Torremolinos suspende el pago de horas extra por falta de presupuesto

La Policía Local tampoco cobrará las horas extra a partir de agosto. /SUR
La Policía Local tampoco cobrará las horas extra a partir de agosto. / SUR

El Ayuntamiento interrumpe estas retribuciones, de las que adeuda dos meses, pese a los refuerzos de personal que requieren algunas áreas en verano

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El Ayuntamiento de Torremolinos no pagará las horas extraordinarias de sus trabajadores a partir de agosto. Un decreto firmado por las concejalas de Administración Pública, Carmen García, y Hacienda, Maribel Tocón, establece la interrupción inmediata de estas retribuciones, incluso cuando las horas extra sean inevitables para la prestación de los servicios municipales. El alto grado de ejecución del presupuesto en materia de personal y la debilitada situación de la tesorería local explican esta medida, que ha caído como un jarro de agua fría sobre los empleados del Consistorio. Algunas áreas, como Seguridad, Cultura, Playas o Servicios Operativos, requieren refuerzos en verano, cuando la población de Torremolinos llega a cuadruplicarse por el turismo y la programación de actividades.

Desde agosto, sin embargo, estas horas extra «no serán retribuidas», según la circular oficial remitida al resto de concejales y jefes de área, donde García y Tocón reclaman, en pleno julio, «una nueva planificación de los recursos y de las horas extraordinarias y gratificaciones previstas para anularlas». En caso de que estas horas sean inevitables, el Ayuntamiento advierte de que no serán compensadas económicamente, sino con días libres. La nota informativa expone que la suspensión «pretende salvaguardar los derechos de los empleados» a la hora de cobrar sus nóminas, evidenciando las dificultades por las que atraviesa el Consistorio, incapaz ahora de pagar las horas extra a sus trabajadores.

García reconoce que «estamos en la recta final del presupuesto» asignado a Personal, por lo que «hay que apretarse el cinturón y planificar de forma más eficiente». La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato mayoritario en el Ayuntamiento de Torremolinos, denuncia que las horas extra no han sido abonadas en los dos últimos meses y recuerda que el año pasado ya se vivió una situación similar: «Por eso en enero nos reunimos con el alcalde, José Ortiz, aunque nuestro aviso de que esto ocurriría fue ignorado». Desde la CSIF acusan al Gobierno local de «no tener ni siquiera la decencia de reunir a los sindicatos para darnos una explicación». García incide en que «no tenemos por qué acordar» este tipo de medidas con los sindicatos, «pero aun así me reuniré con ellos». La concejal de Personal alega que tampoco es la primera vez que se suspenden las horas extra de los trabajadores municipales.

Los delegados sindicales se reunirán este martes para establecer un protocolo de actuación que previsiblemente comenzará con una solicitud de reunión con Ortiz. El alcalde socialista mantuvo la vara de mando en junio tras recibir los apoyos de Adelante, Por Mi Pueblo y la entonces concejala de Vox Lucía Cuín, ahora edil no adscrita. Uno de los principales retos del nuevo Ejecutivo municipal reside en la elaboración y aprobación de unos nuevos presupuestos después de que en la legislatura pasada sólo se aprobasen las cuentas de 2017, todavía prorrogadas.

La CSIF también denuncia que el Ayuntamiento no especifica qué entiende por gratificaciones. En la documentación oficial todos los complementos retributivos de la plantilla (horas extra, nocturnidades, festivos, funciones superiores, dietas o asistencias policiales a juicios, por ejemplo) figuran como «incidencias». El Gobierno ya acumuló retrasos de hasta seis meses en el pago de estos conceptos en 2018.

García explicaba entonces que hasta finales de 2017 «no existía un protocolo para solicitar y conceder las horas extra, prohibidas desde 2012 por el anterior equipo de Gobierno». El Ayuntamiento estableció en noviembre de ese año, bajo la supervisión del interventor, un sistema «para que estos conceptos fueran solicitados y asignados de forma justificada, no discrecional». La edil socialista asegura ahora que las horas extra adeudadas serán abonadas «en cuanto tengamos la consignación pertinente».