Sur Torremolinos

El PSOE sostiene ahora que no puso protección a Fernández Montes

Ortiz y Fernández Montes hace cuatro años/
Ortiz y Fernández Montes hace cuatro años

El gobierno municipal admite que se vigiló «la zona cercana» de la residencia del exregidor, pero niega que se practicara contravigilancia

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La sesión de investidura de José Ortiz (PSOE) como alcalde de Torremolinos sigue estando de actualidad; en este caso debido a la protección policial prestada al exregidor, Pedro Fernández Montes, al conocerse que el voto de su edil impediría a Margarita del Cid (PP) hacerse con el bastón de mando.

Tal como publicó SUR el pasado 25 de junio, un informe del jefe de la Policía Local detallaba que este servicio de protección estuvo motivado «por el riesgo y peligro por el que pasaba» Fernández Montes «ante los numerosos insultos, amenazas y coacciones» que había recibido por su decisión. El mismo documento, sin embargo, revelaba que «no existe expediente administrativo previo ni atestado policial por no haberse producido incidente alguno».

Además, fuentes policiales consultadas por este periódico confirmaron que había una orden verbal para prestar contravigilancia a Fernández Montes, un servicio que suele autorizarse para velar por la seguridad de altos cargos y consistente en comprobar que nadie sigue a la persona protegida. Las mismas fuentes explicaban que estos trabajos, «poco o nada habituales, sobre todo sin orden judicial», fueron realizados por agentes de paisano que debían relevarse al finalizar cada turno.

Sin embargo, y ante la insistencia del PP en conocer todos los detalles de esta contravigilancia (como el número de efectivos que se autorizaron), desde el gobierno municipal rechazan ahora que dicha protección se llevara a cabo.

En una respuesta a la viceportavoz, Marta Huete; el edil de Seguridad, Antonio Ruiz, sostiene que no ha existido «asignación de protección y escolta» a Fernández Montes en ningún momento; una afirmación que no coincide con lo expuesto en el informe de la Polícia Local del mes de junio.

Consultados por esta cuestión, fuentes municipales matizan que «lo único» que hizo la policía fue vigilar «la zona» cercana a la residencia del exregidor, pero que en ningún caso se prestó un servicio de contravigilancia.

Desde el PP insistieron ayer en que el edil de Seguridad no ha respondido a las principales cuestiones, como en qué consistieron esas diligencias preventivas; cuántos componentes de la Unidad Lima han llevado a cabo dichas diligencias; la hoja de servicio de los policías entre el 14 de junio y el 18 del mismo mes; y el nombre de los jefes de servicio de dicha fecha. «Es cuanto menos llamativo teniendo en cuenta que Fernández Montes, sin ostentar ya ningún cargo público, haya podido disponer de una escolta o vigilancia sin motivación previa», criticaron.