«Del Cid ha descubierto ahora la calle y Ortiz parece Felipe VI»

Tejeiro, junto a la placa dedicada a Blas Infante. ./A. G.
Tejeiro, junto a la placa dedicada a Blas Infante. . / A. G.

El portavoz de IU en el Ayuntamiento critica «las ausencias» del alcalde y acusa a la candidata del PP de «coger lo peor» de Fernández Montes David Tejeiro Portavoz de IU en el Ayuntamiento de Torremolinos

ALBERTO GÓMEZ

El portavoz y único concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Torremolinos, David Tejeiro, acaba de anunciar su confluencia con Podemos y Equo bajo la marca Adelante Torremolinos. Edil desde 2015, Tejeiro critica «las ausencias» del alcalde, José Ortiz, y acusa al exregidor, Pedro Fernández Montes, de ser «un dictador».

-Usted propició que cambiaran la placa del centro peatonal por la falta de tildes y comas. No conocía su interés por la buena ortografía.

-He trabajado en la industria editorial muchos años y me duelen los ojos cuando leo ciertas cosas.

-Para ser rigurosos del todo, ¿no habría que cambiarle el nombre a su grupo por Izquierda Hundida?

-Ese chascarrillo es demasiado viejo y usted es demasiado joven para hacerlo. Siempre hemos salido a flote, aunque en ocasiones nos llegue el agua al cuello. Estoy convencido de que sobreviviremos.

-¿Ortiz sólo falla en la ortografía?

-Falla por su falta de presencia en la gestión diaria de Torremolinos. Parece Felipe VI, todo el día reuniéndose con señores importantes y muy poco con el pueblo.

-La Virgen del Carmen continúa siendo alcaldesa honorífica de Torremolinos. ¿Ha pensado en ponerle una moción de censura?

-Estoy esperando a que baje a recoger las llaves de la ciudad que el PSOE le concedió.

-¿Qué le parece esa intromisión de la religión en la administración?

-En Izquierda Unida estamos en contra de la presencia de cualquier religión en asuntos públicos. Hay que separar una cuestión de otra. Creo que ahí el PSOE ha sido cobarde.

-¿Por qué?

-Se supone que es un partido laico, y un partido laico no entrega las llaves de la ciudad a una Virgen o a cualquier otro ente religioso, de ficción.

-Hay concejales que llevan entre veinte y más de treinta años en el Ayuntamiento. Vaya chollo, ¿no?

-La nueva candidata del PP, Margarita del Cid, parece que ha descubierto ahora la calle y se está reuniendo con colectivos. Luego todos me dicen: «A esta señora no la hemos visto en veinte años y ahora viene a visitarnos». Ramón del Cid, que desde hace tres años no me habla, lo cual le agradezco, creo que lleva treinta años como concejal... Son liberales y no creen en el Estado pero llevan toda la vida viviendo de lo público.

-En 2015 se presentó como Izquierda Unida, ahora formará parte de Adelante Torremolinos, con compañeros que se presentaron por Costa del Sol Sí Puede aunque son de Podemos... ¿No teme que ese baile de nombres acabe siendo un hándicap real para la gente?

-Lleva siendo un hándicap real cuatro o cinco años. Hemos cambiado de nombre tantas veces que nunca se consolida la marca. En diciembre, por ejemplo, mucha gente no sabía qué era Adelante Andalucía. Creo que es un error estratégico de la dirección.

-¿Preferiría quedarse como Izquierda Unida?

-Estoy a favor de la coalición porque creo que la unión hace la fuerza y que coincidimos en la mayor parte del proyecto político. Prefiero estar en un grupo grande, con capacidad de cambiar las cosas desde el Gobierno, que estar en uno pequeño y permanentemente abocado a la oposición.

-Por el resultado de las andaluzas, no parece que esa tendencia a acabar en la oposición vaya a cambiar.

-Ya veremos. La política es muy volátil. Cada dos semanas pasa algo y cambia la tendencia. Confío en que la gente vote en clave municipal. Si ocurre así, deberíamos ganar.

-¿Qué opinión tiene de José Piña, su compañero de confluencia?

-Tengo buena relación con él. Es inteligente y analítico. Respeto eso.

-Dígame un defecto de Piña.

-No me gusta su peinado.

-¿Y alguno serio?

-Tal vez le falte fluidez para hablar en público, espontaneidad.

-¿Le reconoce algún mérito a Pedro Fernández Montes?

-No.

-¿Ninguno?

-Pedro Fernández Montes era un dictador. Se cargó mentalmente a gente, maltrataba a los trabajadores. Hizo una política urbanística depredadora con el patrimonio, malvendió el suelo y la gestión del agua. Ningún mérito le reconozco.

-¿Tienen algo en común Fernández Montes y Margarita del Cid?

-Margarita del Cid es una criatura política hija de Fernández Montes y Ramón del Cid. Ha cogido lo peor de ambos, por lo tanto tienen mucho en común.

-¿Y qué es lo peor de Ortiz?

-Insisto, sus ausencias. Y creo que es una opinión generalizada.

-¿Está de acuerdo con que todos los concejales tengan dedicación exclusiva o parcial y acaben cobrando de una manera u otra?

-Sí. Un político debe tener un sueldo para ejercer su labor. Si no, tendría que trabajar fuera del Ayuntamiento ocho o nueve horas al día.