Ignacio Rivas, portavoz de Cs: «Nunca seré alcalde de Torremolinos»

Rivas, en la sede que Ciudadanos tiene en el Ayuntamiento de Torremolinos. /A. G.
Rivas, en la sede que Ciudadanos tiene en el Ayuntamiento de Torremolinos. / A. G.

El concejal naranja considera que el municipio «aún no ha valorado lo suficiente» el papel de su partido en el cambio de Gobierno tras 20 años de mayorías absolutas del PP y acusa a Ortiz de «vender agua en Loja»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Obtuvo su acta de concejal tras un segundo recuento en las elecciones de mayo de 2015, pero Ignacio Rivas ya es portavoz de Ciudadanos en Torremolinos. La renuncia de Ángeles Vergara hace dos años y la reciente dimisión de Antonio Linde han situado a Rivas al frente de su grupo municipal, con sólo dos ediles de los cuatro que iniciaron la legislatura.

–¿Cómo se enfrenta a su nuevo cargo como portavoz de Ciudadanos?

–Significará mucho más trabajo, pero estoy contento.

–Pasa al primer plano después de tres años y medio.

–Estoy acostumbrado a trabajar por Torremolinos e involucrarme.

–Empezaron con cuatro concejales. Ahora son dos y están medio peleados. ¿Les ha salido rana la mitad de la lista?

–Bueno, se han dado circunstancias que pueden darse en cualquier partido. Lo llamativo es que haya personas que se queden con el acta. A un concejal (Juan Machío) lo expulsaron por incumplir los estatutos y, en este segundo caso, el acta que deja Antonio Linde le correspondería a Belén García, pero lleva un hotel y le resulta incompatible. El siguiente en la lista es Benjamín Montero, que abandonó Ciudadanos por discrepancias con las personas que dirigían el partido en Torremolinos, así que ha solicitado tener la consideración de concejal no adscrito.

–Lo ha solicitado porque Ciudadanos no acepta su exigencia de ir como número cuatro en la lista de mayo.

–Bueno, el concejal que dejó su acta (Linde) sólo cobraba por plenos y comisiones. Su sustituto tendría que asumir las mismas condiciones económicas. Supongo que Benjamín Montero considera que puede pedir otro régimen que le beneficie más.

–¿Está diciendo que el PSOE ha comprado a Montero?

–No, nunca hablaría en ese sentido. De mi boca jamás va a salir que hay una compra de voluntades, pero al PSOE le interesa que este señor sea concejal no adscrito. Así tiene otro posible voto en los plenos.

–Pero en Torremolinos cobran todos los concejales que lo solicitan, con independencia de sus funciones. Quien no cobra es por incompatibilidad o porque así lo ha pedido por razones personales. ¿Es algo que tiene que cambiar?

–Pero eso se gestiona a instancias de los grupos municipales. Nunca un concejal se dirige al alcalde para pedir una dedicación exclusiva o parcial.

–No me interesa tanto el protocolo como que al final todos acaban cobrando. ¿Está de acuerdo?

–Hay propuestas dirigidas a que tengan dedicación exclusiva sólo los portavoces. Yo lo veo bien.

–¿Y que el resto de concejales cobren sólo por comisiones y plenos?

–También existe la dedicación parcial...

–Ése es precisamente el truco al que se aferra el Ayuntamiento para que todos cobren.

–Yo no soy el alcalde.

–Pero si lo fuera, ¿mantendría ese sistema?

–Bueno, yo es que nunca voy a ser alcalde de este pueblo.

–¿Por qué lo dice?

–Es lo que creo, porque el alcalde será quien vaya encabezando la lista.

–¿Ya le han comunicado que no será usted el cabeza de lista?

–No, ni a mí ni a nadie. No estamos todavía en esa tesitura.

–¿Le consta que Ciudadanos ya tiene un fichaje para Torremolinos?

–Hay rumores. Se ha hablado de Juan Vallejo, presidente de la Asociación de Comerciantes, y de Marta Huete. También de un afiliado que lleva unos meses viviendo aquí... Tantos rumores hay...

