SUR Torremolinos

Torremolinos reduce su deuda hasta los 155 millones y baja el plazo medio de pago

Maribel Tocón, concejala de Economía. /SUR
Maribel Tocón, concejala de Economía. / SUR

El Ayuntamiento sigue saneando sus cuentas tras los 197 millones de euros en números rojos destapados en 2015

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZTorremolinos

Torremolinos sigue lamiéndose la herida de su abultada deuda, que en junio de 2015, según Intervención, ascendía a 197 millones de euros. Los números rojos acumulados en las cuentas del Ayuntamiento han lastrado la gestión de esta última legislatura y, según denuncian todos los grupos políticos salvo el PP, hipotecarán también los próximos mandatos. El alcalde, José Ortiz (PSOE), ha denunciado en varias ocasiones que el pago de las deudas pendientes con el Ayuntamiento de Málaga o la Seguridad Social, entre otras administraciones e instituciones, ha dejado «muerta» la tesorería municipal, sin apenas margen para inversiones. Torremolinos también mantiene deudas con varias entidades bancarias y ha tenido que ponerse al día en el pago de sentencias judiciales retrasadas, como los más de 30.000 euros abonados en enero a una exfuncionaria por las humillaciones a las que, según un juez, fue sometida por el anterior Gobierno local.

La primera teniente de alcalde y concejala de Economía y Hacienda, Maribel Tocón, ha anunciado esta mañana que el Consistorio ya ha reducido su deuda en más de 42 millones de euros esta legislatura, situándose actualmente en torno a unos 155 millones. La portavoz socialista calcula que la liquidación de las cuentas correspondientes a 2018 arrojará unos ocho millones de superávit, cantidad que hay que sumar a los 14 millones registrados en 2017. El Ayuntamiento también ha reducido su plazo de pago a proveedores, que a finales de 2014, bajo gobierno de Pedro Fernández Montes (PP), se había disparado hasta los 110 días pese a que la ley obliga a las administraciones públicas a pagar sus facturas en un período máximo de 30 días. El Consistorio ya está más cerca de cumplir con este objetivo tras haber situado el plazo por debajo de los 40 días.

Tocón destaca que esta gestión económica se ha llevado a cabo «sin pedir ni un solo euro a los bancos» y pese a haber bajado el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) casi un 25 por ciento. En 2015, poco después del cambio de gobierno, el equipo de Ortiz detectó que el Ayuntamiento había dejado de pagar las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores municipales, situación por la que el nuevo Ejecutivo local tuvo que alcanzar un acuerdo para abonar 4,5 millones de euros de los casi 70 millones adeudados a esta institución, según denunció el primer edil. De los 197 millones de euros a los que ascendía la deuda total del Consistorio en junio de 2015, 87 millones nunca habían estado reflejados en las cuentas municipales, como recoge un informe de Intervención que forzó al pleno a aprobar un plan económico y financiero para sanear la maltrecha tesorería municipal.