Roban en una iglesia de Torremolinos y se comen un paquete de palmeras dentro

Los ladrones revolvieron la sacristía y las dependencias de Cáritas./ SUR
Los ladrones revolvieron la sacristía y las dependencias de Cáritas. / SUR

Los ladrones, que accedieron desde una reja baja, se llevaron 60 euros de la catequesis y un ordenador portátil, aunque no pudieron entrar al templo como pretendían

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La Iglesia de El Pinillo, en Torremolinos, amaneció revuelta ayer. La Policía Nacional investiga un robo en la sacristía y las dependencias de Cáritas. Los ladrones accedieron al sótano, donde están los salones parroquiales, desde una reja baja. Una vez allí, reventaron el marco de la puerta de la sacristía, de donde se llevaron dos sobres de catequesis con unos 60 euros, según explica Fidel García, párroco de la iglesia desde hace más de dos años. Encontraron un juego de llaves e intentaron acceder al templo sin éxito, pero pudieron abrir el despacho de Cáritas, donde sustrajeron un ordenador portátil. Dejaron las bolsas de alimentos donados, pero abrieron un paquete de palmeras de chocolate que se comieron allí mismo, dejando las migas y el envoltorio.

El sacerdote sospecha que los ladrones permanecieron más tiempo del que preveían al probar todas las llaves que encontraron en la sacristía para tratar de acceder al templo, algo que finalmente no consiguieron. Agentes de la Policía Científica acudieron ayer hasta la iglesia. Las primeras sospechas apuntan a que los ladrones sólo buscaban dinero. Dejaron el micrófono inalámbrico y otros objetos, aunque revolvieron cajones y armarios en busca de un botín que no encontraron. «No tenemos caja fuerte. En las iglesias nunca hay dinero porque enseguida se lleva al banco», detalla el sacerdote, que recuerda que esta misma parroquia ya fue objeto de un robo hace seis años.

García planea ahora instalar puertas metálicas, como la que hay en el templo, para la sacristía y Cáritas. Desde el PP, en la oposición, han reclamado mayor seguridad en la zona.