Margarita del Cid (PP): «Torremolinos necesita un cambio para olvidar este desgobierno»

Del Cid pretende remontar los malos resultados del 28 de abril en Torremolinos. /SUR
Del Cid pretende remontar los malos resultados del 28 de abril en Torremolinos. / SUR

La cabeza de lista del PP rompe lazos con su pasado y presenta una lista renovada casi al completo contra «el caos» de gestión del PSOE

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Fue la primera candidata que constituyó un equipo de campaña. Lleva meses preparando su asalto a la Alcaldía que desde 2015 ostenta el socialista José Ortiz. La cabeza de lista del PP, Margarita del Cid, aspira por primera vez a convertirse en la alcaldesa de Torremolinos, donde ejerce como concejala desde 1999. Ahora, con una lista renovada casi al completo, Del Cid ha roto cualquier tipo de vínculo con Pedro Fernández Montes para presentarse como gran alternativa al PSOE.

-¿Cómo lleva la campaña?

-Estamos haciendo una campaña muy intensa, con seis o siete equipos, uno por zona electoral. Tenemos actos y reuniones diarias. Por lo que veo, en Torremolinos no hay ningún otro partido que esté haciendo una campaña así de intensa. ¿Expectativas? Ni idea. Los últimos datos que tenemos son anteriores a las elecciones generales, pero las sensaciones en la calle son muy buenas. Estamos trabajando mucho y muy en serio, con una campaña puerta a puerta.

-No son extrapolables, pero los resultados de abril fueron un batacazo para el PP en Torremolinos.

-En la línea de lo que consiguió el PP en el resto de municipios, aunque no descendimos en votos respecto a las autonómicas. Hubo errores de los que todos hemos aprendido. La movilización fue muy fuerte y el mensaje del PP no caló. Nos hemos tomado muy en serio esta campaña, para que la gente piense realmente en Torremolinos el 26 de mayo.

-¿Cuál es su relación con los candidatos de Vox? Se rumorea que no es buena...

-Con Antonio Sevilla (número uno de Vox en Torremolinos) he hablado varias veces y la relación es cordial. No sé de dónde salen esos rumores. Lo conocí el 28 de abril y hemos hablado varias veces por teléfono. No lo conozco mucho, pero es una relación normal, igual que con Nicolás de Miguel (candidato de Ciudadanos en Torremolinos).

-Destaque dos o tres compromisos de su programa electoral.

-La nueva ordenanza del IBI y de la tasa de basura industrial, que es de las más caras que hay. Es la queja que más hemos recibido durante nuestras reuniones con empresarios. Es una tasa desorbitada. También destacaría el soterramiento del bulevar por la avenida de la Libertad. Es el futuro de Torremolinos. Y creo que las propuestas de mejora en la Villa Deportiva son necesarias. Usted ha seguido todas las reclamaciones que ha habido; está muy dejada y debemos ponerla al día. Y hay que complementar eso con instalaciones en barrios donde no hay nada, como La Leala. Queremos llenar el bulevar Marifé de Triana, en Costa Lago, de parques infantiles y gimnasios al aire libre. La gente también pide un plan de limpieza de choque.

-Casi no deja títere con cabeza regenerando la candidatura...

-¿Que no he dejado títere con cabeza?

-Con respecto a la lista de 2015.

-¿Le ha sorprendido?

-A mucha gente sí.

-Ya le dije que intentaría hacer la mejor lista. Me he dejado guiar por la que tengo la certeza de que es la mejor candidatura posible. La acogida de la lista está siendo increíble.

-Ha dejado fuera a la mayor parte de los concejales. ¿Piensa contar con alguno como posible cargo de confianza?

-He hablado con todos. Hay gente que tiene proyectos. Todos tienen sus circunstancias familiares. Les he dicho que presento un equipo nuevo, pero que para mí son muy importantes. No puedo hablar aún de cargos de confianza, pero por supuesto que quiero tenerlos cerca, siempre a mi lado.

-Hay mucha incertidumbre en torno a los resultados del 26 de mayo. Lo único que parece claro es que habrá que pactar. ¿Cuáles son sus preferencias?

-Aspiro a ganar y gobernar, y con la mayoría más amplia posible, pero primero tienen que hablar los torremolinenses. El otro día, José Piña (candidato de Adelante Torremolinos, coalición entre Podemos e IU) dijo que jamás pactaría con el PP. Lo único que sé es que haré pública cada reunión que tenga. Creo que es una labor de transparencia necesaria.

-¿Qué le parecen los programas de los demás partidos?

-Bueno, el programa que tengo de Ciudadanos es un folio de diez puntos. He leído los programas del PSOE, Podemos y Por Mi Pueblo. El PSOE parece que ha cortado y pegado el programa de 2015, porque hay cosas que ni siquiera han empezado...

-¿Como cuáles?

-La Cañada de los Cardos, las instalaciones de los barrios, las políticas de juventud... Han incluido las carencias que hemos ido denunciando desde la oposición, pero por lo demás es un calco del programa que ya presentaron hace cuatro años.

-¿Ha hablado durante estas semanas con Pedro Fernández Montes o con la candidata de Por Mi Pueblo, Avelina González?

-No.

-¿Y piensa reunirse con ellos, si obtienen representación municipal?

-Nunca he hecho cordones sanitarios a nadie. Jamás. No es mi forma de ser.

-Pero en este caso le han acusado de cosas bastante graves...

-Sí, pero no sé con quiénes piensan pactar, en caso de tener representación. Estoy abierta a hablar con todo el mundo. Otra cosa es con quién esté dispuesta a pactar.

-¿Cree que les puede pasar factura la fragmentación del voto, como ocurrió en abril?

-Es una amenaza, sin duda. Para mí es muy importante que la gente piense en Torremolinos cuando vote y que compare programas. Que reconozca a los miembros de la candidatura y los sientan como gente a la que le importa este municipio.

-¿Hay alguna medida que considere urgente?

-Hay que elaborar un presupuesto. Son muchas demandas ciudadanas las que hay que atender y hacen falta ordenanzas urbanísticas por la inminente aprobación del Plan General de Ordenación Urbana. Las licencias de obras están paralizadas. Hay un caos de gestión. Urbanismo prácticamente no funciona. También es necesario un plan de embellecimiento, para que la gente se vaya con una buena imagen de Torremolinos.

-Previsiblemente, a Torremolinos le espera una legislatura dulce por la aprobación del PGOU, que desbloqueará varios proyectos importantes hasta ahora paralizados. ¿Aumenta eso sus ganas de ser alcaldesa?

-Lo que me da ganas de ser alcaldesa de Torremolinos es ver que necesita un cambio, gestión y trabajo. Hay que olvidarse de este desgobierno. Quedan muchas cosas buenas por venir, pero deben ser fruto de mucho esfuerzo, esfuerzo que puede ofrecer el grupo del PP.

-¿Ha restablecido ya su relación con el alcalde?

-El otro día visitamos el Hospital Marítimo y le presenté al consejero de Salud. Ante todo soy una persona educada. Nunca hay que perder las formas, aunque él las haya perdido conmigo. Soy una persona educada. Lo he aprendido de mis padres.

-Haga un pronóstico: ¿cuántos concejales obtendrá el PP el 26 de mayo?

-Esperemos tener una mayoría amplia.