–¿Le decepciona que no haya sonado su nombre?

–No, porque considero que la persona que lidere la candidatura tiene que estar muy preparada e involucrada y tener un gran y reconocido prestigio.

–Entiendo que usted no cree que reúna esos requisitos.

–No, pero considero que hay personas mucho más preparadas que yo. Por ejemplo, en inglés me defiendo pero no sé idiomas.

–Tampoco es que Ortiz sea bilingüe...

–Pues es un error. Torremolinos, un municipio turístico, debe tener candidatos que sepan inglés. Creo que Ciudadanos gobernará, aunque no sé con qué partido... Espero que sumemos (mayoría absoluta), porque sin sumar sería un desastre. Fíjese cómo está gobernando el PSOE, de una forma nefasta.

–¿Se lleva ya mejor con Ángeles (Vergara, su compañera de partido)?

–Ha habido altibajos. Al principio nos llevamos muy bien...

–A veces los gritos de sus discusiones se han escuchado en todo el Ayuntamiento.

–¿Eso hace cuánto? Ha pasado a la historia. Era cuando yo tenía pelo (risas). Tengo una buena relación con ella, no tan efusiva ni tan cercana como antes pero estamos en una situación positiva.

–Dígame un defecto y una virtud de Ortiz.

–¿Una virtud? Que es una persona dialogante. Puedes hablar con él, aunque luego no te haga caso.

–¿Y un defecto?

–Que vende agua en Loja. Vende humo.

–Ya ha dejado claro que no como número uno, ¿pero usted estará en la lista de mayo?

–No sabemos nada sobre la lista.

–¿No le molesta esa incertidumbre, siendo portavoz del grupo?

–Bueno, soy portavoz desde hace poco.

–¿No le molesta que Ciudadanos sea tan poco claro en sus procedimientos internos?

–¿Y qué partido político ha hecho ya sus listas? Tengo entendido que ninguno. Ni en la amalgama de IU, Podemos y Equo, que no sé cómo se llamarán ahora...

–Dicen que la unión hace la fuerza...

–No se crea. El único grupo político representado en este Ayuntamiento que ha tenido un resultado positivo en las elecciones andaluzas ha sido Ciudadanos. Y estoy muy orgulloso. La izquierda y la extrema izquierda de este Ayuntamiento han perdido 3.500 votos. La derecha ha perdido 2.500 votos. Y el centro reformista y liberal que es Ciudadanos ha subido 1.300 votos.

–Se ha referido a la extrema izquierda. ¿Considera que Vox es extrema derecha?

–Bueno, los medios dicen que sí. He dicho extrema izquierda porque... ¿Todo lo que está a la izquierda del PSOE qué es?

–¿Y lo que está a la derecha del PP?

–Pues puede ser extrema derecha. De todas maneras, esos conceptos de izquierda y derecha los establecen los medios. Porque conozco votantes de IU y de Vox y no los considero diablos. Lo bueno que tenemos en Ciudadanos es que apoyamos el consenso y la moderación desde el centro político.

–¿Pactaría con Vox?

–No me veo en esa tesitura porque, como le digo, no creo que vaya a ser el candidato. Y puede que ese partido sea insignificante en este Ayuntamiento.

–Extrapolando los resultados de las andaluzas, como ha hecho antes, Vox tendría unos 3.000 votos en Torremolinos. No parece que vaya a ser insignificante.

–Sí, eso podría significar tres concejales. Me gusta la estadística electoral. Puede que tengan representación, pero espero y deseo que sean partidos constitucionalistas los que formen una mayoría de gobierno en Torremolinos.

–¿Hay algún partido que no considere constitucionalista en el Ayuntamiento?

–Son constitucionalistas, pero no todos tienen ese perfil. El PSOE me está decepcionando mucho. Se está podemizando. Han pactado el Gobierno de la nación con filoetarras e independentistas que lo único que quieren es destruir la unidad de España. Me parece aberrante. Al PSOE lo consideraba un partido de centro-izquierda, pero me ha decepcionado muchísimo la deriva radical de Pedro Sánchez.

