«Las chicas no dejaban de toser, con picores en la garganta e, incluso, vómitos»

Las menores del club de natación y sus monitoras/Salvador Salas
Las menores del club de natación y sus monitoras / Salvador Salas

Las chicas, que forman parte de un club de natación sincronizada, fueron trasladadas a distintos centros sanitarios para ser asistidas

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Todo ha quedado en un susto. Una anécdota que las 24 menores del club de natación sincronizada Meyrin de Ginebra (Suiza) no olvidarán durante una larga temporada. Y es que 19 de ellas han resultado en la mañana de este martes intoxicadas, eso sí de carácter leve, por inhalación de cloro tras un escape cuando entrenaban en la piscina municipal de Torremolinos, según han confirmado las fuentes consultadas por este periódico.

El equipo llegó a la localidad costasoleña el pasado domingo. No es la primera vez que lo hacían. «El año pasado vinimos por primera vez a Torremolinos. Se trata de una concentración que se hace antes de que empiece la temporada de competición, para que las niñas estén juntas y hagan equipo», explica Saskia Bossy, una de las dos entrenadoras que viajan con las menores.

El lunes completaron los primeros entrenamientos y en la mañana de este martes se disponían a seguir con su rutina. Ariana Jardin, compañera de Bossy, indica que las niñas desayunan a las 08.00 horas y a las nueve ya están en el agua para practicar los ejercicios.

Así fue

Todo iba bien, aunque ha cambiado en cuestión de minutos. «De repente era como un jacuzzi y había burbujas en el agua. Las niñas, que llevaban las gafas de natación, han empezado a ver el fondo de la piscina de color amarillo», precisa Bossy. Entonces han comenzado los problemas respiratorios: «Las chicas no dejaban de toser, con picores en la garganta e, incluso, vómitos».

Se encontraban en la piscina exterior del recinto. Las entrenadoras cuentan que las menores han salido rápidamente del agua, mientras el personal de las instalaciones pedía ayuda. En concreto, ha sido un socorrista de la piscina municipal 'Virgen del Carmen', situada en la calle Pedro Navarro Bruna, el que ha alertado pasadas las 09.30 horas a los servicios de emergencias de que, aparentemente, se había producido una fuga de cloro en las instalaciones y que había varias niñas afectadas.

El Servicio de Emergencias 112 Andalucía ha recibido la llamada y ha movilizado inmediatamente a la Policía Local de Torremolinos, a la Policía Nacional, a los sanitarios del 061 y a efectivos de bomberos. «Han actuado muy deprisa y, en cuestión deminutos, ya había un importante despliegue de ambulancias y policías. La verdad es que se ha trabajado muy bien en este asunto», asegura Bossy.

Diecinueve de las deportistas –que tienen entre nueve y 17 años– han tenido que ser trasladadas a diversos centros para ser asistidas. Dos ambulancias del dispositivo de cuidados críticos y urgencias de Torremolinos han evacuado al Hospital Clínico a las dos afectadas que inicialmente presentaban más síntomas de intoxicación. Las demás han sido atendidas en el Materno y en el centro de salud del municipio.

Sin embargo, pocas horas después ya estaban todas dadas de alta. «Hemos comido todas juntas y, por la tarde, hemos vuelto a entrenar», explica una de las entrenadoras a este periódico.

Todo ha quedado en un susto afirma Bossy: «Las niñas han pasado miedo en el momento, pero luego se han tranquilizado al ver que no ha sido nada. No podemos hacer un drama de esto. Hay que seguir con normalidad y olvidarlo».

Los padres, «tranquilos»

De hecho, por la tarde han continuado los entrenamientos, eso sí, en la piscina interior de las instalaciones. «Lo que ha pasado es algo que puede suceder en cualquier otro lugar, por ello esto no influirá en el hecho de si volvemos el año que viene», dice Bossy. Se trata de una decisión del club y de los padres, que ya han sido informados de todo lo ocurrido. «Ellos lo han pasado mal porque están lejos y no sabían la gravedad, aunque, al ver que todo era leve, se han quedado tranquilos», apunta.

Las deportistas seguirán esta semana con la rutina que tenían prevista hasta que el viernes regresen a sus casas. Lo harán preparadas para competir en natación sincronizada y con una anécdota que compartir con sus amigos y familiares. Solo ha sido un susto.