Torremolinos reclamará financiación especial por su afluencia turística

Ortiz, durante el pleno celebrado este jueves. /SUR
Ortiz, durante el pleno celebrado este jueves. / SUR

El pleno formaliza la adhesión a la Asociación de Municipios de Sol y Playa, que solicita más recursos para los destinos pioneros

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos ha formalizado su adhesión a la Asociación de Municipios Turísticos de Sol y Playa. Esta medida fue respaldada este jueves en el pleno por todos los grupos presentes en la corporación (PP, PSOE, Ciudadanos, Adelante Torremolinos y Por Mi Pueblo) salvo Vox, que se abstuvo. La alianza, de la que forman parte otros siete municipios españoles, tiene como objetivo la reivindicación de los recursos y la financiación necesarios para que los destinos pioneros dispongan de medios proporcionales a su población flotante, en lugar de establecerlos según su censo oficial, para gestionar los servicios públicos.

En el caso de Torremolinos, la afluencia turística provoca que cada año pasen por la localidad cerca de un millón de visitantes frente a los 68.000 habitantes que recoge el Instituto Nacional de Estadística. Junto al municipio malagueño, forman parte de esta asociación Arona, Adeje, Benidorm, Calviá, Lloret de Mar, Salou y San Bartolomé de Tirajana.

La alianza, ahora ratificada por el pleno, fue sellada en la sede de la Organización Mundial del Turismo en Madrid hace más de dos años. Ahora los alcaldes de estos destinos, que suman unas 50 millones de pernoctaciones, reclaman un nuevo sistema específico de financiación que contemple un incremento de la participación en los ingresos del Estado, además de los procedentes de las respectivas comunidades autónomas y la Comunidad Europea. La alianza pretende también aumentar la cooperación y crear mecanismos de colaboración para definir nuevas estrategias con las que encarar de forma conjunta objetivos de planificación, gestión, financiación o diseño de planes de renovación integral.

El pleno también aprobó la creación de un consejo escolar, un órgano de participación dirigido a la comunidad educativa del municipio pero donde también estará representada la administración autonómica. El consejo deberá hacer frente al descontento de más de una decena de asociaciones de madres y padres, que reclaman refuerzos en la seguridad y el mantenimiento de colegios e institutos.

Aunque las competencias en materia de educación corresponden a los gobiernos regionales, en este caso la Junta de Andalucía, los ayuntamientos son responsables de la conservación de estos centros, que todavía requieren mejoras. Este nuevo consejo, cuya constitución está prevista el 20 de noviembre, estará formado por el alcalde, José Ortiz; el concejal de Educación, José Piña, y representantes de las asociaciones de padres y madres, el profesorado, la dirección y el alumnado.

También hubo tiempo en la sesión ordinaria para informar de la última modificación presupuestaria, destinada a pagar deuda con el superávit arrojado por la liquidación del ejercicio pasado. La concejala de Economía, Maribel Tocón, incidió en que el Consistorio cumple con la estabilidad y en 2018 obtuvo 7,7 millones de euros en positivo entre gastos e ingresos. Esta cantidad, como exige la ley, debe destinarse a seguir paliando los números rojos que arrastran las arcas municipales, que en 2015 acumulaban una deuda de 197 millones de euros, ya reducida por debajo de los 150 millones. La mayor parte del superávit, unos 5,5 millones, se dedicarán a continuar saldando la deuda contraída con la Seguridad Social.

El pago progresivo de la deuda permite al Ayuntamiento realizar algunas inversiones que ahora están consensuándose antes de presentar el presupuesto de 2020. Tocón ya ha iniciado una ronda de contacto con el resto de grupos para amarrar la aprobación de las cuentas.