La Junta reconoce el casco histórico de Torremolinos como Centro Comercial Abierto

Representantes empresariales, junto al alcalde y la delegada de Empleo. /SUR
Representantes empresariales, junto al alcalde y la delegada de Empleo. / SUR

Más de 200 empresas distribuidas en 19 calles, con enclaves míticos como San Miguel o La Nogalera, podrán beneficiarse del acceso a subvenciones para la regeneración comercial

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos cuenta desde abril con un Centro Comercial Abierto (CCA), la fórmula de organización empresarial reconocida por la Junta de Andalucía en áreas urbanas delimitadas con tradición comercial y una imagen y estrategia propias. Esta distinción permite el acceso a subvenciones a los empresarios de la zona, pero también a las asociaciones y los ayuntamientos. La iniciativa, denominada Torremolinos Abierto, ha sido impulsada por la Asociación de Comerciantes y Empresarios (ACET). Su presidente, Juan Vallejo, reconoce que la peatonalización del centro y la rehabilitación de la Casa María Barrabino y, mucho antes, de la Casa de los Navajas, además de la creación de aparcamientos públicos subterráneos, han resultado fundamentales para que el Gobierno autonómico dé luz verde a este reconocimiento.

El proyecto fue presentado este lunes en el Hotel Cervantes con la presencia del alcalde, José Ortiz, y la delegada de Empleo de la Junta de Andalucía en Málaga, Carmen Sánchez, además del presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Jerónimo Pérez Casero, y el vicepresidente de esta entidad, Sergio Cubero. «Han sido 19 años de dedicación en los que la ACET ha ido sumando puntos para alcanzar este reconocimiento, que englobará los establecimientos comerciales del centro del municipio. Desde el famoso libro azul, donde en 2001 se reclamaba la distinción como Centro Comercial Abierto para Torremolinos, hasta la inauguración del nuevo centro peatonal, la asociación lleva pidiendo casi dos décadas un nombramiento que ya es una realidad», sostiene Vallejo.

Carmen Sánchez detalla que la Junta ha otorgado el reconocimiento «para que los empresarios de Torremolinos puedan contribuir a la modernización de los espacios comerciales tradicionales». El nuevo Centro Comercial Abierto engloba 232 establecimientos distribuidos en 19 calles, desde la Cuesta del Tajo hasta la avenida de Los Manantiales, con enclaves míticos como la plaza de La Nogalera, calle San Miguel, la plaza Costa del Sol, la calle María Barrabino o la plaza Picasso.

«Los comercios son un elemento clave para conservar espacios urbanos, una garantía contra la desertización de la ciudad y contra su deterioro social y urbanístico, un factor clave para la mejora de la competitividad de las pequeñas y medianas empresas, el producto de un sistema de distribución comercial eficiente y un instrumento de oportunidad para la transformación de la ciudad», recuerda la delegada de Empleo. Los comerciantes de la zona podrán beneficiarse de los proyectos que se desarrollarán, que incluyen campañas de promoción, planes de revitalización comercial y adecuación de infraestructuras, como el acondicionamiento de la plaza Costa del Sol y sus calles aledañas con señalización comercial, elementos identificativos, mobiliario y mejor accesibilidad.

El alcalde de Torremolinos vaticina que «si queremos conseguir la regeneración y dinamización del centro histórico de Torremolinos, con este Centro Comercial Abierto damos un paso fundamental». También Jerónimo Pérez reconoce «el esfuerzo y el mérito» de los empresarios locales, a quienes ha trasladado «el apoyo de la Cámara de Comercio de Málaga, porque creo que tenemos un buen programa de ayuda a los Centros Comerciales Urbanos de los que este centro se podrá beneficiar».