–Como amante de la estadística, haga un pronóstico para mayo.

Creo que el PSOE perderá uno o dos concejales. También el PP. Nosotros ganaremos entre uno y tres y Podemos y toda esa amalgama se van a mantener, aunque perderán votos.

–Apuesta, entonces, por un Gobierno entre PP y Ciudadanos.

–Yo no apuesto. Me gustaría que el Gobierno fuera fuerte, conformado por una mayoría.

–Se nota que le cae mejor Del Cid que Ortiz.

–A ver... ¿Por qué?, ¿por lo que estoy diciendo?

–No, por lo que llevamos de mandato.

–El alcalde precisamente a Ciudadanos no nos ha tratado bien...

–Bueno, a Vergara la ha tratado muy bien.

–A lo mejor por interés, pero le puedo decir que nosotros, que fuimos el grupo que le dio la Alcaldía... Eso no se ha valorado suficientemente en Torremolinos.

–Se habló de una división. ¿Usted fue de los que estuvo a favor o en contra de mantener a Pedro Fernández Montes como alcalde?

–Hubo un acuerdo entre todos los concejales. Los estatutos de nuestro partido prohíben gobernar más de ocho años, porque eso genera intereses e hilos.

–¿Cómo es su relación con el alcalde?

–Creo que he sido de los pocos concejales que ha intentado llevar mesura a los plenos.

–¿Y fuera del Ayuntamiento?

–Es educado conmigo, pero nunca he comido con él.

–¿Y con Del Cid?

–Tampoco muchas... En cuatro años hemos comido alguna vez que otra.

–¿Y quién ha pagado?

–Algunas veces ella y otras veces yo. También hemos desayunado y hemos merendado, pero porque soy el portavoz de Ciudadanos en la Mancomunidad de Municipios. Por eso tengo más relación con ella.

–¿No resulta contradictorio mantener cargos en instituciones que Ciudadanos quiere suprimir?

–¿Como cuáles?

–Diputaciones o mancomunidades, por ejemplo.

–Soy el portavoz de Ciudadanos en la Mancomunidad...

–Y tiene un cargo.

–Bueno, un cargo casi honorífico. Soy el delegado de Mediación.

–Es llamativo que usted, que ha tenido tantos conflictos, sea delegado de Mediación precisamente.

–Pues le invito a hablar con cualquier miembro de la Mancomunidad a ver qué concepto tienen de mí. Tengo una relación excelente con todos los portavoces. El de Izquierda Unida, por ejemplo, es una maravilla de persona.

–Sí, hablan mejor de usted en la Mancomunidad que en el Ayuntamiento.

–Bueno, depende de con quién hable.

–Por lo general, digo.

–No lo sé. Trabajo mucho en Torremolinos y en la Mancomunidad. Y le quería decir que estoy orgulloso de trabajar en un partido que, pudiendo cobrar por estar en la Mancomunidad, no lo hace.

–Bueno, usted no cobra un sueldo de la Mancomunidad porque es incompatible con su salario como concejal.

–¿Quién dice eso?

–La ley.

–Ciudadanos le está ahorrando a las arcas públicas decenas de miles de euros desde que soy vocal en la Mancomunidad, porque podría estar cobrando una dedicación allí y plenos y comisiones aquí, en el Ayuntamiento, que son 1.500 euros mensuales. Multiplique eso por 48 meses. ¿Cuánto dinero le he ahorrado a las arcas públicas? Consideré que no debía.

–Dígame tres conquistas de Ciudadanos en Torremolinos.

–Llevamos en nuestro programa una serie de medidas, como la peatonalización o la reducción progresiva del IBI. Son medidas que no se han llevado a cabo como queríamos, pero en cierto modo también son nuestras. Y hemos sacado adelante muchas otras iniciativas que no han salido a la luz, como un plan gestor del arbolado urbano. Nunca había habido uno aquí.

–Todavía no ha pasado por el pleno.

