La Policía advirtió a la concejala de Cultura de que no podía retirar su coche sin pagar la tasa de grúa

Blanes, en una imagen de archivo. /SUR
Blanes, en una imagen de archivo. / SUR

Un informe revela que un agente informó a Blanes de que carecía de autorización para permitirle abandonar el depósito municipal sin abonar la multa, a lo que la edil socialista respondió: «No es mi problema»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Continúa coleando la polémica por la multa puesta a la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Torremolinos, Aída Blanes, que sacó su vehículo del depósito de la grúa municipal sin pagar la tasa. Un informe de la Policía Local, al que este periódico ha tenido acceso, revela que la edil socialista aparcó en una zona reservada para los agentes y la Guardia Civil la noche del 9 de marzo para entregar un premio en el Carnaval LGTBI que se celebraba en la plaza de La Nogalera. La Policía retiró su coche junto a otros dos. Cuando Blanes llegó, en torno a las tres de la mañana, llamó a la Policía Local. El agente que atendió la llamada localizó a los compañeros que habían intervenido en la retirada, quienes explicaron que el vehículo carecía de acreditación o autorización oficial.

Según el informe, Blanes se dirigió a los agentes para decirles que «no son formas de actuar», refiriéndose también a que el vehículo había sido incluido en un listado de coches autorizados por Tráfico, algo que «deberían haber comprobado» antes de retirarlo: «Vengo de tres eventos y de tomar algo y no puedo encontrarme ahora con que el coche no está». La concejala de Cultura fue trasladada al depósito municipal en un coche policial. El agente le informó de que no podía entregarle el vehículo sin pagar la tasa de grúa, a lo que Blanes respondió que ése no era su problema y que hablaría con el jefe de la Policía Local. La concejala socialista se subió a su coche para abandonar el parking donde se encuentra el depósito y el agente solicitó al operario que abriese la barrera.

El informe aclara que en los tablones de órdenes, notas y circulares «no existe listado alguno de vehículos con autorización municipal». Al día siguiente, después de hablar con el jefe de la Policía Local, Blanes se acercó hasta el depósito para pagar la tasa de grúa y días después abonó también la cuantía de la multa.

El caso, en plena precampaña electoral, ha provocado un nuevo enfrentamiento entre el PSOE, que gobierna en minoría, y el PP, en la oposición. Los populares acusan a Blanes de utilizar un coche policial «como taxi» y de incumplir la ordenanza que obliga a pagar la tasa de grúa antes de retirar el vehículo del depósito municipal, además de haber denunciado los hechos «por abuso de funciones públicas» y presuntos delitos de impedimento de derechos cívicos, en relación al acceso a la documentación solicitada por el grupo municipal del PP, y encubrimiento personal. Blanes, por su parte, achaca lo sucedido «a un malentendido» y considera que los populares están utilizando la polémica «como cortina de humo» para ocultar las acusaciones del exalcalde, Pedro Fernández Montes, que la semana pasada anunció su baja del PP entre críticas a la actual candidata, Margarita del Cid.