Las obras para reformar la plaza de La Nogalera comenzarán en octubre

Imagen de la reunión de este martes en el Ayuntamiento. /SUR
Imagen de la reunión de este martes en el Ayuntamiento. / SUR

El presupuesto asciende a 4,5 millones de los siete licitados inicialmente y los trabajos se prolongarán durante 18 meses

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las obras para reformar la estación de trenes de la plaza de La Nogalera, en Torremolinos, comenzarán en octubre. Así lo ha confirmado este martes el alcalde, José Ortiz, durante una reunión con representantes de la empresa Vías y Construcciones, adjudicataria de los trabajos, y asociaciones de afectados. Al encuentro también han acudido técnicos municipales y de Renfe, la sociedad estatal que invertirá más de cuatro millones de euros en el proyecto para cumplir así con la ley en materia de accesibilidad. La primera fase, consistente en actuaciones previas que empezarán en unas semanas, tendrá lugar en la rotonda de los Caballitos y afectará al tráfico pero no a la actividad de la plaza, donde las obras se retrasarán hasta pasada la Feria de San Miguel, en septiembre, con el objetivo de minimizar los perjuicios al tejido comercial de La Nogalera.

Los trabajos se prolongarán durante 18 meses. «Intentaremos que el impacto sea el menor posible, pero hay que tener en cuenta que se trata de una estación muy antigua con peculiaridades que complican las obras», ha explicado el primer edil. La concejala de Urbanismo, Maribel Tocón, ha confirmado que la reforma no interrumpirá el servicio de Renfe «ni en tiempo ni en frecuencia», manteniendo sus trenes cada veinte minutos. El 9 de abril habrá una nueva reunión con la empresa mixta Aguas de Torremolinos, representantes de las delegaciones municipales, vecinos y comerciantes afectados para abordar la posibilidad de habilitar «ubicaciones alternativas» durante las obras y estudiar «posibles compensaciones» a los empresarios que tengan que cerrar sus locales.

El presupuesto de adjudicación, sin IVA, asciende a 4,5 millones de euros de los más de siete millones licitados inicialmente. Las obras permitirán crear un itinerario accesible que comunique el nivel de la calle con el vestíbulo, el paso inferior y la zona de andenes. Entre otras actuaciones, y para facilitar el tránsito entre los distintos niveles, se instalarán ascensores, se recrecerán andenes y se dotará al edificio con señales luminosas y baldosas podotáctiles. Todas las instalaciones actuales de la estación se renovarán, especialmente las eléctricas, y se mejorará la distribución interior del vestíbulo.

Durante el último año, 1,1 millones de personas accedieron a los servicios de Cercanías desde las instalaciones de esta estación, una de las más antiguas de la Costa del Sol pese a ser una de las más utilizadas. Las obras solucionarán su histórico problema de accesibilidad. La estación carece de ascensor y la escalera mecánica, a menudo fuera de funcionamiento, está operativa únicamente en sentido ascendente, una situación con frecuencia insalvable para discapacitados, personas mayores, usuarios con carritos de bebé o turistas cargados de maletas.