Vecinos de Benalmádena vuelven a denunciar ruidos en Puerto Marina: «Es imposible dormir»

Los problemas por ruido en Puerto Marina comenzaron hace ya dos décadas./SUR
Los problemas por ruido en Puerto Marina comenzaron hace ya dos décadas. / SUR

El Ayuntamiento recibe más de una decena de denuncias administrativas por contaminación acústica procedente de los locales de ocio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los vecinos de Puerto Marina vuelven a estar en pie de guerra por el ruido procedente de varios establecimientos de ocio de la zona. En la última semana han interpuesto al menos una decena de denuncias administrativas en el Ayuntamiento de Benalmádena dirigidas al alcalde, Víctor Navas (PSOE), a quien exigen mayor control policial bajo advertencia de llevar el asunto a los tribunales. «Hay locales que no están cumpliendo con los horarios de cierre de sus terrazas, y otros ni siquiera tienen permiso. Es imposible dormir. Llamamos a la Policía Local y apagan la música, pero luego vuelven a conectarla», explica uno de los afectados. La situación se ha agravado en verano, cuando el recinto portuario se convierte en uno de los escasos reclamos de ocio nocturno de la localidad costera.

«No podemos conciliar el sueño, es algo que afecta a nuestra salud. Es incomprensible que un local funcione a la vez como discoteca y restaurante», lamenta otra de las vecinas que han registrado su queja en el Consistorio. Los vecinos afectados, que ya han realizado mediciones acústicas para presentarlas como pruebas en un posible procedimiento judicial, solicitan «que se solucione el problema en el plazo estipulado» y se reservan el derecho de «tomar las medidas necesarias» en caso de que el ruido persista.

Desde el Ayuntamiento alegan que las quejas por ruido se remontan a 1996 por las dificultades para alcanzar un equilibrio «entre el ocio nocturno propio de una localidad turística y el derecho al descanso de los vecinos». Fuentes municipales aseguran que en verano hay una patrulla de la Policía Local de forma permanente en Puerto Marina y reconocen haber recibido denuncias vecinales «que han sido atendidas por los agentes a través de apercibimientos y multas». Todos estos casos han sido remitidos a la asesoría jurídica municipal. «La presencia policial en la zona es constante, entre otras cosas para controlar la actividad de vehículos con licencia de VTC», detallan. Los vecinos, sin embargo, sostienen que la Policía «a veces no ha hecho nada pese a recibir llamadas en plena madrugada».

Algunos de estos locales cierran a las seis de la mañana «al tener licencia para funcionar como discotecas», explica el Consistorio.

El TSJA ya condenó al Ayuntamiento hace tres años

Los problemas por ruido no son una novedad en Puerto Marina. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ya condenó en 2015 al Ayuntamiento de Benalmádena a indemnizar a los vecinos afectados por la contaminación acústica procedente de los locales de la zona. Meses después, el Consistorio ordenó el desmantelamiento de las terrazas del puerto para ejecutar la sentencia. La resolución instaba a la Alcaldía a efectuar el control de la insonorización acordada y a instalar equipos limitadores-controladores, siempre conforme a la normativa vigente.

Las primeras quejas fueron interpuestas en 1998. Desde entonces, los vecinos presentaron partes médicos y bajas laborales para demostrar el padecimiento «de enfermedades crónicas sobrevenidas por años en los que ha sido imposible pegar ojo». Los empresarios de la zona, por su parte, denuncian «la persecución» a la que consideran que son sometidos e insinúan que tras las denuncias por ruido podría esconderse «el afán lucrativo de quienes buscan una indemnización». El asunto podría volver a los tribunales en los próximos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos