expertos como Irene Tinagli, Bosque Pierre Gerlier o Linett Taylor, entre otros. Así, «la tecnología basada en la necesidad de los seres humanos puede contribuir afavorecer esa economía creativa y esa equidad social», concluye.