Una narcolancha irrumpe en la playa del Bajondillo de Torremolinos

Narcolancha en la orilla de la playa de Bajondillo. / SUR

La embarcación ha entrado a toda velocidad en la costa, tras lo que varias personas se han bajado y han salido corriendo

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Cuando la playa del Bajondillo, ubicada en pleno corazón de Torremolinos, empezaba a despertar, una narcolancha ha roto la tranquilidad de la mañana y ha provocado una gran alarma entre las pocas personas que se encontraban en la zona. Vecinos y turistas se han llevado un gran susto cuando la planeadora ha irrumpido a toda velocidad en la costa y ha quedado encallada en la arena.

Todo ha ocurrido sobre las 09.45 horas de este viernes. Los negocios de playa comenzaban a subir sus persianas y algunos vecinos paseaban con sus perros por el paseo cuando la embarcación ha encarado el litoral a toda velocidad. Según han relatado varios testigos del suceso, los tripulantes han levantado en el último momento los motores y han conseguido que la narcolancha se adentrase unos metros en la playa.

Tras ello, las siete u ocho personas que navegaban en la narcolancha han saltado a tierra. Las fuentes consultadas por este periódico han indicado que ha comenzado entonces su huida para no ser atrapados.

Algunos no han llegado muy lejos. Los avisos a las autoridades han sido inmediatos, por lo que los agentes han iniciado un despliegue para dar con los sospechosos. Poco después, tres hombres eran detenidos por efectivos de la Policía Local y Nacional, según han informado las fuentes consultadas, quienes han precisado que están acusados de un supuesto delito de contrabando.

El dispositivo también se ha establecido de forma paralela en la playa del Bajondillo. Numerosos agentes de Policía Local y Nacional y de la Guardia Civil han acudido a la zona. Han inspeccionado la embarcación, equipada con tres motores fueraborda de 350 caballos de potencia cada uno, que tienen un valor de unos 35.000 euros por unidad.

Se trata de una embarcación con una gran potencia como la que los narcotraficantes usan para alijar en las playas. De hecho, una de las hipótesis que se barajan sobre lo ocurrido es que las personas que iban en la embarcación han intentado descargar hachís en la costa de Algeciras unas horas antes.

SUR

Las fuentes consultadas por este periódico han explicado que, tras no haber logrado su objetivo, han llegado navegando hasta el litoral de Torremolinos donde se habrían quedado sin gasolina –solo uno de los motores tenía un poco de combustible– e irrumpido en la playa costasoleña. Sin embargo, la narcolancha no llevaba ningún tipo de sustancia estupefaciente, que podría haber sido arrojada al mar o depositada en un barco nodriza.

Son aspectos que tendrá que dilucidar la investigación que ha abierto la Policía Nacional sobre lo ocurrido. Lo que sí está claro es que se trata de una embarcación que no se puede utilizar. Hay que recordar que, en julio de 2018, el Gobierno aprobó una medida para prohibir el uso privado de las embarcaciones neumáticas y semirrígidas de alta velocidad, las denominadas narcolanchas, lo que permite desde entonces su decomiso aunque no lleven droga cuando sean detectadas.