Los sindicatos advierten de que la suspensión de las horas extra «repercutirá» en los servicios públicos

Los sindicatos alertan de que la medida afectará en materia de seguridad y limpieza. /SUR
Los sindicatos alertan de que la medida afectará en materia de seguridad y limpieza. / SUR

El alcalde estimaba el año pasado en 6.000 las horas extra necesarias en materia de seguridad en verano, cuando Torremolinos recibe a medio millón de turistas

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La mala planificación presupuestaria del Ayuntamiento de Torremolinos sigue coleando. Los refuerzos habituales en áreas como Cultura, Playas o Servicios Operativos durante el verano serán interrumpidos en agosto por el alto grado de ejecución de los fondos destinados al gasto anual en materia de personal. Un decreto aprobado por el Gobierno local, formado por el PSOE y Adelante, suspende el pago de las horas extraordinarias a partir de ahora, una decisión que coincide con el punto más alto de afluencia turística. La decisión forzó la convocatoria este martes de un pleno de la Junta de Personal y el Comité de Empresa, una sesión donde los delegados sindicales acordaron solicitar una reunión urgente, en un plazo máximo de cinco días, con el alcalde, José Ortiz, y las concejalas de Personal, Carmen García, y Hacienda, Maribel Tocón.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) acusa al Ejecutivo municipal de «querer cargar su mala gestión sobre los trabajadores» y matiza algunos puntos de la circular firmada por García y Tocón, que advierten de que, en caso de que las horas extra sean inevitables, el Ayuntamiento las compensará con días libres, pero en ningún caso de forma económica. El sindicato, sin embargo, recuerda que el artículo 8 del convenio, que tiene rango de norma, refleja que los trabajadores «tendrán la opción de elegir el pago de las horas extra en horas libres o en metálico». El secretario de la sección sindical de la CSIF en el Ayuntamiento, Sergio Sánchez, sostiene que los empleados municipales «se encuentran cada vez menos motivados por el nivel de exigencia y el aumento del volumen de trabajo, sumado a los pluses otorgados de forma arbitraria en algunos casos».

El sindicato denuncia que las bajas y jubilaciones no se han repuesto en los últimos años y lamenta que esta nueva medida ahonde en los recortes aprobados por el Consistorio en la última década, como la merma del ocho por ciento del sueldo entre 2010 y 2012, cuando gobernaba el PP, o la eliminación de la paga extra de Navidad. La suspensión de las horas extraordinarias, consideran desde la CSIF, «repercutirá en la calidad» de los servicios municipales «y en la seguridad de los ciudadanos», debido a que también afecta a la plantilla de Bomberos y Policía Local. La medida se aplicará además, según fuentes consultadas, a las empresas municipales, entre las que se encuentra Litosa, sociedad encargada de la limpieza, pese a las críticas generalizadas en los últimos años por el estado de la ciudad.

En mayo de 2018, el alcalde estimaba en 6.000 las horas extra necesarias, entre efectivos municipales y policías locales, para garantizar la seguridad «durante los cuatro meses en los que tendremos más de 500.000 turistas y 2,5 millones de pernoctaciones». Desde agosto este refuerzo dejará de prestarse. «Tenemos claro que el motivo para interrumpir o suspender las horas extra y las gratificaciones es una gran irresponsabilidad, puesto que tendrá repercusión en la calidad de los servicios», explican desde la CSIF, que también critica los recientes retrasos en el cobro de las nóminas y las horas extra adeudadas a los trabajadores, que en algunos casos se remontan más de un año atrás.

La medida está tomada, explican desde el Ayuntamiento, por los problemas de liquidez de la tesorería municipal. Las cuentas consistoriales arrastran una deuda cercana a los 170 millones de euros y el Gobierno no consigue aprobar su presupuesto desde 2017, una situación que obliga a prorrogar las cuentas cada ejercicio.