La denuncia de la Fiscalía eleva la tensión electoral en Torremolinos

Ortiz, en una imagen de archivo. /SUR
Ortiz, en una imagen de archivo. / SUR

Del Cid evita pedir la dimisión del alcalde pero exige «explicaciones» por las presuntas irregularidades cometidas al reducir media hora diaria las jornadas de la plantilla municipal, algo negado por la CSIF

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La denuncia presentada por la Fiscalía contra el alcalde de Torremolinos, José Ortiz; la concejala de Personal, Carmen García, y el exinterventor ha elevado la tensión política en Torremolinos a casi dos meses de las elecciones municipales. El fiscal ha solicitado al Juzgado Decano que investigue la posible comisión de delitos en materia de personal después de que, en 2016, el Ayuntamiento permitiese a los trabajadores municipales entrar quince minutos más tarde y salir otros quince minutos antes de lo previsto, una situación que podría haber vulnerado la normativa estatal al reducir las jornadas laborales a 35 horas en lugar de las 37,5 horas establecidas por ley.

El PSOE alegó este jueves, tras conocer el contenido de la denuncia, que el acuerdo fue suscrito con los sindicatos «ya que se estaba haciendo en otros ayuntamientos», sin que «se tuviera el ánimo de vulnerar ninguna ley». La líder de la oposición y portavoz del PP, Margarita del Cid, ha ofrecido este viernes una rueda de prensa para exigir «explicaciones» a Ortiz, cuya dimisión ha evitado solicitar para desmarcarse de la posición del PSOE en el 'caso Villas del Arenal' de Málaga, donde hay dos concejales del PP investigados a quienes los socialistas piden un paso al lado.

«Si no hay nada que ocultar, si todo está claro, no entendemos cómo el Ayuntamiento continúa protagonizando un hermetismo absoluto. Cuando hablamos del Ayuntamiento, hablamos del equipo de gobierno socialista, un equipo de gobierno que está acostumbrado a hacer público cualquier asunto a los medios de comunicación, independientemente de que estemos a mitad de campaña electoral o no», sostiene Del Cid, que considera que el caso de la posible reducción de jornada ilegal en Torremolinos «es de calado y hay que dar respuestas».

También la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), el sindicato mayoritario en Torremolinos, se ha querido pronunciar sobre el asunto. En un comunicado, los representantes de este sindicato aclaran que el Ayuntamiento «ha cumplido con el horario establecido por ley de forma escrupulosa», aunque reconocen que «desde hace meses se aplica una cortesía horaria de entrada y salida, pero en ningún caso significa que se estén aplicando 35 horas semanales, ni mucho menos que haya trabajadores realizando 300 horas menos de lo que marca la normativa».

El sindicato arremete contra el exinterventor, a quien acusa de «haber disfrutado de los días y jornadas a los que puso reparo y de otras prerrogativas que no se contemplan para cualquier otro trabajador de este Ayuntamiento» y envía un mensaje de tranquilidad a los empleados municipales: «La Ley de Presupuestos Generales del Estado prevé un apartado de mejoras para la función pública y la posibilidad de negociar las 35 horas semanales y recuperar los días libres adicionales recogidos en el convenio colectivo en vigor por ultraactividad».