¿Dónde está la Venus de Fuengirola?

Ocho alumnos de Bachillerato del colegio San Francisco de Asís participan en un concurso internacional de historia que navega en los orígenes de la ciudad

La profesora de Historia del colegio San Francisco de Asís, Ester Ramos, y sus alumnos. /IG
La profesora de Historia del colegio San Francisco de Asís, Ester Ramos, y sus alumnos. / IG
Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

«Nuestra aventura empieza con un misterio. Un titular de un periódico local nos alerta acerca de una desaparición. Se desconoce qué ha sido de la Venus romana de Fuengirola, pieza clave del patrimonio histórico de nuestra ciudad. Vivimos en un lugar que ha sido durante las últimas décadas destino turístico de millones de personas de todo el mundo; sobre todo del norte de Europa, ese que busca sol y playa. Y nos enorgullece, desde luego, ser lugar de vacaciones de toda esta gente. Pero también sabemos que nuestra pequeña historia lo impregna todo». Así comienza el relato bajo una voz en off el proyecto 'Buscando a Venus'; una idea de la profesora de Historia del el Colegio San Francisco de Asís de Mijas-Fuengirola, Ester Ramos.

Eustory es un concurso a nivel internacional sobre historia al que se han presentado a esta edición 65 trabajos de todas partes del mundo, y que en el caso de este centro parte de una información publicada en SUR sobre la ubicación de esta pieza artística. «Mis alumnos, motivados por este reto, reciben la propuesta de encontrar a la Venus, investigar hasta las últimas consecuencias acerca de su paradero y dar una explicación razonable a su ocultación», explica Ramos a este periódico. «Ya conocíamos el concurso Eustory y nos parecía una excusa perfecta para ahondar más en nuestro patrimonio histórico local», añade.

Según la profesora, el proyecto también se plantea como una oportunidad para acercar dicho patrimonio a los alumnos. «La respuesta fue tan positiva que decidimos hacer un equipo más reducido del que se planteaba en un principio, ya que el entusiasmo por el grupo es tan grande que incluso se piensa en concursar como clase. Ante las dificultades que supone en muchos casos el trabajo con un número excesivo de personas, se les animó a componer un equipo verdaderamente comprometido con la labor, finalmente conformado en ocho miembros», relata.

Una vez tomada la decisión, Ester Ramos explica que tuvieron muy claro desde un principio el formato. Tras ver los trabajos presentados y premiados en las distintas ediciones de Eustory, decidieron trabajar en un formato «innovador» en reporterismo: el 'docusoap', un documental que antepone la realidad en todo momento a través del denominado plano-secuencia en el que no se corta nada. «Al contrario, sino que se mantiene conscientemente cualquier rasgo fresco y natural de la propia realidad», explica la docente, que también es periodista.

Así, Ramos explica que si bien es cierto que el plano-secuencia iba a ser el protagonista, en ningún momento se desdeñó el formato de entrevista. «Una vez planteado el formato, debíamos saber qué pasos dar para encontrar la información. Debido a mi experiencia profesional les indiqué las fuentes de información básicas que debían consultar», matiza. Lo primero fue encontrar toda la información acerca de la Venus de Fuengirola en hemerotecas, archivos físicos y online y en bibliotecas. «Conocer a fondo nuestra Venus y determinar sus características, teniendo en cuenta el período en el que se esculpió», añade.

Asimismo, tenían que investigar acerca de aquella época, del nombre de la ciudad en aquellos momentos, es decir, del contexto histórico. Una vez se dieron cuenta de que la Roma Antigua tenía mucho que ver en su búsqueda, decidieron incluso sacar partido a su viaje de fin de curso en la capital italiana.

Aventura «ilusionante»

Parte del trabajo que han presentado se basa en que los propios estudiantes deben explicar los procesos que han seguido y sus sensaciones. «Los primeros pasos que dimos en esta ilusionante aventura fueron las varias quedadas que planeamos para recabar toda la información que necesitábamos en torno a la cual comenzar a desarrollar el proyecto», cuentan.

Así, explican que el 'docusoap' sigue a personas en su ámbito de trabajo, y que su caso contamos cómo vivieron su búsqueda de la Venus, en Fuengirola, Roma y Florencia, grabándose a ellos mismos en sus reuniones, entrevistas y reflexiones. «Creamos una atmósfera que recogiese cada detalles de nuestra investigación, cada movimiento y cada paso a seguir para trasmitir la misma sensación que nosotros experimentamos a lo largo de este enriquecedor viaje», explican los ocho jóvenes.

Afortunadamente, el proyecto de Venus llega a un final feliz cuando encuentran la imagen. «Finalmente encontramos a nuestra Venus. Estaba protegida, embalada, lista para que la burocracia siga su curso y pueda ser expuesta un día en un nuevo Centro de Interpretación que tendrá la ciudad. Una noticia que ellos pudieron conocer en exclusiva gracias a ponerse en contacto con un arqueólogo municipal y con el propio concejal de cultura del Ayuntamiento de Fuengirola que, amablemente, fue cómplice de este proyecto», sentencia la profesora encargada del proyecto. Ahora llega el turno de los jueces, aunque nadie les va a quitar el hito haberse convertido durante unos meses en auténticos historiadores.

De la Costa del Sol a la 'Ciudad eterna' y Florencia

Aunque estaba previsto como viaje de estudios, la visita que estos alumnos realizaron a Italia les sirvió para e proyecto de 'Eustory'. «Si buscas una venus y vas de viaje de estudios a Roma, Florencia, Siena y Pisa, la lógica dice que puedes trazar un puente imaginario y conectar la investigación con Italia y todo lo que nos podía ofrecer a este respecto», cuenta la profesora, Ester Ramos. «Allí íbamos a ver de primera mano el Templo de Venus de la ciudad, el Panteón y otras venus diseminadas por distintos museos y pinacotecas, lo que daría asimismo la oportunidad a los chicos de aprender acerca de la Historia a través de la propia Historia del Arte y de los distintos estilos artísticos. Nuestra Venus era romana pero procedía de un patrón griego, que a su vez fue copiado en el siglo XVIII por maestros escultores neoclásicos», explica.

Los propios alumnos lo cuenta en el proyecto. «Tras cuatro días en la capital nos dirigimos a Florencia. Estuvimos en la Galería de la Academia, donde encontramos el David, de Miguel Ángel. Entre el gran número de piezas que ocupaban aquella sala, descubrimos dos venus para nuestro asombro, una de ellas era una réplica de la Venus de Urbino, de Tiziano, y la otra era una obra original del profesor», explican. Toda una demostración de cómo aplicar la historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos