La oposición deja en el aire la aprobación del convenio para un nuevo hotel

Recreación de una de las dos plazas públicas que permitirá habilitar el proyecto. /SUR
Recreación de una de las dos plazas públicas que permitirá habilitar el proyecto. / SUR

El PSOE convocó in extremis una rueda de prensa sin informar al resto de partidos el último día que el calendario electoral permitía celebrar actos de propaganda institucional

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El megaproyecto presentado la semana pasada en el Ayuntamiento de Torremolinos para construir un hotel y dos plazas públicas podría quedar reducido a papel mojado. La oposición no descarta tumbar el convenio firmado entre el Consistorio y la promotora Valdechoque, protocolo que conocieron a través de la prensa. El PSOE, que gobierna en minoría, no advirtió a sus socios de investidura (Ciudadanos, Costa del Sol Sí Puede e Izquierda Unida) ni al PP de que anunciaría un proyecto que, de ejecutarse, cambiará la fisionomía del centro de la localidad. Los socialistas organizaron in extremis una rueda de prensa con los constructores y el alcalde, José Ortiz, convocada el 4 de marzo, último día que el calendario electoral permitía celebrar actos de propaganda institucional.

La empresa aún no ha presentado el estudio de detalle ni cuenta con las licencias necesarias para ejecutar el proyecto. El portavoz de Izquierda Unida, David Tejeiro, asegura que ni siquiera la operación de compra de los terrenos está cerrada: «El PSOE ha utilizado la institución con fines electoralistas, como denunciaba antes, cuando lo hacía el PP. Es una vergüenza». También Rafael Herrero, concejal de Costa del Sol Sí Puede (CSSP), critica la precipitación del Gobierno local: «Es una decisión que tiene demasiados claroscuros y tufo a pelotazo urbanístico. No hay informe por parte de Medio Ambiente ni de los servicios jurídicos, y tampoco la secretaria municipal ha firmado el convenio». El partido instrumental de Podemos también ha revelado que la empresa matriz de Valdechoque «se encuentra en fase de liquidación desde 2015 en el Juzgado de lo Mercantil de Madrid», situación por la que no descartan «tomar las medidas legales necesarias».

La portavoz del PP, Margarita del Cid, sostiene que el convenio «no es más que una mera declaración de intenciones» y avisa de que su grupo municipal aún no ha recibido el expediente: «Por el bien de Torremolinos, esperamos que no sea una venta de humo. Es un proyecto de mucho calado que rompe la estética actual y hay que tener las cosas muy claras, pero no nos han facilitado la información necesaria para posicionarnos». La concejala Ángeles Vergara, de Ciudadanos, también se ha mostrado indignada por la falta de información ofrecida a la oposición: «No conocemos el coste del proyecto ni en qué consiste. No hemos enterado por un artículo de prensa». El portavoz naranja, Ignacio Rivas, considera en cambio que la firma del convenio supone «una grata noticia» para Torremolinos al suponer «la recuperación de patrimonio a coste cero, la creación de empleo y de plazas hoteleras y peatonales»

Diversas asociaciones que defienden el respeto a los espacios públicos han puesto el grito en el cielo por la presentación del proyecto. Torremolinos Chic, que desde hace años difunde el patrimonio municipal, critica que el hotel «triplique la altura de los edificios cercanos, incluidos la plaza de la Iglesia de San Miguel, la Torre de Pimentel y las viviendas de calle Santos Arcángeles», además de recordar que tanto el Molino de la Bóveda como el ficus centenario de la zona están protegidos: «La empresa no puede tocarlos, por lo que deshacerse de ellos no es ningún regalo a la ciudad». También mantienen que el estado actual de la zona, abandonada y repleta de basura, «ha sido provocado para aplaudir este feroz proyecto especulativo».

Valdechoque prevé construir un hotel con más de 200 habitaciones que gestionará un operador externo, con varias cadenas hoteleras interesadas ya en el futuro establecimiento, según adelantan desde el Ayuntamiento. El convenio alcanzado entre la empresa y el Consistorio contempla la cesión de terrenos a la administración local para habilitar dos plazas públicas en el entorno del cementerio. A cambio, el Ejecutivo presidido por Ortiz se compromete a tramitar el estudio de detalle. Ortiz promocionó el proyecto alegando que se trata de un ejemplo de colaboración público-privada que permite la recuperación a coste cero del Molino de la Bóveda, que la constructora prevé rehabilitar. La inversión total superará los 40 millones de euros, según detalló la promotora.