–Pero me consta que el alcalde ya tiene el proyecto. Ciudadanos ha sido el grupo que más ha incidido sobre ese proyecto, y quiero decir que carecer de un plan de arbolado le ha costado a Torremolinos miles y miles de euros, porque se han plantado especies que no debían plantarse y han acabado levantando aceras, con el coste que eso conlleva.

–Y no se olvide del festival funky, que también propuso su grupo.

–Pues fue un éxito. Y le digo una cosa: si gobernamos, vamos a recuperar ese festival.

–¿Dónde flaquea más el Gobierno municipal?

–¡Buf!

–Dígame entonces dónde son fuertes, así acabamos antes.

–No, no, se lo digo. Han cambiado cuatro veces al concejal responsable de las empresas municipales, y eso que dijeron que iban a modificarlas. Es una patata caliente que le va a tocar al próximo equipo de Gobierno. Hemos llevado muchas iniciativas al pleno para que se resuelva el tema de la limpieza, porque no se trata sólo de criticar y fiscalizar, sino también de dar soluciones.

–Pero Ciudadanos forma parte de los consejos de administración de esas empresas municipales.

–Siempre hemos actuado de forma sensata y moderada, sin permitir que se llegue a la radicalidad ni que se bloqueen las cuentas.

–¿El PP puede decir lo mismo?

–(Piensa). No le puedo hablar en nombre del PP.

–Pero compare su labor de oposición con la del PP.

–A mí me da la sensación de que el PP está en la negación absoluta. Nosotros estamos en el discurso del acuerdo y el consenso, porque los ciudadanos quieren soluciones a los problemas, no conflictos continuos entre los viejos partidos. Ha habido plenos convertidos en auténticos teatros. ¿En qué beneficia eso a la ciudadanía? Pero nuestro grupo no está aquí para fiscalizar a la oposición, sino al equipo de Gobierno.

–¿Hay alguna posibilidad de revalidar el acuerdo con el PSOE en mayo?

–Ahora mismo no lo sé. Tendrán que ser otras instancias las que evalúen eso.

–¿No le molesta, como concejal, que esas decisiones no se tomen a nivel local?

–A ver... Las decisiones se toman aquí, pero luego hay que comunicarlas a otras instancias. Creo que vamos a gobernar, no sé si presidiendo el Ayuntamiento o con otro partido. Soy partidario de que el Gobierno sume una mayoría sólida. Si de mí dependiera, lo primero que miraría sería con quién sumamos.

–Algo más personal. Recomiéndeme un libro.

–Uy, tengo uno maravilloso titulado 'Ena', sobre la reina Victoria Eugenia, la mujer de Alfonso XIII. Lo escribió Pilar Eyre. ¿La conoce?

–Sí. ¿Es usted monárquico?

–Sí, también estoy leyendo 'Los herederos de la tierra', de Ildefonso Falcones, autor también de 'La catedral del mar'.

–¿Qué disco lleva en el coche?

–Generalmente escucho la radio, pero me gusta el pop español. Soy fan de Danza Invisible. Javier Ojeda era compañero de colegio. Me gustan mucho Mecano, Genesis, Phil Collins... Y Julio Iglesias es la bomba.

–¡Qué ecléctico! ¿Se considera feminista?

–¿En qué sentido?

–Sólo hay uno.

–Lucho por los derechos de las mujeres. Tengo una madre y tres hermanas.

–¿Derogaría la ley contra la violencia machista?

–No, las cosas que se hacen bien hay que mantenerlas. También soy partidario de que se amplíe la cobertura al colectivo LGTBI, pero nadie tiene la posesión de la verdad. Muchas mujeres no están de acuerdo con los colectivos feministas.

–¿Cuál fue su último destino de vacaciones?

–Burgos. Me gusta muchísimo el arte. Todos los meses voy a museos. Conozco las catedrales góticas de León, Oviedo y Barcelona y tenía mucho interés por ir a Burgos. Me quedé impresionado con la ciudad y con el Real Monasterio de las Huelgas.

–¿Y algún destino más lejano al que haya ido hace poco?

–Venezuela y Colombia. Son países que conozco bien.