Renfe anuncia el inicio «inminente» de las obras de la estación de trenes

La empresa estatal invertirá más de siete millones para cumplir la ley de accesibilidad tras una década de promesas políticas incumplidas

ALBERTO GÓMEZ.

La esperada remodelación de la estación de trenes de la plaza de La Nogalera, en Torremolinos, zarandeada en la última década por un carrusel de compromisos políticos incumplidos y enfrentamientos entre PP y PSOE, está cada vez más cerca. Así lo ha confirmado esta semana el presidente de Renfe, Isaías Taboas, durante una reunión con el alcalde de la localidad costera, José Ortiz, a quien ha trasladado que las obras comenzarán de forma «inminente». El proceso de licitación, al que se presentaron más de una veintena de empresas, está «próximo a concluir», de modo que los trabajos, presupuestados con 7,5 millones de euros, se adjudicarán en las próximas semanas.

Las obras permitirán crear un itinerario accesible que comunique el nivel de la calle con el vestíbulo, el paso inferior y la zona de andenes. Para facilitar el tránsito entre los distintos niveles se instalarán ascensores y se actuará también en los andenes con el recrecido de los mismos y la instalación de señales luminosas y baldosas podotáctiles. Las instalaciones actuales de la estación se renovarán, especialmente las eléctricas, y se mejorará la distribución interior del vestíbulo. Todas estas actuaciones contempladas se llevarán a cabo durante 18 meses desde la adjudicación. Las mejoras acabarán con el incumplimiento normativo que arrastra la estación desde la aprobación de la ley de accesibilidad.

Las obras solucionarán el histórico problema de accesibilidad que arrastra la estación, una de las más utilizadas de la provincia, con una media superior a los 6.000 pasajeros al día. La estación, perteneciente a la línea de Cercanías que une Málaga y Fuengirola, carece de ascensor. La escalera mecánica, a menudo fuera de funcionamiento, está operativa únicamente en sentido ascendente, una situación con frecuencia insalvable para discapacitados, personas mayores, usuarios con carritos de bebé o turistas cargados de maletas. La remodelación de la estación ha servido durante años como arma arrojadiza entre PP y PSOE en función de qué partido gobernara. El asunto provocó la constitución de una plataforma formada por más de una treintena de colectivos, entre asociaciones, sindicatos y partidos políticos, para reclamar el inicio de las obras, en concreto la instalación de un ascensor.

Renfe, empresa estatal dependiente del Ministerio de Fomento, anunció hace casi un año que su consejo de administración había aprobado la licitación de las obras para la reforma integral de la estación. El presupuesto, superior a los siete millones de euros, supone una de las mayores inversiones públicas realizadas en Torremolinos en las últimas décadas. El anuncio apareció el año pasado en el Boletín Oficial del Estado y las empresas interesadas, en total 23, presentaron sus ofertas hasta abril.

La plataforma que reclama la remodelación de la estación está liderada por la presidenta de la Asociación Síndrome de Turner, Trinidad Rico, en silla de ruedas: «Tenemos que bajarnos en La Colina o en Montemar Alto, y llevamos años escuchando promesas que nunca se cumplen». Entre los colectivos adheridos figuran otras asociaciones como Mercader (en ayuda a pacientes de ictus) o Adiscul (discapacidad).