Las mil caras de Ferrer Lerín

Una de las proyecciones de la exposición. :: salvador salas/
Una de las proyecciones de la exposición. :: salvador salas

El Rectorado de la UMA acoge una retrospectiva que reúne todas las facetas artísticas del autor catalán

CLAUDIA SAN MARTÍN

La sala de exposiciones de la UMA en el Rectorado se ha convertido en el nuevo hogar de la obra de Francisco Ferrer Lerín. Se trata de una muestra completa del trabajo del autor que reúne caligramas, dibujos, imágenes, performances, poemas y piezas sonoras del artista catalán impulsor del 'arte casual', aquel que surge de forma no intencionada. La exposición, que lleva como nombre 'Ferrer Lerín, un experimento', es una primicia de toda la obra de este autor, que, conocido por su faceta de poeta, reúne más títulos artísticos de los que se puedan imaginar.

Francisco Ferrer Lerín nació en Barcelona en 1942 y es, entre otras muchas cosas, poeta, narrador, fotógrafo, guionista, ornitólogo, novelista, fotógrafo e incluso jugador profesional de póker.

En esta nueva exposición que lleva su nombre se reúnen todas las facetas del autor en una oportunidad única para conocer su obra más de cerca. En la presentación, a la que asistieron los comisarios de la exposición, Luis Ordóñez y Yolanda Ochando, y el vicerrector de Política Institucional, Juan Antonio García Galindo, Ferrer Lerín agradeció al Vicerrectorado de Cultura y Deporte la oportunidad de poder enseñar con esta muestra artística una faceta que «no había ofrecido al público», configurándose en su obra «un capítulo nuevo».

La obra de Ferrer Lerín es, además de una nueva inmersión en su mundo, una reaparición en la escena artística de las vanguardias. Su poesía trascendió en el tiempo y sirvió de culto para muchos escritores coetáneos que se refugiaron en los versos de sus poemarios. Entre sus primeras obras destacan 'De las condiciones humanas' de 1964, 'La hora Oval' de 1971, o 'Cónsul' de 1987, su última contribución al mundo de las letras hasta su reaparición en escena en 2005 con la novela 'Níquel', que en un comienzo fue un guion cinematográfico para el artista Frederic Amat.

Durante los más de 30 años sin publicar, Ferrer se apartó de la escena y siguió trabajando en Jaca (Huesca) en otra de sus pasiones: la ornitología. Además, se licenció en Filología Hispánica y comenzó a trabajar para dos editoriales conocidas como son Salvat y Barral Editores. El artista colaboró también en algunas publicaciones periódicas como 'El País', 'La Vanguardia' o en 'Diario Jaén'.

Jugador de póker

En su etapa como jugador de póker su habilidad lo llevó a Marbella para asesorar a un jeque en partidas en las que se movía mucho dinero. Y por supuesto, su habilidad y experiencia en el juego quedaron reflejadas en su único poema dedicado a éste, 'Casino de provincias', de 1971. Aunque era uno de los hobbies que más practicaba, Ferrer Lerín aseguró que lo apartó cuando un día llegaron sus hijos a casa después del instituto y le preguntaron «si era verdad que el padre de un compañero no podría ir de vacaciones a Benidorm porque había perdido a las cartas» con él.

Durante la inauguración de la exposición, el autor quiso mostrar su entusiasmo con esta muestra «porque abre un capítulo nuevo en mi vida con una senda de unos 40 ó 50 años para un artista joven como yo», añadía bromeando.

La exposición 'Ferrer Lerín. Un experimento' que es gratuita, ofrece también visitas guiadas sin coste alguno y sin inscripción previa de lunes a miércoles de 18.00 a 19.00 horas, siendo el punto de encuentro la sala de exposiciones del Rectorado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos