Vecinos de la Cañada de los Cardos proponen mejoras en el proyecto de saneamiento y urbanización

Vecinos de la Cañada de los Cardos proponen mejoras en el proyecto de saneamiento y urbanización
Alberto Gómez

Reclaman agilidad para iniciar las obras cuanto antes, instalar semáforos y evitar el estacionamiento ilegal en la zona, que no dispone de acerado

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Más de medio centenar de vecinos de la Cañada de los Cardos se han reunido esta semana con la concejala de Urbanismo, Maribel Tocón, para conocer el avance del proyecto de urbanización de esta zona, que ya fue presentado en diciembre por el alcalde, José Ortiz. Los asistentes a la reunión mostraron su acuerdo, con reticencias, con las propuestas presentadas por el equipo de Gobierno, que incluyen el saneamiento y el acerado, la instalación de mobiliario urbano y la reordenación del sentido de tráfico. Además, pidieron agilidad para seguir avanzando en el proyecto tras años de abandono. Tras esta consulta a los vecinos, cuyo objetivo era integrar sus sugerencias, el siguiente paso es la redacción del proyecto completo lo que llevará en torno a un mes y medio. Una vez esté listo, la concejala se comprometió a hacerles llegar una copia a los vecinos y tendrán quince días para hacer alegaciones.

«Hoy cumplimos nuestro compromiso con los vecinos de la Cañada de los Cardos de vernos por segunda vez para ahondar en el proyecto de mejora de su barrio. Estamos contando con ellos porque queremos que quede a su gusto, ya que llevan tantos años esperando lo que es de justicia para esta zona que ha estado históricamente dejada. Este equipo de Gobierno cumple su compromiso con estos vecinos y atendemos ahora esta demanda histórica de hace más de una década», explicó Tocón. El proyecto, que está valorado en 4,5 millones de euros, se acometería por fases e incluye el saneamiento, pluviales, media tensión, baja tensión, acerado (con terrazo en pizarrosa gris), pavimento, alumbrado, asfaltado y bordillo achafanado.

Los vecinos solicitaron ayer que se acometan algunas actuaciones mientras comienzan los trabajos de reurbanización que la concejala de Urbanismo se comprometió a atender: poner en funcionamiento los semáforos del cruce de entrada, adecuar la zona del restaurante la Cañada para prohibir el estacionamiento en todo su entorno y la retirada de elementos que están en la vía pública. Los vecinos aseguran sentirse «ciudadanos de segunda» y denuncian posibles focos de enfermedades por la proliferación de insectos y ratas. El estado de la carretera es otro de los constantes motivos de preocupación por parte de los residentes, ya que el recorrido se estrecha de forma significativa una vez pasado el restaurante situado a la entrada. El trasiego de camiones por la cercanía de un polvero genera situaciones de riesgo «a diario».

El PSOE, cuando estaba en la oposición, se comprometió a priorizar el proyecto de urbanización, aunque aún no hay plazos para iniciar las obras.